Tras 11 horas de agitado debate, concejo aprobó venta de activos de EPM

365

Con 16 votos a favor y cinco en contra, el Concejo de Medellín aprobó este martes a las 2:00 a.m. el proyecto de acuerdo 150 y autorizó la enajenación de activos de EPM para superar la contingencia en Hidroituango.

Votaron a favor los concejales Ramón Acevedo, Jaime Mejía, Jaime Cuartas, Aura Marleny Arcila, Ricardo Yepes, Manuel Alejandro Moreno, Rober Bohórquez, Jesús Aníbal Echeverri, Fabio Humberto Rivera, Daniel Carvalho, Daniela Maturana, Carlos Alberto Zuluaga, Jaime Moncada, Álvaro Múnera, Simón Molina y Nataly Vélez.

En contra se manifestaron Héctor Preciado, María Paulina Aguinaga, Luz María Múnera, Bernardo Alejandro Guerra y Santiago Jaramillo.

El concejal Guerra radicó una enmienda para que se excluyera la venta del 10,1 % de acciones que EPM tiene en ISA. La enmienda fue negada con 17 votos en contra y cuatro positivos.

Con la autorización del Concejo, EPM podrá sacar a la venta su participación accionaria en ISA (10,1 %). Así mismo, otras participaciones minoritarias en Promioriente, Gas Natural del Oriente, Hidroeléctrica del Río Aures, Gestión Energética, Emgensa, Terpel, Corporación Financiera Colombiana S.A., BBVA Colombia, Banco Davivienda S.A y Acerías Paz del Río S.A.

De otra parte, en su sesión del 31 de julio de 2018, la Junta Directiva de EPM aprobó enajenar las participaciones indirectas en las sociedades chilenas Aguas de Antofagasta S.A. (100 %), y el Parque Eólico Los Cururos Ltda (100 %).

 

Hechos que marcaron el debate

La lectura del informe de ponencia comenzó a las 3:15 p.m. En las primeras de cambio, la concejala Luz María Múnera pidió a la presidencia avanzar en la discusión y desistir de la lectura del informe de ponencia. Con 12 votos en contra y cinco a favor, la plenaria negó esa petición y pidió al secretario del Concejo continuar con la lectura de 187 páginas.

El hecho levantó los ánimos en el recinto. Los asistentes silbaron y rechazaron la decisión con consignas en contra de los corporados y de la venta de activos. Entre otros coros, gritaron: “Debate sí, circo no”, “Debate, debate, debate”. En un momento se pusieron de pie y dieron la espalda. Luego contaron el coro y la primera estrofa del himno antioqueño.

En al menos cuatro ocasiones la presidenta del Concejo, Aura Marleny Arcila, llamó a la cordura y pidió calma en las tribunas. Pero como los ánimos seguían exaltados, Arcila citó el parágrafo del reglamento que la avalaba para expulsar a los asistentes que agredieran verbalmente a los concejales o invitados a la sesión. Varios patrulleros de la Policía ingresaron a las tribunas para hacer cumplir el mandato.

La lectura, a dos voces, entre el secretario y el subsecretario del Concejo, terminó 6 horas y 10 minutos después. A las 9:25 p.m., la presidenta Arcila dijo: “Ahora sí comenzamos el debate”.

El coordinador de ponentes, Simón Molina, intervino a las 9:30 p.m. Después le siguieron Luz María Múnera (9:49 p.m.), John Jaime Moncada (10:14 p.m.), Bernardo Alejandro Guerra (10:26 p.m.), Ricardo León Yepes (11:05 p.m.), Héctor Francisco Preciado (11:15 p.m.) y María Paulina Aguinaga (11:27 p.m.).

A las 11:50 p.m. se levantó la sesión permanente y se citó de nuevo para las 12:05 a.m. Luego continuaron las participaciones de Ramón Emilio Acevedo (12:13 a.m.), Álvaro Múnera (12:27 a.m.), Jesús Aníbal Echeverri (12:37 a.m.) y Santiago Jaramillo (12:50 a.m.).

Después siguieron las intervenciones de personas inscritas de la comunidad. Hablaron Beatriz Elena Salgado (1:01 a.m.), Javier Gaviria (1:04 a.m.), Yamid López (1:10 a.m.), Víctor Hugo Quintero (1:15 a.m., lo hizo de espaldas a los concejales), el exviceministro Daniel Quintero (1:20 a.m., le puso un queso de gran tamaño al gerente de EPM en su escritorio) y Hugo Silva (1:33 a.m.).

A la 1:43 a.m. empezó la intervención del gerente de EPM, Jorge Londoño De la Cuesta, y con su participación se cerró la discusión.

 

Las críticas más fuertes

La concejala Luz María Múnera, que ambientó el comienzo de su intervención con la canción “Café y petróleo” de Ana y Jaime, lanzó fuertes críticas contra la actual gerencia de EPM y la Alcaldía de Medellín.

“Van a vender por si acaso porque no se sabe el desastre de Hidroituango hasta dónde va llegar. Tienen una estimación preliminar. Es decir que vamos a enajenar el patrimonio público con base en una incertidumbre. Qué irresponsabilidad tan grande”, opinó.

