Colapsaron 22 casas y 38 barrios afectados

459

Casas colapsadas, jardines infantiles y colegios inundados, barrios completamente intransitables por el lodo, deslizamientos en algunos cerros, y la pérdida de enseres domésticos, es el panorama que se observaba ayer en los 35 barrios de Santa Marta que resultaron seriamente afectados por el torrencial aguacero del domingo y lunes por la madrugada. Los organismos de socorro público dijeron que más de dos mil familias se encuentran damnificadas y expresaron su preocupación debido a que las lluvias continuarán con mayor intensidad./ MONTYNER ALVIS

La segunda temporada de lluvias va hasta febrero del próximo año y  las lluvias más fuertes se presentarán en el mes de octubre y noviembre, las autoridades activan el plan de contingencia, que busca minimizar riegos en los barrios más vulnerables a inundaciones y deslizamientos.

 

Santa Marta tuvo ayer un despertar desolador y angustioso. En medio del agua y lodo, miles de personas  soportaron la aparición del sol tras una angustiosa madrugada a consecuencia del fuerte aguacero que sobrevino el domingo y continuo en las primeras horas del lunes

De acuerdo con los organismos de socorro público, las precipitaciones afectaron 38 Barrios y 2.058 viviendas.

La Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático de Santa Marta (Ogricc), dijo que esta situación fue producto de las lluvias del fin de semana y se registró una emergencia de nivel 3, de acuerdo a la escala planteada por la Estrategia Municipal de Respuesta a Emergencias (Emre).

Las viviendas reportadas su nivel de afectación son moderadas y fuertes, está información es confirmada por el director de la Ogricc, Jaime Avendaño, quien coordina la atención de la misma con los organismos de socorro y el pleno respaldo del alcalde Rafael Alejandro Martínez.

Actualmente, la ciudad de Santa Marta se encuentra en la segunda temporada de lluvias, según lo expresado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM el cual inició del 1 de junio, pero tomó fuerza en toda la región Caribe en el mes de septiembre y se extenderá hasta febrero del próximo año.

Las intensas lluvias han generado el incremento de la cantidad de agua que se transporta por los ríos principales de la ciudad de Santa Marta, trayendo con ellos inundaciones en los barrios que se encuentran en estos puntos o cerca de las rondas hídricas.

Igualmente se han generado crecientes súbitas y desbordamiento en el río Guachaca, Don Diego, Buritaca y las Cabañas, con una afectación total de 5 viviendas con 25 familias aproximadamente afectadas en el sector rural.

Los ríos Fundación,  Río Piedras, Palomino, Manzanares, Ranchería, Dibulla, Ancho, Sevilla, entre otros, que nacen en la parte alta de la Sierra Nevada de Santa Marta, se encuentran en alerta.

Asimismo, las autoridades del sector Nororiental tiene una alta vulnerabilidad porque las invasiones son mayores, mayor densidad poblacional, más personas expuestas a los deslizamiento.

BARRIOS AFECTADOS

Por más de ocho horas llovió en la capital del Magdalena y sus alrededores, el perímetro urbano se vio comprometido en un 61,7% de la superficie durante los aguaceros, que ocasionaron una total reducción en la movilidad por la escorrentía superficial sobre las vías principales y algunas vías alternas.

Entre los 38 barrios afectados se destacan los ubicados en los cerros nororientales como: la Ensenada Juan XXIII, Luis R Calvo, Altos de las delicias, Altos de las Galicia, San Martín, San Jorge, Nacho Vives, San Fernando, Ondas del Caribe, Ocho de Diciembre, Los Fundadores y Timayuí.  Por otra parte, los barrios ubicados en zonas bajas de la ciudad y/o en cercanías a los cuerpos de agua como Santa Ana, Centro Histórico, Pescaíto, Chimila II, Las Malvinas, Olaya Herrera, Los Cardonales, Milagro I, Galicia, Bastidas, Boulevard de las Rosas, Las Américas, Los Alcázares, Portal de la 19, María Eugenia, Pastrana, Ciudadela 29 de Julio, Tayrona, Villa del Carmen, Los Alpes, San José del Pando y Altos de Simón Bolívar.

