Sellados seis hoteles y restaurantes por incumplir las normas

291

Un total de seis restaurantes y hoteles fueron sellados en El Rodadero por incumplir las normas para su funcionamiento.

 

 

Los controles a los prestadores de servicios turísticos se realizan en toda la ciudad para que los visitantes pasen unas vacaciones y una temporada agradable en Santa Marta.

 

Por incumplir las normas como el Registro Nacional de Turismo RNT, seguridad industrial y otros requisitos legales para su debido funcionamiento fueron sellados seis hoteles y restaurantes en el sector de El Rodadero, según informó la Gerencia de Proyectos Turísticos de la Alcaldía Distrital en cabeza de Aura Herrera.

Estos operativos son llevados a cabo con el acompañamiento de Secretaría de Salud que inspecciona la higiene y salubridad de estos sitios donde llegan decenas de turistas. Asimismo, tienen el apoyo de la Policía de Turismo quienes ayudan a mantener el orden y verifican que los sancionados acaten la infracción.

 

Por otro lado, estos controles también se realizan en Taganga y el Centro Histórico, con el objetivo que los visitantes reciban servicios y productos de calidad y así sigan llegan a pasar sus vacaciones en la ‘perla de América’.

“Los operativos fueron organizados por la Gerencia de Proyectos Turísticos con el acompañamiento de la Secretaría de Salud y la Policía de Turismo, pues se está haciendo un trabajo por todo el sector de El Rodadero para garantizarle a los turistas y a los mismos samarios que tenga buenos servicios, que las habitaciones, apartamentos y restaurantes donde comen y se hospedan cumplan con la normatividad requerida”, expresó un funcionario de la entidad.

 

OTROS OPERATIVOS

Para prevenir el desbordamiento de aguas residuales por el colapso del alcantarillado debido al vertimiento de grasas, la Alcaldía Distrital cumplió operativos de inspección y cierre a varios hoteles y restaurantes localizados en El Rodadero.

Fueron sellados varios establecimientos de carácter turístico que han sido sancionados debido a que no cumplen con las condiciones industriales necesarias, en este caso: las rejillas o trampas de grasas, las cuales sirven para filtrar dicha sustancia.

“Estamos tomando decisiones de fondo. Ya habíamos socializado con los empresarios sobre la manipulación y el vertimiento de las grasas o aceites de cocina en los conductos que van hacia el alcantarillado, debido a que esta sustancia es espesa y absorbe los demás residuos sólidos que desembocan en los manjoles. Esos residuos no salen a flote, pero las grasas sí, y cuando se unen causan el colapso del sistema, lo que puede convertirse en un grave inconveniente con el incremento de la ocupación hotelera en las temporadas turísticas”, explicó Jaime Avendaño, director del Dadsa.

También podría gustarte