Alta accidentalidad en la vía Santa Marta a Minca

La accidentalidad no se detiene en la angosta carretera que une a Santa Marta con el Corregimiento de Minca.

Cada vez que se presenta algún siniestro vial en la carretera llegan las ambulancias que invaden la calzada sin importar el caos que puedan originar.

Moradores y vecinos de los barrios que se encuentran sobre la vía que de Santa Marta conduce al Corregimiento de Minca lanzaron un S.O.S. a las autoridades debido a la alta accidentalidad que se registra en dicha angosta carretera.

La preocupación crece porque casi todos los días se está registrando algún siniestro vial cuyos protagonistas son motociclistas jóvenes que conducen a grandes velocidades sin advertir las posibles consecuencias.

El otro gran problema que se origina es cuando llegan las ambulancias ‘como alma que lleva el diablo’ y se estacionan en cualquier sitio de la carretera inclusive obstaculizando la calzada contraria para impedir la movilidad. De por sí esta carretera quedó estrecha y los trancones son también ‘el pan de cada día’ ya que no existe ninguna autoridad competente que prevenga las colisiones.

Miembros de la Junta de Acción Comunal de los sectores Rodrigo Ahumada, El Cisne y Villa Kamila llamaron la atención muy respetuosamente a la concesión Ruta del Sol y a la Secretaría de Movilidad en el Distrito para que se adopten algunos correctivos que ayuden a prevenir o evitar que siga aumentando el número de afectados en choques.

 ‘‘La verdad es que esta situación es delicada porque se trata de vidas humanas que terminan con fracturas en sus piernas, golpes en sus cuerpos o graves contusiones. Y lo que es peor perdiendo la vida y dejando un vacío en el seno de una familia’’, recalcó un vocero del sector.

Recalcó además que la gran mayoría de protagonistas que se ven involucrados en colisiones entre automotores corresponde a jóvenes que a pesar de contar con toda una vida por delante conducen a altas velocidades como si estuvieran en una autopista y no dimensionan las consecuencias ni el riesgo de quedar sin una pierna, un brazo o inclusive morir por el impacto.

 ‘‘Desafortunadamente son muchos los jóvenes que utilizan esta arteria vial sin precauciones, tampoco llevan casco y para ellos resulta algo emocionante sentir la adrenalina al tope mientras su pasajera se aferre más a su cuerpo. Existe demasiada irresponsabilidad pero la denuncia no trasciende, considero que aún falta mucho por hacer, no podemos desfallecer y debemos insistir en la ayuda de las autoridades para implementar un programa de seguridad vial acá’’, precisó un vocal de la junta.

REDUCTORES DE VELOCIDAD

Residentes en el conjunto Villa Toledo que queda ubicado al frente del puente vehicular que une a Santa Marta con el área rural de Minca se asombraron al ver instalados unos reductores de velocidad o resaltos portátiles justo a la entrada al condominio.

Aducen que si bien es cierto que esos elementos han aportado en disminuir la desenfrenada carrera de algunos conductores frente al volante su ubicación ha generado cierta controversia y malestar entre usuarios del puente.

‘Palos porque bogas y palos porque no bogas’. Lo cierto además es que debido al alto flujo vehicular que tiene esta carretera, el funcionamiento de establecimientos educativos, la llegada de más personas por la construcción de edificios y la estrechez de la vía se amerita no solo instalar más resaltos en puntos álgidos sino proyectar un semáforo mientras se abre otra vía hacia la doble calzada que ayudaría a soltar el ‘nudo’ actual que provoca choques con heridos o muertos.

También podría gustarte