Incendio en depósito de granadas generó pánico en la ciudad

298

El incendio en la bodega que almacenaba explosivos se veía a lo lejos de la montaña.

 

Las autoridades informaron que cinco personas resultados heridas. Hoy llega una comisión de antiexplosivos desde Bogotá para hacer un barrido metro a metro, con el fin de verificar que no quedara ningún explosivo latente en el sector.

 

Un incendio en el interior de una de las bodegas que guardaba municiones y armamentos del Ejército, en las instalaciones del Batallón Córdova, ocasionó fuertes detonaciones y explosiones, que pusieron en alerta a todas a las autoridades y dejaron como resultado, cinco personas afectadas.

La situación fue atendida por 60 unidades del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta y seis máquinas extintoras, que inicialmente intentaron apagar las llamas, pero a raíz de que empezaron a detonar las granadas de fragmentación que allí se encontraban almacenadas, tuvieron que evacuar hasta que las cesaran las explosiones.

El Comandante de la Primera División del Ejército, mayor general  Jorge Enrique Navarrete, manifestó que en el sitio del incendio había aproximadamente 350 granadas de fragmentación de diferentes calibres.

 

 

Las explosiones eran constantes durante la mañana de ayer, y en la tarde ocurrían cada media hora, aproximadamente.

 

 

LA EMERGENCIA

De acuerdo a la información entregada por el comandante del Cuerpo de Bomberos, capitán José Manuel Chahín, la emergencia fue reportada a las 8:01 de la mañana en la central de comunicaciones, como un incendio estructural en la bodega de armamento, al que acudieron inicialmente dos máquinas de la institución con 11 unidades para atenderlo, posteriormente y debido a la magnitud de las llamas, fue citado todo el personal de la institución.

Se estableció que en el momento en que los bomberos estaban atacando el incendio aun no había iniciado las detonaciones, pero unos minutos, luego de haber cambiado su maniobra de ataque, comenzaron a estallar las granadas, por lo que tuvieron que evacuar lanzándose a un caño para no ser alcanzados por las ondas explosivas. En ese instante dos personas resultaron afectadas, entre estas un bombero y un mayor del Ejército.

Informaron testigos, que luego de la primera detonación, se presentaron constantes explosiones del armamento, que generaron pánico en la ciudad, debido a los sonidos y a la gran cantidad de humo que se veía a lo lejos del Batallón. Asimismo, varias de las esquirlas empezaron a caer varios metros a la redonda, y también fueron encontrados, morteros y granadas ya detonadas, en barrios residenciales aledaños.

 

El armamento voló a raíz de las explosiones y algunos artefactos cayeron en zonas residenciales

 

LA EVACUACIÓN

A raíz de la emergencia, las entidades que conforman la Dirección Distrital y Departamental de Gestión del Riesgo de Desastre,  activaron el puesto de mando unificado (PMU), con el fin de tomar las decisiones pertinentes frente al caso. En dicha reunión, decidieron evacuar un kilómetro a la redonda,  incluyendo casas y colegios, así como también, cerrar la vía del Ziruma, durante  las primeras 8 horas de la emergencia.

La evacuación, estuvo a cargo de la Policía Metropolitana de Santa Marta, que en cabeza de su comandante Gustavo Berdugo Garavito informó que, “se evacuó un  kilómetro a la redonda del Batallón Córdova, mientras se atiende la emergencia por organismos de socorro. Se determinó que por seguridad de todos los ciudadanos, sin embargo, personal explosivos del Ejército y Policía Nacional, están atendiendo el caso con los bomberos”.

 

LO QUE DICE  EL EJÉRCITO

En conferencia de prensa, el mayor general Jorge Enrique Navarrete, comandante  de la Primera División del Ejército, manifestó que “este depósito de granadas se encuentra con todas las medidas de seguridad, para soportar este tipo de contingencias. El eco que sale producto de las explosiones, se produce a raíz de que está en medio de los cerros, atendiendo todo el protocolo de seguridad, que es proteger estos depósitos. Al momento que cesen las explosiones, de estas granadas que están separadas, de tal manera -el cuerpo de la granada con las espoletas- y estamos atendiendo con la oficia de gestión de desastres, para posteriormente hacer un estudio minucioso, de que fue lo que generó este incendio, al parecer se cree que fue un corto circuito”, aseguró.

El general Navarrete, explicó además, que en el interior había granadas de 60 y 81 milímetros, pero estaban separados los cuerpos de las espoletas. “Esto permite que no se genere, alguna situación complicada”, agregó.

