HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

El Museo del Caribe será escenario de video juegos

Gracias a este espacio cultural, el público infantil podrá jugar con divertidos personajes.

Por primera vez la Sala Naturaleza del Museo del Caribe se convertirá en un set para video juegos, en gran formato y con estilo musical.

 

La experiencia se llevará a cabo el sábado 10 de noviembre por la tarde en dos sesiones: la primera a las 3:30 p.m. y la segunda a las 5:30 de la tarde. Está dirigido a niños y niñas de 6 a 12 años, quienes podrán jugar y desempeñar también un rol de guardián de nuestra fauna y flora Caribe.  Acceder a la experiencia tendrá un costo módico por persona y se habilitarán 200 entradas, que podrán ser adquiridas en dos puntos de ventas: uno en la Alianza Francesa de Barranquilla y el segundo en la taquilla del Museo.

Se trata de un concierto innovador y participativo que mezcla la música electrónica con videojuegos multijugadores. Cada canción es interpretada en vivo y está ilustrada por un minijuego, controlado a partir de un tapete gigante.

Gracias a este tapete el público infantil podrá jugar con divertidos personajes acuáticos, conectar estrellas como un juego de puntos o poner a saltar palmeras danzantes, entre otras experiencias.

El encuentro será al estilo Octopop, que es una obra de creación reciente, que nace como una idea del colectivo Bruyant de Francia. A la ciudad llega como una iniciativa de Alianza de Francesa de Barranquilla, con el apoyo de la Secretaría de Cultura, Patrimonio y Turismo de Barranquilla y el Museo del Caribe ‘Gabriel García Márquez’.

La historia: El Capitán Futur confía su nave al músico Nit y a Ruidoso, quienes en un momento de su travesía deciden desviarse para tener una tarde interactiva, donde el videojuego en formato gigante se convierte en un concierto.

Deslizándose sobre una alfombra con súper propiedades, la nave del Capitán Futur recorre los 12 ángulos del universo a medida que se desvía hacia constelaciones musicales y fabulosos jardines.

A Nit le gustan los sintetizadores, las partes de violín de los éxitos de discoteca, el tartamudeo de los viejos teclados Casio y los búhos. Ruidoso vive en un universo colorido, geométrico y retro-gaming. Juntos, entre el concierto y el videojuego, nos transportan en una extraña alfombra interactiva guiada por una música alegre y con sonidos de electro hip pop.

También podría gustarte