‘Vamos a abolir la ciudadanía para los hijos de inmigrantes’

232

Donald Trump quiere abolir por decreto el derecho constitucional a la ciudadanía para todos los que nacen en territorio estadounidense, una polémica propuesta en el marco de su discurso contra la inmigración, a una semana de las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos.

El anuncio, realizado en una entrevista con el portal de noticias Axios, se produce después del informe del Pentágono el lunes de que enviará más de 5.000 efectivos a la frontera sur para hacer frente a lo que Trump denunció como una “invasión” de migrantes.

 

El derecho a la nacionalidad para todos los nacidos en territorio de Estados Unidos está consagrado en la 14º Enmienda de la Constitución. 

Para cambiar la Constitución en Estados Unidos se requiere una mayoría de dos tercios en el Congreso, algo impensable en un momento en que el país está muy dividido y hay poco consenso legislativo.   

El presidente estadounidense ha aprovechado la expectación generada por una caravana de migrantes que partió de Honduras el 13 de octubre para agitar su discurso contra la inmigración.

Las autoridades estadounidenses calculan que en la caravana, que avanza actualmente por el estado mexicano de Oaxaca (sur), hay unas 3.500 personas, entre ellas mujeres embarazadas que abrigan la esperanza de que sus hijos sean ciudadanos estadounidenses. 

En la entrevista, el mandatario dijo que prevé firmar un decreto para que los niños nacidos en territorio estadounidense de padres inmigrantes, en situación irregular o no, no se beneficien más de ese derecho.

“Somos el único país del mundo donde, si una persona llega y tiene un bebé se convierte en ciudadano de Estados Unidos (…) con todos los beneficios”, afirmó en la entrevista. 

Trump criticó la legislación actual diciendo además que el extendido sistema de ‘Ius soli’ sólo existe en Estados Unidos, lo cual es erróneo ya que ese es el sistema que se usa en la mayoría del continente americano.    

No obstante, la propuesta está lejos de convertirse en realidad, pues modificar la Constitución implica procedimientos que no incluyen al decreto presidencial.

“Siempre me dijeron que se necesita una enmienda constitucional. ¿Adivina qué? No es así”, señaló Trump.

“Está en proceso. Se va a hacer con un decreto”, aseveró el mandatario.

Más allá de la resistencia que la propuesta pueda generar, los juristas cuestionan que el presidente pretenda acabar mediante un decreto con este derecho garantizado por la Constitución.

WASHINGTON, AFP

También podría gustarte