Al gerente Jorge Londoño De la Cuesta, a quien le cuestionó determinaciones administrativas, le dijo: “A usted poco le importa la miseria de esta ciudad”.

El concejal Bernardo Alejandro Guerra explicó las razones por las que no apoyó el informe de ponencia positiva del proyecto de acuerdo 150. Criticó la aplicación del polígrafo por parte de EPM y exhibió un correo electrónico, con fecha del 19 de julio de 2018, que lleva por asunto: “Elementos de las calificaciones de riesgo versus decisiones de desinversión”.

Según Guerra, el correo habla de los parámetros de las calificadoras de riesgo, pero se abstuvo de leerlo. “Este documento que está en mis manos también amerita que se aplique el polígrafo, para ver quién me lo entregó”, dijo con sarcasmo.

También señaló: “Es muy incómodo aprobar una desinversión de activos para solucionar un problema que no se generó en los gobiernos de Federico Gutiérrez y Luis Pérez, sino en los gobiernos de Aníbal Gaviria y Sergio Fajardo, porque el plan de aceleración en Hidroituango se firmó el 23 de diciembre de 2015”.

María Paulina Aguinaga, por su parte, dijo que el problema actual de iliquidez de EPM no solo se debe a la crisis en Hidroituango, sino a las malas decisiones de inversiones en el exterior. Dijo que la venta de las acciones en ISA es “un mal negocio” porque según las notas de los estados financieros, EPM ha recibido “dividendos” por $380.000 millones por esas acciones.

“Si Hidroituango no es viable, con el dolor en el alma, hay que abortar el proyecto. No podemos permitir que este proyecto termine hundiendo a EPM”, afirmó.

 

La intervención de EPM

Jorge Londoño De la Cuesta, gerente de EPM, dijo que no se pueden tirar a la basura $9 billones invertidos a la fecha en Hidroituango, ni dejar de luchar por garantizar el 17 % de la demanda energética nacional. Reconoció que hay incertidumbre en el tiempo que pueda tomar la recuperación del proyecto. “De lo que no hay incertidumbre es de la falta de liquidez que tiene EPM”, sostuvo.

Contó que la terminación de la presa y el sellamiento de los túneles tomará hasta mediados de 2019: “Este es un problema largo, de varios meses”. Dijo que la falta de liquidez no se solucionará tras la aprobación del proyecto de acuerdo, porque el proceso de venta tomará hasta un año. “Vamos en camino de resolver el problema de liquidez, vamos en ese camino que, creemos, es el camino para sobrepasar esta crisis”.

Otro capítulo es la recuperación del proyecto, dijo, poder entrar a casa de máquinas, determinar su estado y establecer un cronograma de recuperación. “Eso también nos tomará varios meses. El problema es complejo, de varias dimensiones, lo que genera que trabajemos en un escenario de incertidumbre. Iremos reduciendo esa incertidumbre poco a poco”, afirmó.

 

¿Qué sigue ahora?

Tras la aprobación del proyecto de acuerdo 150 y, luego del aval del Concejo, EPM avanzará en la estructuración de la venta de las acciones que saldrán al mercado.

Jorge Andrés Tabares, vicepresidente Ejecutivo de Finanzas de EPM, le explicó a EL COLOMBIANO que dada la premura, ya se encuentran en la contratación de la banca de inversión para estructurar el proceso de venta de las acciones de ISA.

Durante los próximos dos meses culminará esta fase para que, al final del año, la empresa pueda lanzar la primera oferta al sector solidario (fondos de empleados, de exempleados y sindicatos), como lo ordena la Ley 226. Una vez se cumpla esta instancia y se determine si el sector solidario compra o no, continuará la segunda fase que es oferta a público general.

“Luego se definirá cómo vender, si es en mercados nacionales o internacionales, a fondos estratégicos o a accionistas individuales. Esperamos que al comienzo del segundo semestre esté finiquitada la transacción”, afirmó Tabares.

Como ISA es una compañía enlistada en bolsa, este tipo de transacciones son de pronto pago, es decir, no más allá de dos semanas, añadió.

Sobre las enajenaciones de las chilenas Aguas de Antofagasta y el parque eólico Los Cururos, Tabares indicó que el equipo de Crecimiento de EPM lidera estas transacciones, para lo cual ya contrató dos bancas de inversión con el objetivo de que cada una estructure la venta.

“No tienen fase uno (oferta al sector solidario) pero son procesos más complejos porque no son acciones inscritas en bolsa y se enajenarán controles mayoritarios. Su análisis y presentación a accionistas toman más tiempo. Estamos esperando que termine en el segundo semestre de 2019”, afirmó el funcionario.

Por el paquete completo, incluidos activos nacionales, EPM recibiría entre $3,5 y $4 billones.

“Estamos esperando el mejor precio posible, entonces refinar el valor no es posible por razones estratégicas. ISA, por ejemplo, es una acción tranzada en bolsa y la bolsa sube y baja todos los días”, concluyó.

 

Medellín El Colombiano

También podría gustarte