En el Magdalena la gente poco lee

409

Para crear hábitos de lectura fueron entregadas colecciones bibliográficas a  estudiantes en zona rural del Magdalena.

El departamento del Magdalena está por debajo de la media nacional en materia de lectura. Apenas la gente lee 2,7 libros al año. La actual administración del departamento dijo que con las estrategias adoptadas se espera elevar la cifra a 4 libros de lectura al año.

Los niños y jóvenes se están convirtiendo en un ejemplo para los adultos a la hora de leer, a través de tabletas, computadores o celular, consumen más literatura y aunque queda un largo trayecto para alcanzar un nivel de lectura alto, las cifras demuestran el avance significativo.

Esta cifra contrasta con el promedio de lectura de los adultos, quienes leen menos de dos libros anualmente.

Para Consuelo Gaitán, directora de la Biblioteca Nacional, existe una mala percepción sobre los jóvenes: se cree que no leen por el simple hecho de no tener libros en las manos. Pero de lo que la gente no suele percatarse es de qué lo hacen en soportes distintos.

“Los jóvenes no solo usan las tabletas y los celulares para jugar o chatear, sino que se unen a clubes de lectura y leen revistas especializadas. Los temas y contenidos que consumen son muy distintos a los que nosotros leíamos. Están las sagas, la literatura fantástica, las historias de zombis y los cómics”, afirma Gaitán.

Debido a estos índices que vienen en aumento la Oficina de Cultura del Magdalena, viene implementando la entrega de dotaciones a bibliotecas escolares rurales, trabajo conjunto que vienen realizando con la Biblioteca Nacional de Colombia.

Esta estrategia se viene implementando teniendo en cuenta las metas establecidas en el Plan de Desarrollo por parte de la Gobernación del Magdalena para incrementar el interés por la lectura, la Oficina de Cultura a través de la Red Departamental de Bibliotecas lleva a cabo un trabajo de dotación en 29 bibliotecas escolares de igual número de corregimientos con Instituciones Educativas Departamentales Rurales Mixtas.

MUNICIPIOS BENENFICIADOS

“Hasta el momento estas colecciones bibliográficas que constan de más de 50 ejemplares por biblioteca escolar beneficiada, se han podido entregar para los colegios de Germania, en Santana; Janeiro, en San Zenón; Francisco José de Caldas en La Estrella, Chibolo; Real del Obispo, en Tenerife; Jaimes, en San Sebastián; Buenos Aires, en Aracataca; y San José en Plato”, afirmó la Jefe de la Oficina de Cultura Matilde Ester Maestre Rivera, quien resaltó que los textos responden a temas de actualidad y versan sobre geografía, historia, convivencia ciudadana, derechos humanos, programas de conservación ambiental, sostenibilidad turística, planes de manejo ambiental cuentos, literatura, deportes, entre otros.

Con la entrega de este material bibliográfico en estos sectores muchas veces olvidados por las Administraciones locales, se está contribuyendo a fortalecer la educación en lugares apartados en el Magdalena y donde viven niñas, niños y jóvenes con gran potencial intelectual.

ÑIÑOS LECTORES NIÑOS EXITOSOS

Según el ‘Estudio internacional de progreso de comprensión lectora’, leer es fundamental en el proceso de aprendizaje de los niños. El documento sostiene que los estudiantes lectores son exitosos académicamente y no solo en lenguaje, sino también en matemáticas, ciencias naturales y sociales, y demás áreas.

Además, explica que, sin importar su nivel socioeconómico, los niños que nacen y crecen en hogares en los que se recrea la tradición oral a través de canciones, cuentos y juegos de palabras, y donde se lee en voz alta a los pequeños, tienen muchos beneficios.

Teniendo en cuenta lo anterior Rectores, Coordinadores académicos y comunidad en general de las Instituciones Educativas favorecidas como Wilson Hernández Rosales en Aracataca; Alida Soto Alfaro, en Plato; y Efraín Pérez Anaya, en Tenerife, han expresado su satisfacción con el programa departamental, que promueve estos hábitos de lectura a temprana edad, porque a juicio de ellos ningún gobierno los ha tenido en cuenta para dotarles la biblioteca; y ven como un acierto para que los alumnos se preocupen por la lectura.

