Hoja de ruta para las emisiones de deuda

266

Con el diseño de una hoja de ruta para las emisiones de deuda para los próximos cinco años, el Gobierno lanzó la Estrategia de Gestión de Deuda de Mediano Plazo, renovando así la divulgada en 2013.

Este plan está en línea con lo que será el Plan Nacional de Desarrollo, en el cual el Gobierno nacional se compromete a diseñar y renovar el endeudamiento de la Nación.

 

Este documento forma parte integral del manejo responsable de las finanzas públicas a mediano y largo plazo, con la cual el Gobierno del presidente Iván Duque Márquez está comprometido como una de las bases fundamentales del Plan de Reactivación Económica.

Esta estrategia de deuda se basa en tres pilares principales: la definición de una política óptima de emisión en términos de monedas, tasas y plazos; la disminución del costo de la deuda en el mediano plazo, bajo límites prudentes de riesgo; y la contribución eficiente para el desarrollo del mercado de capitales.

El objetivo de este documento es el rumbo que deberá tomar el Gobierno central para sus emisiones de deuda durante los próximos cinco años; por lo cual, sus resultados son fundamentales como herramienta de planea­ción y toma de decisiones en la gestión de la deuda pública.

MANEJO EFICIENTE

Este ejercicio está en línea con la disciplina fiscal, que enmarca el manejo eficiente y responsable de los recursos públicos, y las mejores prácticas internacionales.

La nueva estrategia tiene cambios estructurales con respecto a la anterior, tanto en aspectos técnicos de modelación, como en objetivos de política y gobernanza.

La estrategia se apoya en un modelo cuantitativo desarrollado por la Subdirección de Riesgo de la Dirección de Crédito Público del Ministerio, el cual simula múltiples políticas de emisión determinando la óptima a partir de un análisis costo-riesgo, teniendo en cuenta correlaciones existentes con diferentes variables financieras y macroeconómicas que beneficia la dinámica de la deuda de la Nación.

De igual manera, en la presente publicación se establecen recomendaciones sobre las mejores prácticas de gobernanza de la deuda.

 “Estamos seguros de que esta estrategia seguirá contribuyendo a la sostenibilidad de la deuda del país, lo cual no solo asegura el pago cumplido de los compromisos –algo que ha sido exaltado por los mercados internacionales-, sino la optimización de los costos de la deuda, repercutiendo en el aumento de los recursos para la financiación de programas sociales y de bienestar para los colombianos”, dijo Andrés Pardo, viceministro General de Hacienda.

MENOS RIESGOS

Por su parte Javier Cuéllar, subdirector de Riesgo del Ministerio de Hacienda, indicó que  “para el Gobierno nacional es imperativo que la estrategia contribuya con la mitigación del riesgo de liquidez y la sostenibilidad de la deuda en el largo plazo. En otras palabras, la estrategia de emisión óptima debe propender porque la nueva deuda no vulnere la capacidad del Gobierno de honrar sus obligaciones crediticias en el futuro”, expresó.

En la región, Colombia se ha destacado durante los últimos años como un país con políticas sólidas de endeudamiento. La Nación ha honrado su deuda sin contratiempos, lo cual le ha valido el apoyo de los mercados internacionales, así como la obtención del grado de Inversión por parte de las agencias calificadoras en 2011, generando condiciones más favorables de financiación.

Para la elaboración de este documento, y el modelo que lo soporta, se contó con el apoyo técnico del Banco Mundial, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos (SECO) de la Confederación Suiza.

De igual manera, la Subdirección de Riesgo trabajó de manera conjunta con las subdirecciones de Financiamiento de la Nación, así como con la Dirección General de Política Macroeconómica, con el fin de tener en cuenta todos los aspectos relevantes que influyen sobre la sostenibilidad de la deuda.

También podría gustarte