Exministro Arias denuncia ser víctima de “secuestro”

El exministro Andrés Felipe Arias envió una carta desde una cárcel federal de Estados Unidos donde permanece detenido a la espera de que se resuelva su situación judicial por el pedido de extradición que pesa en su contra.

Arias, condenado por el escándalo de Agro Ingreso Seguro (AIS) y a la espera de que se resuelva igualmente su pedido de asilo político argumentado en una persecución judicial por parte de la Corte Suprema de Justicia, advirtiendo que en su contra lo que hay es un “secuestro”.

Recordó que lleva 382 días detenido en EE.UU. por un delito que no cometió y por el que está pagando con su libertad y la paz de su familia.

“Este es el precio del odio político y la corrupción de los jueces que me condenaron en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia. Usted podrá o no estar de acuerdo con mis ideas políticas, o con las del gobierno que serví y defendí. Puedo o no ser de sus afectos, pero le pido que por un momento deponga sus prejuicios y escuche lo que tengo que decir. Jamás me robé un peso, ni permití que otros robaran”, insistió en su misiva.

Luego consideró que la condena que pesa en su contra es “descabellada” porque los particulares que realmente estafaron al programa Agro Ingreso Seguro no pagaron ni un solo día de cárcel. 

“Ante la ausencia de pruebas en mi contra, la Procuraduría General de la Nación le solicito a la Sala Penal mi absolución. Puedo probar que actué con absoluta integridad durante mi paso por el Ministerio. Aun así, aquí estoy, encarcelado y separado de mi esposa y mis hijos por un delito que no cometí”, recalcó.

Luego pasó a advertir que en su contra lo que hay es un secuestro porque “aunque se cubra de ropaje institucional, secuestro es secuestro” por la actuación de un “injusticia disfraza de toga”.

 “Rendido solo ante Él, seguiré luchando contra este secuestro. Lo tengo que llamar así porque, aunque se cubra de ropaje institucional, secuestro es secuestro; y el dolor causado por ello a mi esposa y mis hijos también es dolor. Sin duda, mi esposa Catalina y mis hijos Eloísa y Juan Pedro son los héroes de esta historia de terror. Su amor y su luz son la fuerza que tengo para resistir esta injusticia disfrazada de toga. Hoy nos tocó a mi esposa, a mis hijos y a mí; mañana puede tocarle a cualquiera”, agregó.

 

Sistema Integrado Digital

También podría gustarte