DOTACIÓN DE BIBLIOTECAS PÚBLICAS

Las bibliotecas públicas ubicadas en las cabeceras municipales se encuentran dotadas, con herramientas tecnológicas y los bibliotecarios capacitados y empoderados de estrategias, donde  la tendencia es a trabajar en las áreas rurales con el objeto de incentivar el amor por la lectura, los libros y la escritura.

Actualmente en el Magdalena se está visionando hacia el sector rural dotando las bibliotecas escolares, lo cual corresponde al trabajo que armónicamente desarrolla la Red Departamental de Bibliotecas con el respaldo y apoyo del Ministerio de Cultura a través de la Biblioteca Nacional, con el fin de mejorar los indicadores de lecto  escritura; y que estas pequeñas localidades sientan la presencia del estado.

FOMENTAR LA LECTURA EN EL DEPARTAMENTO

Con el propósito de fomentar la lectura y elevar la cifra de 2,7 libros anuales que se leen actualmente en el departamento a por lo menos cuatro libros, la Jefe de la Oficina de Cultura, Matilde Ester Maestre Rivera,señala que se han implementado tres metodologías enfocadas en la promoción de la lectura dentro de las bibliotecas. La primera está dirigida a los menores de 5 años e incluye la vinculación de las madres desde la gestación, la segunda es para los jóvenes y, finalmente, la de memoria y fotografía que busca contar, a través de imágenes de archivo, el pasado de cada municipio.

El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones también está contribuyendo al mejoramiento de la red de bibliotecas del Magdalena, al trabajar de manera conjunta con 26 alcaldías para brindarles servicios de conectividad a estos espacios.

Esfuerzos que resultan claves si se tiene en cuenta que “hay muchos pueblos en el departamento que no tienen un lugar para capacitarse, aprender o encontrarse para compartir saberes transgeneracionales”. Palabras con las que Maestre evidencia que una biblioteca sí hace la diferencia.

ENTREGA DE CUENTOS

Otra de las acciones significativas que adelanta la Oficina de Cultura por medio de la Red Departamental de Bibliotecas, está direccionada a la entrega de cuentos a niños y jóvenes de la zona rural de los 29 municipios; actividad que cuenta con el respaldo de la Gestora Social, Luz María Cotes Vives, quien en sus actividades sociales por los corregimientos adelanta jornadas de lectura, estimula a los participantes y regala cuentos.

Esta actividad se da gracias al programa nacional Leer es mi Cuento, que para este año entregó una colección de cuatro mil cuentos representados en las colecciones 2018 con las series de: ¿Por qué el elefante tiene la trompa así?, Aventuras de Ulises, Don Juan Bolondrón, Canciones, rondas, nanas, retahílas y adivinanzas.

Así las cosas se han podido entregar cuentos en los corregimientos de Bálsamo, municipio de Concordia; Jaimes, jurisdicción de San Sebastián; Área rural de Ciénaga y Zona Bananera.  En los primeros dos municipios, los respectivos bibliotecarios públicos, Ataulfo Polo y Yaneth Garcés, desarrollaron jornadas de lectura en voz alta con niños y jóvenes; y un ejercicio de comprensión lectora.

Agradecidos se han mostrado los docentes de las Instituciones Educativas de Bálsamo en Concordia, Royce Elena Támara Camacho; y Jorge Eduardo Andrade Lozano, de La Estrella, jurisdicción de Chibolo, al considerar que la comunidad educativa a su cargo ha sido olvidada y por primera vez en la historia es tenida en cuenta.

TRABAJO PENDIENTE

Garantizar el acceso a la información y contribuir a la formación educativa y cultural de la comunidad son los principales objetivos de las 33 bibliotecas públicas con las que cuenta el Magdalena: 28 municipales, tres rurales, una distrital y otra comunitaria.

A pesar de que en conjunto forman una poderosa red, no todas gozan de condiciones ideales. Falta de espacio, deficiencias en la estructura y acceso restringido o nulo a internet se han convertido en las falencias más preocupantes. Por ello, desde el gobierno nacional, en cabeza del Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia; y la Gobernación, a través de la Secretaría de Educación y la Oficina de Cultura, se trabaja para que esto sea mejorado.

También podría gustarte