‘La salud en Colombia, es una vagabundería criminal’

263

La crisis de la salud en el país no da espera, por eso la Defensoría del Pueblo reclama acciones inmediatas del Estado.

DICE EL DEFENSOR DEL PUEBLO:

Las violaciones de derechos humanos en Colombia vienen por cuenta de diferentes causas. Desde las inhumanas filas que deben soportar miles de usuarios de EPS para conseguir una cita médica, hasta el reclutamiento forzado y el secuestro que siguen azotando diferentes regiones en el territorio nacional.

En diálogo con HOY DIARIO DEL MAGDALENA y la Agencia Colprensa, el Defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, habla sobre cómo viene trabajando desde la entidad que preside para evitar que sigan sucediendo tales violaciones. El jefe del órgano defensor señaló que el derecho más importante en Colombia es la vida.

– En medio de las conversaciones que el Gobierno Nacional adelanta con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), aún se siguen manifestando hechos delictivos por parte del grupo guerrillero, como el reclutamiento forzado a menores de edad que ustedes han denunciado…

 Todos los días el ELN y el EPL reclutan a los niños, por eso le hemos venido diciendo al ELN no más reclutamiento, eso sería un buen gesto, no con el Gobierno del Presidente Iván Duque, sino con la sociedad en general, a nadie le pueden prohibir la movilidad y menos para pedir dinero.

Ustedes como Defensoría han sido participes de múltiples situaciones que vinculan a ese grupo ilegal. ¿Desde el alto Gobierno se ha mencionado cómo va esa negociación?

Los procesos de paz son negociaciones privadas entre el Gobierno y estos grupos armados. La labor de la Defensoría es acompañar ante cualquier llamado. El ELN nos llamó para recibir a la personas secuestradas en el Chocó y en Arauca, acudimos no por nada distinto de nuestra labor.

El EPL es uno de los grupos armados que delinque en la región del Catatumbo, en Norte de Santander, donde se vienen presentando una serie de violaciones de derechos humanos. ¿Cuáles son las alertas que ha dejado la Defensoría por esos hechos?

La Defensoría siempre ha estado con las comunidades del Catatumbo. El mensaje ha sido claro para los grupos violentos que buscan tener el poder de la zona: basta ya del asesinato entre colombianos. Personalmente he visitado la zona. Fui a El Tarra, en la ‘Caravana S.O.S. Catatumbo’ del 26 de marzo, era el lunes santo. Acompañamos a los obispos de Tibú y Ocaña, alcaldes y líderes sociales en ese clamor de paz.

Hace pocos días se conoció el rapto del pequeño Cristo José, entidades gubernamentales inicialmente dieron información errada sobre su liberación. ¿A qué se debió esto?

 Tuvimos una información de base donde nos informaron que el niño había sido liberado. Lo que pasa es que en Colombia tenemos que tratar de borrar de nuestra faz el secuestro.

¿Pero qué información tienen ustedes del rapto, quiénes fueron los responsables?

En razón a Cristo José no tenemos ninguna información precisa, afortunadamente tenemos una Fiscalía fuerte quien nos podrá decir quiénes fueron los actores de este hecho.

Cristo José no ha sido el único niño víctima de secuestro, en Santa Marta hay otro niño al parecer secuestrado. ¿Qué saben de él?

 Albertico Cardona, hemos estado dando acompañamiento psicosocial a la familia permanentemente. Hemos estado en la zona, pero no tuvimos mayor información. No quisiera que me volvieran a preguntar por secuestro en Colombia.

Hace unos días fue viral un video en el que miembros de la Policía golpeaban a jóvenes en una correccional en Bogotá. ¿La Defensoría ha generado alguna alerta de esto?

Lo que ha venido ocurriendo en El Redentor y en el Valle de Lili, donde niños y niñas infractores están purgando una pena, es que esos centros los maneja el Bienestar Familiar, pero ese instituto no debería tener esa función, eso debe estar a cargo de otras entidades, a mi juicio no sé de cuál pero no debe ser de Bienestar Familiar. Lo que sí es claro es que lo que ocurrió en El Redentor no puede volver a ocurrir.

¿Cómo ve la Defensoría la situación de hacinamiento en las cárceles del país? ¿Cuál podría ser la solución para esta problemática?

Lo que se trata es de que se haga una política pública que deberá establecer este Gobierno, en donde se concesionen cárceles, hacer más cárceles. Establecer una política diferente en la que se establezca que no todos los eventos son una detención intramural sino fuera de establecimiento carcelario.  