A pesar de que durante la rueda de prensa, la información oficial decía que no había heridos, posteriormente se supo que cinco personas habían ingresado afectadas por las detonaciones a un centro asistencial.

 

 

Las personas afectadas, fueron trasladadas a la Clínica Cardiovascular

 

 

LAS PERSONAS AFECTADAS

Cinco personas, entre esas, un bombero, un Mayor del Ejército, un soldado y dos funcionarias del Batallón, fueron llevadas  a la Clínica Cardiovascular, debido a que resultaron afectadas luego de que empezaran a estallar las granadas.

De acuerdo al parte médico, entregado por los galenos de turno, las dos secretarías habrían ingresado por problemas de salud generados por pánico y crisis nerviosa. Por otro lado, un militar habría resultado afectado, inicialmente por inhalar humo; mientras que el bombero sufrió agotamiento físico, luego de  auxiliar al Mayor Luis Sastoque, quien presentaba dolor en el pecho a raíz de la primera detonación.

 

MOMENTOS DE PÁNICO

Uno de los bomberos que resultó afectado, narró cómo vivió junto a sus compañeros, la primera detonación, momentos en que se encontraban haciendo las labores de supresión del incendio en la bodega de almacenamiento.

“Cuando nos dieron aviso de la emergencia, llegamos al batallón y empezamos a hacer prácticas ofensivas bastante retirados porque era peligroso, nos encontrábamos refrigerando las placas, las paredes, ya que había bastante humo. Intentamos abrir un candado que había en una reja pero no se pudo, en ese momento nos alejamos y mi Capitán nos dijo que saliéramos de ahí, a los dos minutos, sentimos el impacto de la primera detonación. Ahí,  lo que hicimos fue correr y nos encontramos a un Mayor del Ejército.  Por las fuertes detonaciones, que cada vez la onda expansiva era más grande, decidimos tirarnos a un río. En el río, pasó mi sargento Mattos, un maquinista y yo, teníamos todo el equipo puesto, yo sabía que si me tiraba al río con el EPP (Equipo de Protección Personal) me podía hundir, porque pesa mucho.  En ese momento, el Mayor empezó a sentirse mal y me pidió ayuda por lo que cogí un tronco y lo sostuve con el tronco mientras pasábamos el río, me dijo que le dolía mucho el costado de las costilla y el pecho, que lo lleváramos  a un clínica, por eso luego de lograr cruzar el río, con bastante dificultad lo sacamos entre mi cabo Perlaza y yo, y al llegar hasta el carro, lo montamos y lo llevamos a la clínica, yo me quedé también porque no me sentía bien. Los médicos dijeron que era agotamiento, por el peso del equipo  mojado y el del Mayor”.

De esa forma, salieron los bomberos del lugar, huyendo de las detonaciones. Por lo que esperaron que estas cesaran para poder inspeccionar y liquidar cualquier foco de incendio.

Hasta el cierre de esta edición, se supo por las autoridades, que iban a espera hasta el día de hoy, a que llegara una comisión de antiexplosivos provenientes de otras ciudades, para que hiciera un barrido metro a metro, con el fin de verificar que no quedara ningún explosivo latente en el sector.

De igual forma, presuntamente llegaría una comisión de investigadores de incendios del CTI de la Fiscalía, quienes estarían encargados de investigar que generó el incendio, para tomar las medidas correspondientes.

 

HASTA EL SITIO llegaron seis máquinas y 60 unidades del Cuerpo de Bomberos Voluntarios

 

 

DECLARACIONES DE LA ALCALDÍA

Por su parte, Jaime Avendaño, director de la Oficina para la Gestión del Riesgo y Cambio Climático indicó que, “por la situación que se presentó realizamos la  evacuación de un perímetro en un kilómetro de radio, esto por protocolo y prevención. Los barrios afectados fueron: Manzanares, La Tenería, Puerto Mosquito, Santa Cecilia, Quintas del Prado, Bellavista, Miramar, San Pablo y El Prado. Debemos decir que esta bodega era un lugar complementarte seguro, resguardado y adoptado para este tipo de situación”.

Asimismo, señaló que, “no tenemos reporte de ninguna persona herida, solo afectados.  Las personas que fueron remitidas a clínicas presentaron en algunos casos: inhalación de humo, crisis por el pánico y agotamiento”.

 

De acuerdo con el informe de las autoridades militares en la  bodega se almacenaba unas 350 unidades de granadas aproximadamente de diferente calibre.

También podría gustarte