Cerrados estaderos en la plaza de Guacamayal

Algunos locales ubicados en la plaza principal de Guacamayal fueron cerrados por incumplir la ley.

Debido al exceso de ruido algunos estaderos de la plaza principal del corregimiento de Guacamayal fueron cerrados, debido a que perturbaba la tranquilidad del sector.

 

La medida fue tomada por el exceso de ruido e   incumplimiento de estos locales en todo lo referente a los requisitos exigidos por la ley para poner en funcionamiento estos establecimientos comerciales dedicados a la venta y consumo de licor.

El departamento de Policía Ambiental recuerda que según la ley, las multas por infracción pueden ascender hasta 5000 salarios mínimos  diarios legales vigentes, y solo se levantará el cierre del lugar hasta que se demuestre que se ha mitigado el impacto ambiental que originó dicha multa.

De acuerdo al Nuevo Código de Policía cuando los sonidos o ruidos en actividades fiestas, reuniones o eventos similares afectan la convivencia del vecindario, generen molestia por su impacto auditivo, el personal de la Policía podrá desactivar temporalmente las fuentes del ruido, en caso de que el residente se niegue a desactivarlas.

Esta es una de las normas que más se violan en Guacamayal y a nivel general en toda la costa Caribe colombiana, es por esta razón que la Policía Ambiental hace el llamado a los  dueños de los establecimientos a que tengan cultura ambiental para no perturbar la tranquilidad de quienes residen a los alrededores y así evitar que sus locales sean cerrados, como ocurrió con algunos de estos ubicados en la plaza principal del corregimiento.

El sonido de los bajos, las trompetas y los solos de las baterías con música amplificada por las calles de los tantos y tantos bares, discotecas y parrandas en los barrios de Guacamayal no dejan dormir a un centenar de vecinos. Aquí los niveles de ruido nocturnos excedieron tanto los límites permitidos, le han medido más de 85 decibeles cuando el máximo es de 60.

Los moradores de este sector se encuentran satisfechos con esta medida  y hacen un llamado al gobierno municipal para que continúe haciendo vigilancia en sectores aledaños que también  manejan el volumen de la música a un nivel muy alto, afectando la salud auditiva y perturbando la tranquilidad de la comunidad.

Por otro lado hacen un llamado a la tolerancia teniendo en cuenta que muchos de los residentes del sector tienen un  grave problema de educación ciudadana, falta de autorregulación y regulación institucional. La gente se ha acostumbrado a no respetar a los vecinos y sus derechos. Por eso siguen viejas costumbres y prácticas de comportamiento, y cumplir con lo que dice el Nuevo Código de Policía.

También podría gustarte