Durante las precipitaciones resultaron afectadas 85 viviendas en su infraestructura, es decir paredes y techo, de forma severa 22 casas colapsaron totalmente, no quedo nada en pie, debido a los deslizamientos registrados durante las fuertes lluvias, dejando como saldo cuatro personas heridas: dos mujeres adultas, un niño de dos años y  otro de cuatro, en el barrio San Jorge, los cuales fueron trasladados por miembros del voluntariado del Cobasa hasta la clínica Marcaribe, en donde recibieron la atención medica pertinente.

Otras 42 familias residentes en los cerros de la ciudad reportaron el ingreso de sedimento a sus viviendas y caída de los techos, así como 21 domicilios ubicados en la parte baja de la ciudad fueron golpeadas por  encharcamientos en calles aledañas, producto del incremento de la escorrentía superficial.

En la ronda hídrica de la ciudad  se identificaron otras 35 residencias que sufrieron emergencias de impacto moderado  por el ingreso de agua a sus casas, así como 126 sufrieron afectaciones medias en el sector de la carrera 19. Entre tanto se estima en base al comportamiento de las lluvias que otras 1824 viviendas sobrellevaron inundaciones o ingreso moderado de sedimento a sus viviendas  como efecto  del fenómeno climático.

Durante la emergencia se registró colapso del sistema de drenaje de aguas por taponamiento, comprometiendo la movilidad y el estado de algunas viviendas en diferentes sectores de la ciudad.

‘QUEDE SIN NADA’

En el barrio San Jorge, varias familias se salvaron de morir sepultados por el lodo y escombro que bajaba de los cerros: “Quede sin nada, en mi casa se encontraba mi tía que está embarazada, y mis dos hijos que fueron trasladado hasta la clínica. Me quede sin nada, soy madre soltera y mi vivienda quedó completamente destruida y soy madre soltera” expresó Mayerline Nau Guerras, madre de los dos menores que resultaron heridos por el colapso total de su vivienda.

Así mismo, Mayerline Nau Guerra, comentó: “Mi tía gracias a Dios no quedó inconsciente y pudo reaccionar al momento de la emergencia, yo  no estaba en mi casa ella me está cuidando mi hogar, mi prima que está embarazada, la cual tiene dolores ya que se sorprendió al momento del impacto”

A la orilla de la carretera que vía Taganga, vive Giselda Tapia,  parte del techo de su vivienda colapso, y una muralla que habían construido en chantas y el tanque de agua se fue abajo causando, afectación en la casa de Mayerline Nau Guerra.

“Estaba en mi cuarto cuando de repente vi que el carro y las cosas que tenía en el patio se iban para abajo. Eso fue como a las 12 de la noche todos los vecinos gritando, yo tratando de buscar las lleves para poder salir y ayudar. Por la impresión me puse mal, me dolía el pecho, ya que uno no está acostumbrado a esto” comento Giselda Tapia.

En el sector de Rafael Ibáñez una casa colapsó totalmente, las rocas cayeron en la humilde vivienda dejando sin techo a una familia conformada por cinco personas todos mayores de edad, “perdí toda mi casa, donde vivíamos cinco personas, en el momento de los hechos estábamos afuera porque yo les dije que debíamos salir, porque toda la noche cayo piedra. Al final se vino todo el cerro lo cual derrumbo toda casa. Alcanzamos a sacar algunas cosas ahora vamos a mirar que sirve y que no sirve, le pido a las entidades del Distrito que nos re-ubiquen y lo hagan también con las otras personas, ya que todos vivimos en alto riesgo” dijo Teresa Meza, dueña de la casa.

José Galindo, otro de los afectados narró “ese aguacero nos afectó mucho, tanto que nos derrumbó la casa, a la hora de la emergencia solo estaba yo en mi casa y todo fue terrible comenzó a llover desde las 6:30 de la tarde del día domingo y eran las tres de la mañana y todavía estaba lloviendo. Yo ya estaba prevenido por eso me encontraba solo en la vivienda, porque anteriormente estaba cayendo piedras”, dijo.

