El río dejó desolación y miseria

El alcalde de Santa Marta Rafael Martínez estuvo recorriendo los barrios inundados y prometió ayuda a los damnificados.

Los organismos de socorro público estiman que el desbordamiento del afluente que inundó a más de 20 barrios deja más de 3 mil familias damnificadas.

 

El desbordamiento del río Manzanares y la inundación de más de 20 barrios de la ciudad ha dejado un panorama de desolación y miseria.

Centenares de familia lo perdieron todo. Sus enseres se los llevó la corriente y los que alcanzaron a salvarse, quedaron inservibles como consecuencia del lodo y barro que trajo consigo la fuerza de las aguas del afluente.

Lo que ocurrió en la madrugada de ayer hizo recordar a la tragedia que se vivió 16 años atrás cuando el río Manzanares se desbordó en iguales circunstancias a la del viernes

Se desbordó el río Manzanares los cual sorprendió a quienes habitaban a sus laderas, quienes apenas pudieron buscar partes altas para resguardarse.

Nuevamente los sectores de la Avenida del Río a la altura del barrio Las Malvinas, Simón Bolívar, Villa Universitaria, Pamplonita, Las Vegas, Tayronita, Villa del Carmen, Villa del Río, Minuto de Dios y María Eugenia fueron los más afectados.

La Defensa Civil, la Cruz Roja, el Cuerpo de Bomberos, la Oficina para la Gestión de Riesgo y Cambio Climáticos estuvieron ayudando a toda la ciudadanía con linternas de mano, frazadas y cabuyas para atender la emergencia.

AFECTADOS

María Soto, residente del barrio Simón Bolívar hoy se encuentra en el segundo piso del colegio Rodrigo Galván sede Simón Bolívar, aseguró “esto fue muy rápido no dio tiempo de nada cuando fue que vimos el agua. Yo estaba haciendo la cena y cuando escucho el río era tarde; lo que tenemos aquí es la ropa todo se nos perdió la estufa, la nevera, a mí me sacaron los vecinos junto con mis nietos, en mi casa vivimos tres familias y todo lo perdimos”.

Por su parte, María Barrios, habitante del barrio Pamplonita indicó “es el momento más desastroso que he podido tener en mi vida, aquí tenemos dos niños, pero gracias a Dios no prestaron los servicios y nos dejaron subir a los niños a un segundo piso, como la cocina es más alta alcanzamos a montar algunas cosas, pero el agua alcanzó ese nivel, Los colchones, lavadora y todo se nos fue solo quedamos con las cama, los largueros y algunas cosas que pudimos rescatar, era las 9:00 de la noche cuando el agua se nos metió”.

Jorge Viña, quien lleva 37 años de estar viviendo en el barrio Las Malvinas afirmó “cuando el río comenzó a crecer y cuando se desbordó yo no me encontraba en la casa porque estaba atendiendo un accidente de mi hijo que se encontraba en la clínica, mis hijas me llamaron y me dijeron papi se salió el río, y yo les dije ya saben lo que tienen que hacer; esto es como cuando uno le da fiebre y se toma la pastilla se le pasa y ya él no se va a quedar eternamente crecido, el viene entra y sale, entonces les dije ya ustedes saben los trabajos que corresponde suban las cosas que más se pueden dañar, porque lo que es la nevera y la estufa eso se lava”.

Por otra parte una habitante del barrio Las Malvinas dijo: “aquí vivo con mi familia mis nietos hijos y bisnietos, así el río crezca 20 veces yo no lo cambio, en el 1986 cuando el río se desbordo me quisieron reubicar pero les dije que no, aquí sigo y seguiré”.

ORGANISMO DE SOCORRO

Eduardo José González, Director Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, aseguró “es una respuesta de manera inmediata, del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo, venimos en primer lugar a enterarnos de la situación real y conocer todo de antemano, después de la evaluación que se ha tenido en este par de días, a recibir el informe y, por supuesto, complementar la ayuda que se vienen dando”.

Según el Director Nacional del Sistema de Gestión del Riesgo, lo que viene ahora, en el Puesto de Mando Unificado que instalaron en Santa Marta, es realizar un balance y analizar las peticiones del Distrito, que pueden ser desde gestionar subsidios de arriendo para los damnificados hasta materiales para la reconstrucción de viviendas destruidas.

González también informó que esta ola invernal ha dejado 303 mil personas afectadas y 113 que lamentablemente han perdido la vida.

“Un total de 22 barrios y 2.302 familias resultaron afectadas durante las lluvias de este jueves y 390 viviendas vieron comprometida su infraestructura por inundaciones que superaron el metro de altura, otras 1.910 residencias reportaron inundaciones de menor severidad por desbordamientos de los ríos Manzanares y Guachaca; Hasta el momento se tiene registro de dos inmuebles colapsados”, expresó Jaime Avendaño.

Según informó la Defensa Civil, el alto nivel del afluente se debió a las precipitaciones sobre el macizo montañoso de la Sierra Nevada durante gran parte del día anterior.

El mayor Eduardo Vélez indicó “estuvimos en el barrio Simón Bolívar donde 326 viviendas y 500 familias resultaron afectadas por la creciente del río Manzanares un promedio de 1.800 personas, además aquí la prioridad es de salvar vidas, y hacer un recorrido por las casas que están a punto de colapsar, no tenemos un dato general de cuantos son los afectados porque ayer incremento por el desbordamiento del río, pero hasta el mes de diciembre estaremos con lluvia”.

El alcalde distrital Rafael Martínez estuvo de visitas en los diferentes barrios afectados por el desbordamiento del río Manzanares.

También podría gustarte