Arabia Saudita admite que Khashoggi murió en consulado en Estambul

294

Khashoggi murió estrangulado durante un altercado físico, no como resultado de una pelea a puñetazos”, dijo el régimen. Sin embargo, Ankara dice que fue descuartizado.

Arabia Saudita admitió, 17 días después de la desaparición del periodista saudí Jamal Khashoggi, que murió en el interior de su consulado en Estambul, y no reveló ninguna información que permita ubicar su cuerpo.

 

En Turquía, los investigadores locales continuaban las pesquisas rastreando un gran bosque cercano a Estambul. Ankara anunció que revelaría “todo” sobre este caso.

La ONU y las oenegés pidieron una investigación independiente, Berlín estimó “insuficientes” las explicaciones de Riad sobre las circunstancias de la muerte del periodista y Londres pidió que los responsables sean juzgados por sus actos.

La agencia oficial SPA confirmó la muerte del periodista, citando a la fiscalía que mencionó una “pelea” en el consulado saudí en Estambul. La agencia informó, además, de la destitución de dos altos cargos saudíes y del arresto de 18 sospechosos.

El fiscal general saudita, Sheij al Mojeb, publicó un comunicado sobre lo ocurrido: “Las conversaciones que tuvieron lugar entre él y las personas que lo recibieron en el consulado saudita en Estambul dieron lugar a una reyerta y a una pelea a puñetazos con el ciudadano Jamal Khashoggi, lo que provocó su muerte”. 

Al Mojeb no precisó dónde se encuentra el cuerpo de Khashoggi, en tanto que los investigadores turcos continuaron su trabajo.

Ali Shihabi, director de un grupo de reflexión considerado cercano a la monarquía saudita, dio otra versión. “Khashoggi murió estrangulado durante un altercado físico, no como resultado de una pelea a puñetazos”, declaró basándose en las declaraciones de una fuente saudita de alto rango. 

Más tarde, el departamento internacional del ministerio de Información publicó una declaración en inglés atribuida a una “fuente oficial”, en la que afirma que la discusión en el interior del consulado degeneró en una pelea que ocasionó la muerte de Khashoggi, y hubo “un intento” por parte de las personas que lo interrogaron de “ocultar lo que pasó”.

DESPIDOS

Hasta ahora Riad siempre había afirmado que el periodista salió del consulado, al que había entrado el 2 de octubre para hacer unos trámites para casarse. 

Tras confirmar su muerte, Riad anunció la destitución de un alto responsable de sus servicios de inteligencia, Ahmad al Asiri, y de un importante consejero de la corte real, Saud al Qahtani, ambos cercanos colaboradores del príncipe heredero, sobre el que ha aumentado la presión por el caso Khashoggi.

“Despedir a Saud al Qahtani y Ahmad al Asiri significa ir lo más cerca posible de Mohamed bin Salmán”, explicó Kristian Ulrichsen, analista en la universidad de Rice, en Estados Unidos. 

El rey Salmán ordenó además la creación de una comisión ministerial presidida por el príncipe heredero para reestructurar los servicios de inteligencia, informaron los medios oficiales. 

Este caso ha puesto al reino, que durante décadas ha sido un aliado clave de Occidente frente a Irán, bajo una presión sin precedentes.

Para Ankara es una “deuda de honor” revelar “lo que sea que ocurrió”. 

“No estamos acusando a nadie por adelantado, pero no aceptamos que nada permanezca encubierto”, dijo Omer Celik, portavoz del gobernante Partido Justicia y Desarrollo.

TRUMP ACEPTA

El presidente estadounidense, Donald Trump, había admitido el jueves por primera vez que Khashoggi estaba probablemente muerto, y el viernes su administración hizo referencia a posibles sanciones.

A un reportero que le preguntó si consideraba “creíble” la versión de Riad del sábado, Trump respondió: “Sí, sí”. Para luego añadir: “Es pronto, no hemos terminado nuestra revisión ni nuestra investigación”.

Trump negó, sin embargo, que su país vaya a suspender la venta de armas a Arabia Saudita. “Tenemos unos 450.000 millones de dólares” en pedidos, recordó a la prensa. 

“Creo que eso representa más de un millón de empleos, lo cual hace que no sea constructivo para nosotros suspender unos pedidos como esos (…) Nos haría mucho más daño a nosotros que a ellos”, aseguró. 

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, declaró por su parte estar “profundamente preocupado por la confirmación de la muerte” de Khashoggi.

RIAD AFP

También podría gustarte