Yolima Contreras Guerrero, vive con sus pequeños en el barrio Rafael Ibáñez, ella decidió salirse del cuarto e ir a dormir a la sala porque sintió que están cayendo piedras, el cerro posiblemente iba a colapsar “a las 4 de la mañana que estoy durmiendo en la sala, ya que decidí salirme del cuarto, siento cuando  se viene el cerro destruyendo el cuarto en su totalidad, gracias a Dios no hubo afectaciones humanas, pero si pérdidas materiales como la ropa, solo nos quedó lo que tenemos puesto” manifestó.

Por otra parte, en el barrio Los Fundadores manifestaron que son afectados porque nunca hacen el retiro del sedimento y con las lluvias que se han presentado esto ha crecido de manera considerable y con el aguacero del domingo todas las casas sufrieron de inundaciones y el alcantarilla colapso en todas las viviendas.

Elsa Galindo, es una moradora del barrio y comentó: “en este sector se nos metió el agua y toda esta calle se abrió, porque acá vienen, no raspan y  el agua viene del cerro y se va acumulando. Tuve que hacer un muro para que no se metiera el agua a mi casa, sin embargo no fue suficiente, porque metió el agua”, señaló.

Fabián Serrano, otro de los habitantes del barrio Los Fundadores comentó “está la calle es la que le da acceso al aseo, es decir a los camiones de inter-aseo están llenas de lodo y los dejan en la parte de arriba, cuando llueve todo el lodo se viene para este sector inundando nuestras viviendas. Tratamos de ubicar a la policía para que nos diera solución pero los que nos dijeron fue que iban a llamar a la policía antidisturbios, llamaron a un supervisor de inter-aseo y dice que a él no le importa tener a los camiones estacionados en la calle que el bloqueo puede durar varios días. No hemos dormidos porque todos se nos inundó, las casas están llenas de agua de alcantarilla, ya estamos cansado de esta situación, el problema viene de mucho tiempo”, afirmó.

INSTITUCIONES EDUCATIVAS

Por las fuertes lluvias que se presentaron varias fueron las instituciones educativas afectadas, pues los planteles están totalmente inundados y no permitía en ingreso de los estudiantes.

La Universidad Cooperativa de Colombia, la Universidad Antonio Nariño y la Institución Educativa Distrital Técnica Simón Bolívar de Mamatoco, fueron entre otras las instituciones más afectadas por la presencia de agua producto de las lluvias.

El Hogar Infantil El Norte, en el barrio Pescaíto fue otro de los planteles afectados. Ayer cuando las profesoras llegaron al jardín se encontraron que todo estaba lleno de lodo y agua, por lo tanto no pudieron recibir a ningún niño, ya que las condiciones no lo permitían.  El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta realizó la inspección del lugar y ayudó con el lavado del mismo, “el hogar presentó inundación, y algunas salas resultaron afectadas y perdieron algunos materiales didácticos que utilizan con los niños, pero todo lo tenemos controlado. Sin embargo esto lo vamos a seguir sufriendo porque son eventos naturales que desafortunadamente no hay pedagogía con respecto a cómo se debe recoger las basuras, ya que aquí hay mucho represamiento de agua” comentó Dominga Parmieres Directora del Hogar Infantil El Norte.

ATENDIERON LA EMERGENCIA

Cinco entidades estuvieron al frente de la emergencia: El Cuerpo de Bomberos de Santa Marta, la Policía Nacional, la Cruz Roja y la Defensa Civil Colombiana, así como la Alcaldía Distrital de Santa Marta, a través de la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático (Ogricc) y la Empresa de Servicios Públicos de Santa Marta (Essmar).

Un total de 421 unidades del Comité Barrial Samario (Cobasa) y la Red Comunitaria de Alerta y Emergencia (Recale), 24 unidades de Essmar, 40 de Bomberos, ocho de Cruz Roja y 8 de la Ogricc, brindaron apoyo a la situación, reportando en el desarrollo de sus acciones de atención a la emergencia, deslizamientos en los cerros como la llorona ubicados al  nororiente de esta capital, mientras se reportaron situaciones similares en simultánea en el Cerro de las tres Cruces, El Reposo y Juniín, ubicados en la parte central de la ciudad; sin embargo en el sur se reportó el mismo fenómeno en los cerros de María Eugenia, Altos de Simón Bolívar y Pastrana.

