Catatumbo prefiere más inversión en lo social que en reforzar tropa

Autoridades civiles y defensores de Derechos Humanos reconocen el esfuerzo que adelanta el Estado colombiano para recuperar la tranquilidad de la región del Catatumbo, en Norte de Santander, pero la mayoría coinciden en que insertar otros cinco mil soldados a esa zona no es la única solución para los problemas sociales y humanitarios generados, entre otras razones, por el conflicto armado que allí se vive.

Esa cantidad de militares que llegaron como refuerzos, hacen parte de la Fuerza de Despliegue Rápido N°3 (Fudra) y comenzaron sus actividades desde el pasado domingo cuando el mismo presidente, Iván Duque, activó este nuevo grupo que se sumará a los cerca de 7.900 integrantes del Ejército integrantes de la Fuerza de Tarea Vulcano que también están desplegados en el Catatumbo.

Según el Gobierno, la Fudra N°3, que contará con tres batallones de Despliegue Rápido y un batallón de Acción Directa y Reconocimiento, tendrá la misión de contrarrestar y desestabilizar la estructura armada, financiera y logística de los grupos armados organizados que delinquen en el Catatumbo y, por esa razón, el general Mauricio Moreno, comandante de la Segunda División del Ejército, hizo un llamado a toda la comunidad de esa región “para que sienta esta fuerza de despliegue rápido como suya”.

Para Wilfredo Cañizares de la Fundación Progresar, es un nuevo intento, de tantos fallidos, de aumentar el pie de fuerza en esa zona del país donde actualmente se vive una difícil situación de orden público por cuenta de la guerra que sostienen las guerrillas del Eln y Epl (que ha generado más de 15 mil desplazados según la ONU), y la presencia de las disidencias del frente 33 las Farc, y las numerosas hectáreas de coca (28 mil según el último informe oficial de Naciones Unidas).

“No es la solución a los gravísimos problemas humanitarios que tiene la región. Esto es una estrategia fracasada que ha sido utilizada hace más de una década. Esas grandes operaciones y la militarización del territorio no han terminado en nada porque hoy tenemos más coca que nunca. Tanto Eln, Epl y las Farc siguen asentados en el territorio, al igual que las bandas criminales que delinquen en la frontera y manejan el contrabando que allí se presenta”, agregó Cañizares.

Por su parte, varios mandatarios locales de la región de Catatumbo, quienes fueron consultados por EL COLOMBIANO (ver recuadros), afirmaron que la seguridad es uno de los pilares para poder recuperar el control del orden público en la región. Sin embargo, insistieron en que la falta de desarrollo evidencia un notorio abandono estatal en esa zona y por eso las inversiones deben estar destinadas a la educación, infraestructura vial y energética, saneamientos básicos y salud.

 

Medellín El Colombiano

También podría gustarte