Playas de Santa Marta, con una alta presencia de microplásticos

En la playa ‘Los Cocos’, aproximadamente el 60% de los residuos corresponden a residuos plásticos, seguido de vidrio y luego metal.

Corpamag adelanta con Invemar un convenio sobre las condiciones ambientales de la zona marino-costeras del Magdalena.

 

Los resultados de un estudio adelantado por la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag) y el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Invemar) indican que hay una alta contaminación con microplástico en algunas de las playas de Santa Marta, lo cual demanda la toma de conciencia de parte de la ciudadanía en lo que corresponde al uso del plástico en las actividades cotidianas.

Los resultados de esos estudios corresponden al convenio No 211 de 2017, suscrito entre Corpamag y el Invemar, y que hace referencia a la necesidad de ‘Evaluar la calidad del recurso hídrico marino costero del departamento del Magdalena en el marco del programa nacional de monitoreo de la REDCAM’.   Y dentro del convenio, se ejecuta el proyecto que tiene como objetivo la medición de basura marina y microplásticos en las playas turísticas del Magdalena.

Los muestreos se llevaron a cabo en 6 playas turísticas del departamento, a saber, Playa Cristal, Playa Neguanje, Playa Taganga, Playa Camellón, Playa El Rodadero y Playa Los Cocos. Para cada estación de muestreo, se realizó monitoreo de basura marina flotante y microplásticos (Pequeñas partículas de plástico que no superan los 5 milímetros de tamaño) en agua superficial y en sedimentos de playa.

De acuerdo con los resultados preliminares de los monitoreos de basura marina realizados hasta la fecha, los residuos plásticos fueron los más abundantes en todas las playas evaluadas.

LA CONTAMINACIÓN EN PLAYA LOS COCOS

En la playa ‘Los Cocos’, el muestreo de basura marina y microplásticos en sedimentos se hizo en tres transectos distribuidos a lo ancho de la playa. En cada transecto se delimitaron 3 cuadrantes de 3 metros x 3 metros, ubicándose uno en la zona activa (línea de más baja marea), uno en la zona de reposo (en la mitad del ancho de la playa, donde se ubican las carpas turísticas) y uno en la zona de servicio (en la zona alta de la playa).

De tal forma que el estudio muestra que para la playa ‘Los Cocos’, en la zona de servicio, aproximadamente el 60% de los residuos corresponden a residuos plásticos, seguido de vidrio y luego metal. Para la zona de reposo, aproximadamente el 90% de los residuos corresponden a los residuos plásticos y el restante a residuos de metal. Para la zona activa, aproximadamente el 80% corresponde a plásticos, seguido de residuos de vidrio, luego de metal y, por último, residuos de papel.

También, los resultados parciales, con base al monitoreo de microplásticos en sedimentos, arrojaron 456 microplásticos, donde los más cuantiosos que se encuentran son los fragmentos y espuma seguido por los filamentos y los films. Estos microplásticos se derivan de la fragmentación de bolsas plásticas, botellas, tazas y otros elementos de cocina plásticos, espumas de icopor y filamentos de cuerdas, nylon de pescar, lona, lana, entre otros.

LO QUE DICE EL INVEMAR

El Invemar destaca el 80 % de la contaminación en los océanos está causada por los seres humanos, 8 millones de toneladas de plástico al año acaba en nuestros océanos, causando estragos en la vida silvestre, la pesca y el turismo.

La contaminación por plástico está costando a nuestros océanos la vida de un millón de aves marinas y de 100 000 mamíferos marinos al año. Los peces comen el plástico de los océanos y nosotros nos comemos después estos peces.

El plástico genera gastos de 8000 millones de dólares en daños a nuestro ecosistema marino, cada año. Por ello apoya todas las iniciativas que busquen prevenir la contaminación por plástico y proponer soluciones para unos océanos más limpios. La polución por plástico está causando enormes daños a nuestros recursos marinos; entre otros.

LA CONTAMINACIÓN MARINA

También, el Invemar establece que las áreas costeras de la región del Caribe presentan un alto grado de contaminación causado principalmente por desechos domésticos, industriales, oleosos, agroquímicos, descargas de los ríos y basuras. Los vertimientos domésticos no están sujetos a tratamiento y llegan directamente o a través de los ríos a las aguas costeras. Tal es el caso del río Magdalena, que drena la hoya hidrográfica del mismo nombre, constituida por 31 afluentes, de los cuales el Cauca y el Bogotá, son los mayores receptores y conductores de toda clase de contaminantes.

La problemática de la contaminación marina y su marcada influencia en la ‘salud’ de los ecosistemas costeros, está estrechamente relacionada con el aumento creciente de las poblaciones que habitan las zonas costeras y de igual forma, con el incremento de las actividades domésticas, agrícolas e industriales que, por el mal manejo e inadecuado control de los desechos sólidos y líquidos, afectan el medio marino con significativas implicaciones a nivel ecológico, socioeconómico y de salubridad.

LAS LABORES ADELANTADAS

Ante estas problemáticas de contaminación, el Invemar en el marco de Red de Vigilancia para la Conservación y Protección de las Aguas Marinas y Costeras de Colombia  (REDCAM), ha desarrollo cursos académicos donde se abordan temas relacionados con la contaminación marina, atención de emergencias ambientales marinas y costeras, toxicología acuática y la evaluación de impacto ambiental como un instrumento para identificar, describir y valorar los efectos directos e indirectos de la contaminación en el ambiente marino.

En el departamento del Magdalena, a través de la REDCAM, se monitorean y miden parámetros contaminantes como plaguicidas, hidrocarburos y metales pesados, con el objetivo de evaluar la influencia de  la actividad portuaria, turismo, erosión, agricultura, ganadería, transporte marítimo, vertimientos domésticos sobre la calidad del recurso hídrico marino-costero.

 

También podría gustarte