Por otra parte, según el reporte entregado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) sobre Santa Marta cayeron en promedio 112,9 litros de agua por metro cuadrado en promedio, en el área urbana, lo que significó que la ciudad se cubriera con una capa de 11, 2 centímetros en promedio,  que al moverse afectó a los barrios ubicados en cerros y puntos bajos.

IMPACTO DE LA EMERGENCIA:

Un 61,7% de la superficie total de la ciudad en su perímetro urbano se vio comprometida durante los aguaceros, que ocasionaron una total reducción en la movilidad por la escorrentía superficial sobre las vías principales y algunas vías alternas.

Durante las precipitaciones resultaron afectadas de forma severa 10 casas debido al colapso parcial de su infraestructura debido a los deslizamientos registrados durante las fuertes lluvias, dejando como saldo cuatro personas heridas: dos mujeres adultas, un niño de dos  años y  otro de cuatro, que a esta hora reciben atención médica en la Clínica Marcaribe, hasta donde fueron trasladados por miembros del voluntariado Cobasa. Otras 42 familias residentes en los cerros de la ciudad reportaron el ingreso de sedimento a sus viviendas y caída de los techos, así como 21 domicilios ubicados en la parte baja de la ciudad fueron golpeadas por  encharcamientos en calles aledañas, producto del incremento de la escorrentía superficial.

En la ronda hídrica de la ciudad  se identificaron otras 35 residencias que sufrieron emergencias de impacto moderado  por el ingreso de agua a sus casas, así como 126 sufrieron afectaciones medias en el sector de la carrera 19. Entre tanto se estima en base al comportamiento de las lluvias que otras 1824 viviendas sobrellevaron inundaciones o ingreso moderado de sedimento a sus viviendas  como efecto  del fenómeno climático.

Durante la emergencia se registró colapso del sistema de drenaje de aguas por taponamiento, comprometiendo la movilidad y el estado de algunas viviendas en diferentes sectores de la ciudad.

CANTIDAD DE AGUA QUE CAYÓ DURANTE LAS LLUVIAS

Según el reporte entregado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) sobre Santa Marta cayeron en promedio 112,9 litros de agua por metro cuadrado en promedio, en el área urbana, lo que significó que la ciudad se cubriera con una capa de 11, 2 centímetros en promedio,  que al moverse afectó a los barrios ubicados en cerros y puntos bajos.

Recomendaciones

En tiempos de emergencias como las lluvias ocasionadas por la segunda temporada de lluvias que se han presentado en la ciudad, los organismos de socorros invitan estar pendiente de las alertas, el Distrito de Santa Marta se encuentra en alerta naranja por probabilidad de deslizamientos en áreas inestables.

En esta temporada de lluvia las autoridades recomiendan las siguientes medidas preventivas para reducir el riesgo, debido que en algunos sectores el incremento de la cantidad de agua transportada por los ríos y quebradas de la ciudad puede ser mayor y es por esta razón que se debe tener precauciones.

Mantenga la calma.

Manténgase alerta a los comunicados de las autoridades y a las medidas de precaución.

Mantenga un kit de emergencia familiar que incluya silbato, agua, linterna, alimentos y ropa.

Verifique que los techos y canales de su vivienda estén libres de residuos o basuras para evitar inundaciones.

Realice acciones de mantenimiento a su vivienda, tanto en techos, puertas y paredes de las mismas.

Establece rutas de salidas más rápidas desde su casa o lugar de trabajo hacia los lugares altos que se hayan previsto como refugios.

Si vive cerca de cauces de ríos, absténgase a cruzarlos. Observe su nivel e informe en caso de aumento.

Procure un lugar para proteger a sus animales.

Si tiene vehículo, asegúrese del buen estado de su batería y no estacionarlo cerca a árboles que presentan inclinaciones desde sus bases.

También podría gustarte