La puja que se viene en el uribismo por gobernación

Los precandidatos del uribismo para la Gobernación: el diputado Wilson Gómez (izquierda), Andrés Guerra (centro) y Mauricio Tobón (derecha) se encontraron en el taller ‘Construyendo País’, del presidente Iván Duque, en Amagá (Antioquia)

 

De los cinco matices que tiene el Centro Democrático en Antioquia, cuatro están jugados, por ahora, con la precandidatura de Andrés Guerra para la Gobernación, el próximo año: El ramismo, el Equipo de Todos, el de Fabio Valencia y el del representante César Eugenio Martínez.

Ese apoyo quedó plasmado en una carta firmada hace unos días por varios concejales de Medellín, diputados y congresistas del partido. El único equipo que se ha mantenido al margen son ‘Los Paolos’, liderado por la senadora Paola Holguín, la segunda más votada en la lista (58.000), después del expresidente Uribe, y por el representante Juan Espinal.

Aunque son procesos diferentes, fue ese mismo matiz el que se opuso a que al final del proceso de selección del candidato único del partido, hace tres años, Uribe le entregara el aval a Liliana Rendón, ungida por las mayorías del partido.

‘Los Paolos’ no quieren adquirir compromisos con nadie, hasta tanto no se conozca la baraja definitiva. Incluso, le quitaron el respaldo al diputado Wilson Gómez, porque siguió adelante con su precandidatura a la Gobernación, pese a que el equipo le pidió abandonar ese proyecto personal.

 

¿Existe animadversión?

La senadora Holguín le dijo a El Colombiano que habrá un corte a finales de octubre, cuando se sabrá qué funcionarios renunciarán, y el año entrante se empezará a depurar más el panorama. Agregó que están abiertos y que aún no hay fecha límite de inscripción de candidaturas.

“La precandidatura que está más fuerte, porque es la única pública y clara hasta ahora es la de Andrés Guerra, que viene en un periodo de construcción de cuatro años. Si aparecen más candidatos se hará lo de siempre: definir las reglas de juego”, dijo Holguín.

Al respecto el representante Espinal afirmó que una vez el partido defina el candidato único, lo defenderán y, seguramente, ganarán. “Es importante que se inicien los procesos internos de precandidaturas. No tenemos nada en contra de la candidatura de Andrés Guerra, por el contrario, resaltamos su labor en el partido y en el departamento”.

 

¿Y qué dice Guerra?

Consultado por El Colombiano, Guerra afirmó que ha sido prudente de que cada matiz tome su decisión y que su estilo no es hacer lobby ni intrigar; además, que lleva seis años “sembrando”, que el mes pasado inició 30 foros por los municipios y que esta semana abrió su sede de campaña.

“Al interior saben quién es Andrés. ¿Tengo errores? claro, soy terrenal, pero soy leal al partido y lo dirigí en Antioquia. También tengo una relación, más avanzada de lo que muchos creen, con diversos partidos políticos, para hacer una gran coalición”.

 

¿Una carta tapada?

La única precandidatura que falta por decantarse es la de Mauricio Tobón, quien renunciará al Idea este 25 de octubre, para no inhabilitarse. Sobre si buscará el aval en el uribismo o contempla las firmas u otro partido dijo que está concentrado en su gestión y en dos semanas define su futuro político.

Guerra precisó que lo único que está pidiendo es que no haya cartas bajo la mesa, es decir, que, si otras personas ingresan como precandidatos, acepten los mecanismos y el resultado, y que luego no salgan a aspirar por firmas u otro partido. “Si el resultado no es a favor de mi aval, no me iré a buscar otro espacio”.

 

El Colombiano

También podría gustarte