María Gertrudis Charris, feliz de llegar a los 100 años

263

La señora María Gertrudis Charris de Perdomo, llegó a sus 100 años de vida con mucha salud y excelente memoria, lo cual considera una gran bendición de Dios./ MONTINER ALVIS

Divertida, conversadora y con un espíritu humilde, así es la señora María Gertrudis Charris de Perdomo, quien al cumplir 100 años de edad, solo demuestra su gran felicidad por haber tenido la oportunidad de llevar una vida tranquila y sin grandes contratiempos.

 

Este 25 de octubre, al celebrar su cumpleaños al lado de su familia y amigos más cercanos, la señora María Gertrudis, recordó algunos de los momentos más bonitos vividos en el pasado, cuando todavía se encontraba en vida su esposo Luis Francisco Perdomo, quien murió hace aproximadamente 45 años y con quien Dios le regaló siete hijos: Elizabeth, José, Jairo, María Luisa, Bilma, Rosa y Jorge, 18 nietos y 21 bisnietos.

“Fui feliz con mi esposo; nunca peleamos. Fue una persona que siempre me dio lo que necesité, me dio una buena vida y hasta al morir me demostró su amor. Nunca trabajé porque a él no le gustaba que yo trabajara, por lo que siempre tuve una empleada que me hacía todo en la casa”, expresó durante una entrevista concedida a HOY DIARIO DEL MAGDALENA.

Sentada en un mecedor en la terraza de su casa, ubicada en el barrio El Jardín en Santa Marta, refleja el cansancio por los años y el respeto que emana a sus hijos, nietos y bisnietos por ser la cabeza principal y matriarca de su familia, esta mujer se siente afortunada de celebrar su cumpleaños número 100, por lo que lo único que le quiso decir a Dios en su día, es que se encuentra totalmente disponible para cuando Él decida llevarla a su lado.

“Me siento muy bien y contenta al poder llegar a esta edad. Mi vida ha sido muy feliz, la he vivido tranquila, sin problemas de gravedad; todos mis hijos están conmigo hoy y cada vez que pueden me demuestran su cariño. A ellos les aconsejo que lleven la vida módicamente, contentos y sin problemas, para que el Señor vea sus obras buenas y siempre los bendiga”, expresó María Gertrudis Charris de Perdomo.

Con valores y creencias cristianas, esta ‘bisabuela’ solo estudió hasta la primaria, pero siempre fue una mujer educada con buenos principios, los mismos que inculcó a sus hijos, por lo que les pide que lleven una vida tranquila y feliz, basada en el respeto y que nunca cambien su modo de ser.

A sus 100 años, la señora María Gertrudis Charris de Perdomo es una mujer muy saludable, pues nunca ha sufrido, ni sufre de ninguna enfermedad, solo manifiesta estarle fallando un oído y no hacer sus cosas con la misma rapidez de años anteriores.

La comida, los panes y los postres, eran peleados en la casa de la señora María Gertrudis Charris de Perdomo, quien tenía la cocina como una de sus actividades favoritas a realizar, además de tener la fortuna de contar con buena sazón al hacerlo, labor que ya no lleva a cabo por los ‘achaques’ atribuidos a los años.

Actualmente vive con una de sus hijas y es quien realiza sus propias labores, como lavar su ropa, hacer su almuerzo, arregla su cuarto y se baña sin ayuda, y aunque a sus hijos no les gusta, ella dice no necesitar apoyo de nadie.

Mañana domingo se reunirá toda su familia para hacer una segunda celebración de los cien años de la señora María Gertrudis Charris de Perdomo, evento que realizarán en una cabaña vía a Minca. Muchas felicidades les desean sus familiares y amigos, que ven en ella un gran ejemplo de vida.

También podría gustarte