Bolivia quiere aguarle la fiesta a Chile

Los bolivianos, con los ojos puestos en Catar-2022, no quieren dejar pasar la oportunidad para obtener una victoria de local y aguarles la fiesta a los últimos campeones de América.

 

Los altiplánicos están fuera de toda posibilidad de llegar al próximo ecuménico de fútbol: en penúltima posición de la tabla con 10 puntos en 15 partidos, pero el encuentro ante los chilenos tiene sabor a revancha.

 

Bolivia recibirá a Chile por la antepenúltima fecha del premundial  sudamericano para Rusia-2018, con el fin de aguarle la fiesta a la Roja que con desesperación intentará recuperar puntos perdidos para mantenerse en zona de clasificación.

Los altiplánicos están fuera de toda posibilidad de llegar al próximo ecuménico de fútbol: en penúltima posición de la tabla con 10 puntos en 15 partidos, pero el encuentro ante los chilenos tiene sabor a revancha.

Chile es el país que presentó una demanda ante la FIFA tras la octava fecha, en la que empató en Santiago con Bolivia, por la habilitación irregular del paraguayo naturlizado boliviano Nelson Cabrera, a la que luego de sumó Perú, que cayó derrotada un encuentro antes en La Paz.

El Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) ratificó la semana pasada el fallo que quita cuatro puntos a Bolivia.

Es por eso que los bolivianos, con los ojos puestos en Catar-2022, no quieren dejar pasar la oportunidad para obtener una victoria de local y aguarles la fiesta a los últimos campeones de América.

Empero, saben que los chilenos se están preparando en la ciudad de Calama, al norte de Santiago y a 2.400 metros sobre el nivel del mar, para sentir en menor medida los rigores de los 3.600 metros de altitud del estadio Hernando Siles de La Paz.

 

También podría gustarte