“El Paisa”, primer ex Farc que se iría de la JEP

“El Paisa” participó en 1996 en el asalto a la base militar Las Delicias en Puerto Leguízamo, Putumayo. Este ataque dejó 30 militares muertos, 16 heridos y 60 más secuestrado

 

La participación de Hernán Darío Velásquez, “el Paisa”, en el Acuerdo de paz, siempre ha estado cubierta por un manto de dudas. El exjefe de la columna élite de las Farc, la Téofilo Forero, señalada de los más grandes ataques en el país, no envió su informe de compromiso con la reincorporación a la Justicia Especial para la Paz, JEP, y este tribunal le abrió un proceso por desacato.

En el auto 65, del 24 de octubre de 2018, emitido por la JEP, quedó consignado que “la Sala (de Reconocimiento de Verdad, de Responsabilidad de los Hechos y Conductas) cuenta con indicios graves de incumplimiento intencional del régimen condicionalidad por parte de Hernán Darío Velásquez, que dan lugar a la apertura de un incidente de verificación del cumplimiento”.

Los puntos a los que hace referencia esta justicia transicional son el llamado de la JEP a “el Paisa” por los casos de secuestro, asunto al que no compareció; acto seguido, el tribunal lo llamó a comparecer, pero el excomandante guerrillero no lo hizo, no nombró abogado del caso, ni solicitó un defensor de oficio. Hasta la fecha no cuenta con un representante, además, sigue sin comparecer ni notificarse personalmente.

Más allá de las fallas señaladas por la JEP, el analista del conflicto armado, Juan Carlos Ortega, considera que la falta más grave del exjefe guerrillero “es que no ha aportado a la verdad, y su salida del Espacio Territorial de Reincorporación (ETCR) y la incógnita de su paradero, son las razones fuertes que considera la justicia transicional sobre su falta de compromiso con el Acuerdo”.

Si bien, permanecer en los ETCR no es una obligación, para la Misión de Verificación de la ONU, con esta salida incumple el pacto de contribuir activamente a garantizar el proceso de reincorporación de las personas que tenía a cargo.

 

¿Qué sigue para “el Paisa”?

Conocidos los incidentes con el excomandante guerrillero, el presidente de la República, Iván Duque, expresó que si Velásquez no está en el proceso “se está burlando de los colombianos y si está en actividades criminales, que le caiga todo el peso de la ley”.

De comprobarse los señalamientos de incumplimiento, “el Paisa perdería los beneficios que le otorga la justicia transicional, pasaría a la justicia ordinaria y según lo establecido en el Acuerdo de Paz, podría obtener las penas máximas por el delito de secuestro, las cuales irían hasta 40 años de prisión, esto sin sumarle otros delitos cometidos por la estructura guerrillera que dirigió por 20 años.

De darse la salida del sistema de justicia transicional de “Oscar Montero”, sería un duro golpe para Farc debido a la importancia del exjefe cuando era guerrilla y ahora como partido político.

Montero coordinó la columna Téofilo Forero en los más crueles ataques en Colombia: la bomba al Club El Nogal en febrero de 2003, el secuestro de los diputados del Valle en abril de 2002, la masacre de nueve concejales en Rivera, Huila; secuestro del avión Aires, entre otros.

Además, la importancia de “el Paisa” en las Farc radicó en que era uno de los jefes que más dinero y armas envió al Secretariado, fruto de los negocios derivados de los cultivos de uso ilícito. Por estas razones, ante los rumores de que Montero no se “subía al tren de la paz”, fue llevado a Cuba para mostrarle los beneficios del Acuerdo.

El asesor de paz de la red Prodepaz, Luis Eduardo Celis, analizó que todo lo que signifique dificultades por parte de integrantes de Farc para concurrir a la JEP, “les resta credibilidad, que de por sí está muy menguada, pese a su compromiso con transformarse en una fuerza política civil”.

El especialista agregó que, si “el Paisa” u otro integrante de Farc no logra una reincorporación a la vida civil y a la legalidad, es un debilitamiento para el partido político.

 

El enredo con la JEP

Al tema del presunto incumplimiento por “el Paisa” se suma otro capítulo y es que al principio desde la JEP se expresó que Montero sí había comparecido junto a los otros 30 jefes de Farc que fueron llamados por este tribunal.

Durante la primera audiencia del caso 001, realizada en julio pasado, el abogado Miguel Ángel González Reyes, del sistema autónomo de asesoría y defensa de la JEP, ejerció la representación de “el Paisa”, sin embargo, explicó ante los magistrados que Velásquez no le había hecho llegar el poder “debidamente diligenciado”.

Al término de la audiencia, la magistrada Julieta Lemaitre, presidenta de la Sala de Reconocimiento, dijo en rueda de prensa que “todas las personas citadas allegaron documento con firma y huella mostrando su deseo de comparecer ante esta jurisdicción”.

Y minutos más tarde, en entrevista con EL COLOMBIANO explicó que el excomandante guerrillero sí había entregado documentos, pero no estaba autenticado mediante notario público, “aunque parecía tener su huella y firma”

No obstante, en el auto hecho público ayer, se lee que “no compareció personalmente, ni nombró abogado de confianza. Hasta la fecha el señor Velásquez no tiene representación legal ni comparece a notificarse personalmente frente a las decisiones adoptadas en este caso”.

El silencio de “el Paisa” frente a su compromiso con el Acuerdo, y el desconocimiento de su paradero, llevaría a que el exjefe guerrillero fuera el primer alto mando en ser expulsado de esta justicia transicional que busca aclarar las causas que dieron origen al conflicto armado.

 

El Colombiano

También podría gustarte