Colombia necesita aplicar la Constitución y la ley

290

El país está cayendo en un momento en que todos quieren hacer su voluntad, e imponérsela al presidente Duque por encima de la Constitución y la ley, nada más grave que una sociedad se quiera gobernar con supuestos líderes sociales y políticos, que solo tienen como convicción lo que ellos piensa que debe ser el gobierno, así hayan perdido las elecciones.

Produce tristeza y genera desazón, escuchar por la radio a Claudia López,  tratar de mentiroso y embustero al señor Presidente, porque disque el primer mandatario no le cumplió a la mesa que convocaron después de la derrota de la consulta anticorrupción, al no enviar mensaje de urgencia al Congreso para el trámite de los proyectos que nacieron de la fallida consulta.

Los presidentes merecen respeto y no es una exsenadora la llamada a irrespetar a la primera autoridad nacional, porque ve en peligro su bandera política que fue derrotada en las urnas y que en nada serviría para acabar con la corrupción en Colombia.

Igual ocurre con los promotores de la ampliación de los periodos de gobernadores, alcaldes, diputados y concejales, que quieren pisotear la Constitución y la ley. Estos servidores públicos, gozan de dos características, a saber: se vinculan por elección popular y son de periodos fijos, por lo tanto no es el Congreso, vía Acto legislativo el que puede modificar la voluntad popular, porque así, estaría reemplazando al constituyente primario, lo que no puede hacer.

Por otro lado, nos encontramos que en el proyecto de reforma política, sus promotores incluyeron un tema que pretende otorgarle a la plenaria del Senado, la potestad de manejar a su antojo la quinta parte del presupuesto de inversión de la nación. Esto, además de ser inconstitucional, ofende la razón, la inteligencia y la dignidad de los colombianos. Pareciera que nuestros congresistas creyeran que todos somos una manda de ignorantes, a los que se les puede meter los dedos en la boca sin mayores explicaciones. Señores congresistas respeten a sus electores si quieren que los respeten a ustedes.

Para rebozar la copa, el movimiento estudiantil, que reclama más dinero a un gobierno que apenas comienza, parece que lo quieren manipular políticamente, y los maestros aprovecha esta circunstancia para declararse en paro con los mismo argumentos de hace años.

Y ya se están presentado actos como lo ocurrido en el cauca, donde una comunidad, no dejaba despegar una aeronave que había incautado coca, tratando de pasar por encima de las autoridades.

Colombia necesita un presidente que asuma sus roles de Jefe de Gobierno, Jefe de Estado y de primera autoridad administrativa, que gobierne, que para eso lo elegimos, sus herramientas deben ser la Constitución, la ley y las autoridades legalmente constituida.

No deje señor presidente que el país se le desborde, no olvide que las pretensiones de sus opositores, es cabalgar sobre el supuesto fracaso de su gestión.

¿Sabes qué? El país quiere ver en el presidente Duque la encarnación del orden y la tranquilidad constitucional y legal. La herencia del anterior gobierno no puede ser el legado de este mandato. Señor presidente Duque gobierne que usted tiene un pueblo que lo respaldó en las urnas y que espera mucho de usted.

*Catedrático universitario

También podría gustarte