Precisamente, los colombianos no son los únicos que padecen el hacinamiento. Durante el fin de semana pasado, la Procuraduría dejó en evidencia vulneraciones de derechos humanos en estos centros de reclusión a los Venezolanos. La Defensoría en su momento alertó sobre la oleada de venezolanos que estarían en el país. ¿Qué ha hecho el organismo para apoyarlos?

La Defensoría del Pueblo desde el año pasado advirtió que la población de venezolanos llegaba a casi un millón de personas, luego de eso el defensor viajó a visitar el Alto Comisionado de Derechos Humanos. Nosotros visitamos los siete puntos fronterizos, pero además nos caminamos la frontera y nos dimos cuenta del alto volumen que tenía.

Luego se logró con Migración Colombia que pudiéramos ejercer un gran censo y con eso, el Gobierno que entra está estableciendo unas políticas públicas para la atención de los venezolanos.

La Defensoría del Pueblo le ha puesto la lupa a todas las problemáticas del país, eso también compromete al sector salud que se encuentra en un estado crítico…

 Lo que ocurre con la salud de Colombia es una vagabundería criminal, porque a todo el mundo le toca hacer cola para poder tener un servicio, pero ni siquiera haciendo la cola podemos mantenerlo. Nosotros somos la única entidad que defiende los derechos humanos en Colombia y es parte de nuestra órbita que esos derechos no se vulneren.

 Hace pocos días se generó una alerta debido al servicio de salud que presta la entidad promotora Medimás EPS. Usted como defensor asistió a un mesa técnica junto con otras entidades. ¿Qué salió de esta reunión?

Yo mostré una preocupación porque el ciudadano no tiene un acceso a la salud. Si no es por el trabajo que hacemos en la Defensoría del Pueblo, en las personerías y presentamos miles de tutelas, a las personas no les dan la debida atención, por eso he venido diciendo que eso es una vergüenza criminal, no son todas las EPS ni IPS pero tenemos que desnudar a los que no prestan un buen servicio.

El año pasado citamos al presidente de Medimás y le dijimos: ‘usted no está cumpliendo. – Es que yo llevo 45 días, nos dijo –. Para la Defensoría no es problema usted cuánto lleve en su cargo, usted recibió cinco millones de usuarios, usted tiene que atenderlos’.

¿Las alertas que genera la Defensoría han sido acatadas de manera eficaz, precisamente ahora que entró un nuevo Gobierno?

 El Presidente visitó los organismos de control antes de su posesión, eso ya habla de lo que quiere este Gobierno. Hoy buscamos entre todos consolidar un trabajo conjunto en temas específicos como la protección de la vida de los líderes sociales.

Al tiempo hemos reiterado nuestro mensaje sobre la importancia de atender las Alertas Tempranas que emitimos. Ese trabajo permanente con la comunidad, esa información de primera mano que tenemos y que plasmamos en esos documentos, son una herramienta indispensable para evitar nuevos casos de violencia.

Acaba de mencionar algo importante no solo para la entidad sino para el país, los líderes sociales…

 Nosotros seguimos en nuestro trabajo. Precisamente, el 22 de agosto teníamos una cifra de 343 líderes sociales, pero ahora estamos cruzando información de una cifra cercana a veinte ciudadanos más que han caído. Tenemos que seguir trabajando para que en Colombia no se sigan vulnerando los derechos de los líderes sociales.

Qué decir de la reincorporación de los exmiembros de las Farc…

Nosotros hicimos tres informes durante el año pasado. A la reincorporación hay que tenerle paciencia como a la paz. El país, la sociedad y el Gobierno no estaban preparados para atender entre 7.000 y 11.000 personas, entonces tenemos que seguir trabajando para apoyar la reincorporación

Muchos de los reinsertados se han quejado de incumplimento por parte del Gobierno Nacional, ustedes en sus visitas han encontrado vulneración de los Derechos Humanos…

No, tal vez en las primeras visitas, en especial cuando visité el Guaviare hablé de los niños de la paz, había vulneración de las personas que estaban por nacer, por lo que pedí que las mujeres embarazadas fuesen atendidas en el Hospital Militar.

La Defensoría está por recibir una considerable suma de dinero. ¿Para qué serán destinados estos recursos?

 Ese es un programa que tenemos con el Banco Interamericano de Desarrolllo (BID), es un programa de 18 millones de dólares a cinco años que se van a destinar exclusivamente en volver esta entidad más cercana a la comunidad por medio de la tecnología./Colprensa

También podría gustarte