Decomisadas 6 toneladas de carne venezolana

352

La carne ilegal se transporta ocultas bajo las sillas de los buses en bolsas negras con otros objetos.

Estas aprehensiones han dejado como resultado 7 capturas por los delitos de corrupción de alimentos y violación de las medidas sanitarias.

 

Bajo el plan de choque ‘El que la hace la paga, seguridad con legalidad’, la Policía Nacional a través de la Policía Fiscal y Aduanera, ha decomisado en el departamento del Magdalena un total de 6.3 toneladas de carne ilegal procedente de Venezuela que no cumplen con las medidas sanitarias.

Este alto porcentaje de carne decomisada se ha realizado en 63 incautaciones en los puntos de control permanente en el sector de la vereda las Tinajas jurisdicción del área metropolitana de Santa Marta; y en la ‘Y’ de Ciénaga a buses, vehículos que transitan en este eje vial. El objetivo de estas labores es evitar malas prácticas que ponen en riesgo la salud de los ciudadanos, teniendo en cuenta que la carne ilegal se transporta oculta bajo las sillas de los buses en bolsas negras con otros objetos, como bolsos pequeños con el fin de evadir los controles de las autoridades de control.

Estos procedimientos han dejado como resultado 7 capturas, 4 de ellas por el delito de corrupción de alimentos y violación de medidas sanitarias y 3 por violación a medidas sanitarias, si bien las carnes se incautan porque no cumplen con las medidas fitosanitarias, muchas de ellas están en descomposición y sin los requisitos establecidos por la Ley para su transporte y distribución. Por lo tanto, la Polfa recomienda a la ciudadanía comprar la carne en lugares formales donde hagan buenas prácticas de higiene y medidas de protección a este producto.

IDENTIFICACIÓN DE LA CARNE

Es de anotar que la carne ilegal es identificada por las malas condiciones de almacenamiento y de transporte que no cumplen con las normas establecidas por el Ministerio de Salud, el Invima y el ICA; tales como no contar con el sistema de refrigeración que garantice la temperatura reglamentaria, además de no tener una autorización sanitaria que soporte su expendio y de no poseer los soportes documentales como guías que estén aprobadas por las autoridades competentes que vigilen este tipo de procedimientos.

EL CLAMOR DE LOS GANADEROS

Ante esta marcada problemática del contrabando de carne venezolana, los ganaderos del Magdalena hacen un llamado a las autoridades para que incrementen los controles, si bien esta es una situación genera grandes perjuicios a la salud y a la economía de la región. Así lo aseguró, Daniel Murcia, director ejecutivo de la Asociación de Ganaderos del Magdalena (Asogamag).

“En el caso del Magdalena, nos vemos afectados por la cercanía con La Guajira, exactamente a la ciudad de Maicao llegan diariamente sin ningún control grandes cantidades de carne a la plaza de mercado, allí es vendida a un bajo precio, de tal forma que muchas personas la traen en maletas, cajas, sin ningún tipo de refrigeración y la introducen en la ciudad de Santa Marta, generando graves consecuencias para el comercio formal que si cumple y hace inversiones para garantizar el buen manejo de la carne en pro de la salud de los consumidores”.

Destaca el ganadero que auncuando la Policía Fiscal y Aduanera ha desarrollado una labor importante, “falta el complemento que son las demás especialidades de la Policía que no han querido vincularse al problema, esa falta de integración es la que ha permitido que no se logre el cometido. Lo otro es la actuación de la misma Policía Nacional en los mataderos clandestinos, donde no se están ejecutando ningún tipo de medidas, entendiendo que el Código de Policía les obliga a hacer los procedimiento de manera autónoma e independiente sin requerir la intervención de ninguna otra autoridad”.

Explicó además  el productor pecuario que también “hay una segunda parte del problema que consiste en el abigeato que son animales sacrificados en sitios clandestinos, algunas veces con conocimiento de las autoridades sin que se tomen las medidas pertinentes y esta actividad sin control sanitario causa una doble problemática, primero la afectación a la propiedad privada de los ganaderos como problema de orden público y lo segundo es el problema sanitario que es carne que es introducida en cajas y costales  a las plazas de mercado”.

LAS PÉRDIDAS ECONÓMICAS

Todas estas situaciones han causado graves pérdidas económicas a los ganaderos, si bien la carne ilegal y de abigeato es vendida a un precio muy inferior a lo normal y eso ha causado que el precio baje, también el ganado de procedencia ilegal es vendido mucho más barato y por ende se afecta el comercio normal de los ganados.

Daniel Murcia, señaló además que “la aparición de la fiebre aftosa en los departamentos de Cesar y La Guajira añade pérdidas a los productores pecuarios, dado que la suspensión de las exportaciones que antes generaba importante ingresos lo que está generando ahora es sobre producción en Colombia y con ello un ‘bajón’ en el precio, ahí es donde viene la cuenta de cobro para los ganaderos del Magdalena, tenemos pérdidas considerables por culpa del contrabando y la falta de control, pérdidas por el abigeato y el sacrificio clandestino y pérdidas por la presencia de la fiebre aftosa”.

Así mismo, expendedores de carne, como Johnny López, expresa que las pérdidas económicas son sustanciales porque “las personas en muchas ocasiones deciden comprar carne más económica en lugares no autorizados, compran es carne venezolana, sin saber el daño que esto les puede ocasionar a la salud, sólo por ahorrarse mil pesos, sabemos que las autoridades están haciendo controles pero aún falta”.

EL PELIGRO DEL CONTRABANDO

Ganaderos explican que el peligro del contrabando radica en que cuando una carne pierde la cadena de frío se genera un proceso de desarrollo bacteriano y cómo a esta carne de contrabando le adicionan químicos para sostenerle su estado aparentemente rojo testo n trae consecuencias a la salud.

“La única alternativa de solución está prevista por la Ley que es que reúna el Comité Técnico de la Carne a nivel del Magdalena y Santa Marta que se interrelacionen todas las autoridades y ahí si podemos lograr proteger un derecho a la salud de los colombianos. Nosotros tenemos fe que si podemos recuperar de tantas pérdidas pero sólo si las autoridades nos ayudan, sobre en este Departamento que es completamente ganadero, ya hemos solicitado por acciones de cumplimiento que se cumpla con la normativa y se controlen estos fenómenos del abigeato y sacrificio ilegal de ganado”, concluyó Daniel Murcia.

También podría gustarte