Kip Keino y el antiguo ministro de Deportes de Kenia se entregan a la policía.

El legendario atleta keniano Kip Keino y el antiguo ministro de Deportes Hassan Wario, inculpados por corrupción y desvío de fondos durante los Juegos Olímpicos de Rio 2016, se entregaron a la policía este jueves, siguiendo una orden judicial.

 

Kipchoge Keino, de 78 años, doble campeón olímpico de mediofondo (1.500m en 1968 y 3.000m obstáculos en 1972)y expresidente del Comité Olímpico Keniano, y Hassan Wario, actual embajador de Kenia en Austria, fueron inculpados el lunes, junto con otros cinco dirigentes deportivos del país.

Los siete dirigentes están acusados de abuso de poder y de no respetar las leyes de gestión de los fondos públicos, tras la desviación de más de 500.000 dólares durante los Juegos brasileños.

Tanto Keino como Wario estaban fuera del país y el juez había ordenado que se entregaran a la justicia antes del jueves. El viernes deberán comparecer ante un tribunal.

Wario se enfrenta a seis cargos por abuso de poder, mientras que Keino, que fue reemplazado al frente del Comité Keniano por el antiguo récord del mundo de maratón Paul Tergat, está acusado de haber entregado 2,5 millones de shillings (21.300 euros) a su hijo para pagar su billete de avión y sus gastos en Rio.

Keino, que regresó al país tras un viaje oficial a México, donde tomó parte en una ceremonia de honor a los medallistas en los Juegos de 1968, negó haber cometido delitos.

La corrupción es frecuente en Kenia, donde millones de dólares de dinero público son desviados cada año. 

En los Juegos de 2016, equipaciones de atletas kenianos habían sido también robadas por dirigentes. 

Nairobi, Kenia | AFP | 

También podría gustarte