Óscar Sevilla confirma presencia en Clásico EC

Óscar Sevilla ha competido en 8 Clásicos EC, con triunfos en 2008, 2012 y 2016. El año pasado terminó segundo. Llegará con buen nivel para ser de nuevo protagonista

 

Veterano sí, pero con condiciones físicas excepcionales y mentalidad fuerte que le permiten seguir imponiéndose en el deporte que practica.

“Creo que tengo más ilusión que aquellos jóvenes que acaban de firmar un contrato en Europa”, comenta Óscar Sevilla, quien la semana pasada, a sus 42 años de edad, sumó un nuevo título a su amplio palmarés, el de la Vuelta a Ecuador, un premio a su perseverancia.

En marzo pasado, mientras entrenaba en Bogotá, donde reside, fue herido en un brazo por cinco hombres que le robaron la bicicleta, y aunque tuvo que ser operado y pese al temor que atrapa a la mente un susto de estos, el colombo-español salió avante de la situación. En junio se convirtió en el tercer mejor corredor de la Vuelta a Colombia y días después fue cuarto en el Clásico RCN, en el que además ganó etapa.

Cuando se le pregunta a Sevilla cuál es su secreto para mantenerse competitivo en el alto rendimiento, parece una cajita de música.

“Comparto con personas que les gusta el ciclismo, pero muchas tienen un límite y creo que a mí me gusta demasiado, esa es la diferencia; para mí la bicicleta es libertad, pasión, no una obligación, no tengo necesidades. Amo lo que hago, mantengo la ambición de un niño, me encanta prepararme, ser disciplinado y tengo el apoyo y comprensión de mi familia. Levantarme a entrenar es un respiro”, comentó el deportista, quien señala que si bien no ve el retiro cerca, sí lo ha meditado.

“No quiero que esta ilusión se convierta en un calvario, en una pesadilla. Cuando sienta que ya se me están acabando las fuerzas y que la cabeza no me dé, diré chao porque el ciclismo es un amor, un deleite y la verdad no quisiera llegar a aborrecerlo”.

 

Fuerte ante la adversidad

Manifiesta que esta temporada, por los percances que vivió, ha sido una de las más duras y desafiantes en su carrera.

“Después del accidente pasé momentos duros, además de la mano, tuve un golpe duro en las costillas, un derrame interno, pero no cedí, seguí constante, sabía que no podía desesperarme en la recuperación. En esos momentos es cuando se debe trabajar más y sacar coraje, mantener calma, no rendirse, un sacrificio invisible que poco se ve, todo ello dio su recompensa”.

Es consciente que, aunque no son muchos, hay detractores sobre el rendimiento que muestra en la carretera.

“Cuando uno es un personaje público tiene gente que lo quiere y otros que no, pero con los años y experiencia se aprende a no perder tiempo en malos comentarios. Estos no me duelen porque mi familia y yo sabemos cómo hago las cosas, soy muy sincero en lo que realizó y de ahí parte mi tranquilidad”, dijo Sevilla, quien ahora se prepara para competir, con su equipo Team Medellín, en la edición 45 del Clásico EL COLOMBIANO, que abrirá su etapa rutera este domingo con el Reto El Escobero. Luego, a los ocho días, celebrará sus dos fracciones de fondo.

“Estaré en las competencias de la próxima semana. La verdad este Clásico me trae lindos recuerdos, ya lo he ganado tres veces, el primero en 2008, cuando llegué a Colombia”, dice Óscar.

“Me pregunta un señor que me vio entrenando hoy -ayer- que, si yo no descansaba, y le respondí que mi descanso era estar en la bicicleta, y más cuando lo hago cerca a los aficionados. El Clásico es ello, más que una competencia, es reencontrarse con amistades, compartir con los aficionados, tener más tranquilidad para estar con la gente, bromear, tomarse fotos… Es una carrera que deseamos que llegue, porque es una manera linda de terminar el año haciendo lo que más nos gusta”, agregó Sevilla, un longevo en bicicleta que corre como un chico de 20. ¡Admirable!

 

El colombiano

También podría gustarte