Turquía promete contar la verdad sobre crimen del periodista Khashoggi

265

“Estamos buscando justicia y esto se revelará con su cruda realidad, no a través de algunos pasos ordinarios sino con toda su verdad al desnudo”, advirtió el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Turquía prometió ayer revelar “la crudad verdad” sobre la muerte del periodista saudita opositor, Jamal Khashoggi, quien fue asesinado el 2 de octubre en el consulado de Arabia Saudita en Estambul, tal como finalmente reconoció Riad el sábado.

 

“Estamos buscando justicia y esto se revelará con su cruda realidad, no a través de algunos pasos ordinarios sino con toda su verdad al desnudo”, advirtió el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, quien prometió una declaración sobre el tema el martes.

El reino saudita admitió el sábado que Khashoggi, columnista del diario The Washington Post y crítico con el poder en Riad, fue asesinado dentro del consulado. Durante dos semanas Riad había negado la muerte y asegurado que el periodista había salido del consulado.

Riad dijo que despidió a cinco altos funcionarios y arrestó a otros 18 saudíes como resultado de la investigación preliminar.

Este domingo, el ministro de Asuntos Exteriores saudita, Adel al Jubeir, abundó a la cadena televisiva estadounidense Fox News que “ignoramos donde está el cuerpo”.

El homicidio sigue teniendo muchos aspectos sin aclarar y los occidentales reclamaron más explicaciones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sostuvo que “hubo engaños y mentiras”, por parte del gobierno saudita, cambiando su postura de dar el beneficio de la duda a Riad, aunque mantiene la opción que el príncipe heredero no estuviese al corriente.

“Hay una posibilidad de que (el principe Mohammed bin Salmán) lo descubriera (el asesinato) después. Podría ser que algo en el edificio salió mal”, dijo Trump al Washington Post.

Gran Bretaña, Francia y Alemania dijeron en un comunicado conjunto que existe “una necesidad urgente de aclaración” sobre las circunstancias de la muerte “inaceptable” del periodista. 

Hay “una necesidad urgente de aclaración sobre qué es lo que sucedió exactamente el 2 de octubre, más allá de las hipótesis hasta ahora mencionadas por la investigación saudíta, que tienen que ser respaldadas por hechos para ser consideradas como creíbles”, señaló el comunicado.

LA HISTORIA FALSA

Las autoridades sauditas admitieron el sábado que Khashoggi murió en el interior del consulado donde había acudido a realizar un trámite.

“Las conversaciones que tuvieron lugar entre él y las personas que lo recibieron en el consulado saudita en Estambul dieron lugar a una reyerta y, a una pelea a puñetazos con el ciudadano Jamal Khashoggi, lo que provocó su muerte”, dijo el fiscal general saudita, Saud al Mojeb, según la agencia oficial SPA.

El ministerio de Información saudita afirmó que las personas que interrogaron a Khashoggi, quien tenía 59 años, habían intentado “ocultar lo que pasó”, sin dar más detalles.

De acuerdo con responsables turcos, Khashoggi fue torturado y salvajemente asesinado por agentes sauditas que viajaron con ese fin desde Riad.

Y según periódicos turcos, el cuerpo del periodista, colaborador con The Washington Post, habría sido desmembrado.

El número dos de la Inteligencia saudita, Ahmad al Asiri, y un importante consejero de la corte real, Saud al Qahtani, ambos cercanos colaboradores del príncipe heredero, fueron destituidos, anunció Riad.

Para algunos analistas occidentales, estas destituciones y detenciones son una forma de señalar chivos expiatorios y de mantener al margen del caso al príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, considerado el hombre fuerte del reino y para quien Khashoggi era un “enemigo”.

ESTAMBUL, AFP

También podría gustarte