HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Puente Hisgaura de $100 mil millones, aún no está en uso

Los usuarios de la vía Curos-Málaga en Santander esperaban que el 31 de agosto pasado fuera entregado el puente atirantado más alto de Suramérica, el Hisgaura, que se construyó en el municipio de San Andrés. 

Este busca solucionar en gran parte los problemas de movilidad a raíz de las pésimas condiciones de la vía y los constantes derrumbes de tierra y rocas, pero no fue así. 

El proyecto que inició desde 2014 con un costo de $100.000 millones fue financiado en su totalidad por el Fondo de Adaptación y ha tenido que sortear diferentes dificultades desde el ajuste de los diseños, problemas con el contratista y dificultades en el terreno, entre otros, lo que causó que la obra que tenía 36 meses de plazo de ejecución aún no esté en uso. Debió ser entregada a finales de 2017. 

A pesar de que la obra está lista en su 100%, falta la prueba de carga con la cual se garantizará el comportamiento del puente con respecto a los diseños que de acuerdo con el contratista Sacyr no estaba incluido en el contrato y por ello no se ha podido entregar la obra. 

Al respecto, el personero de San Andrés, Francisco Sierra, fue enfático en que la parte contractual terminó el 31 de agosto y a la fecha de hoy el Fondo no ha recibido la obra porque Sacyr incumplió el término del contrato. 

“Es importante que el Fondo de Adaptación, responsable de la obra, adelante los procesos para que se defina quien va a hacer la prueba de carga y las instalaciones de iluminación”, afirmó. 

Vanguardia Liberal intentó hablar con el vocero del Fondo, pero no fue posible porque están en proceso de empalme en razón del nuevo Gobierno. Se espera que en los próximos días se dé respuesta a los trabajos pendientes y la comunidad pueda hacer uso de esta megaobra que sin duda mejorará la transitabilidad e impulsará el turismo. 

¿Qué dice la comunidad? 

Belisario Manrique, transportador del corredor vial, hace un llamado al Gobierno Nacional para que se ponga al frente del proyecto y finalmente se entregue. 

“Seguimos pasando por una trocha que representa muchos peligros para nosotros y los pasajeros, y al lado un puente en donde se invirtió tanto dinero y no se puede usar. Además el tiempo de recorrido es mayor y los costos por los daños de los vehículos que se deben asumir”, anotó. 

Para Efraín Galeano Sandoval es preocupante que pasen los meses y la obra termine convertida en un “elefante blanco” más de los que ya existen en el país. 

“El puente por lo que se ve está listo, pero llevamos dos meses esperando que lo den al servicio al público. Es importante que las autoridades involucradas revisen el tema y busquen la solución. Así como a las obras de pavimentación de la vía que están pendientes y los otros dos puentes (La Judía y Pangote)”, dijo. 

Ante la falta del puente, la población continúa transportando sus productos como carne, frutas, tubérculos, lácteos y verduras desde las veredas hacia la cabecera municipal por la vía en mal estado. 

Andrés Bernal asegura que con el mal estado de la vía, los vehículos presentan constantes fallas. “Adicionalmente, el tiempo en el recorrido se podría reducir de manera considerable, lo que representaría un gran impulso para la economía de toda la región”, afirmó. 

Especificaciones técnicas 

El puente fue construido en la vía que comunica a Bucaramanga con la provincia de García Rovira, en el municipio de San Andrés, en donde se presentan continuos derrumbes, en especial en las temporadas de fuertes lluvias. 

Tiene una altura de 148,3 metros y una longitud total de 653 metros, cuenta con 128 tirantes y 32 amortiguadores en los tirantes para reducir los movimientos sísmicos o de los vientos. 

Así ha sido la construcción del puente atirantado Hisgaura, el más alto de Suramérica 

El Fondo de Adaptación abrió convocatoria el 29 de octubre para contratar la construcción de tres puentes en la vía Curos- Málaga, entre ellos el Hisgaura con un presupuesto de $81.500 millones y 36 meses de ejecución. A mediados de diciembre se adjudicaron los proyectos a la firma española Sacyr. Las obras se proyectaron para iniciar en febrero. 

Luego de dos años de ajustes en diseños debido a las fallas en la vía, en noviembre iniciaron las obras, pero luego de unos meses se volvieron a paralizar. 

Se denunció abandono de obra por parte de la firma Sacyr. Sin embargo, el 10 de noviembre se firmó un adicional por $23.000 millones para reanudar las obras de los tres puentes. En noviembre presentaban un avance del 30%. Se construyen los cuatro apoyos, dos carriles (uno en cada sentido) y dos pasos peatonales a cada costado. 

Para julio la construcción presentaba un avance del 40% de su ejecución. Para diciembre el avance era del 60% y se proyectaba para ser entregada en julio de 2018, cuando plazo era mayo del mismo año. 

Se unieron las placas que venían de Málaga y San Andrés, con lo cual quedó completamente conformado el tablero vehicular para un avance del 90%. Se instalaron 32 amortiguadores en los tirantes para reducir los movimientos sísmicos o de los vientos. Quedaron pendientes actividades de barandas, pavimentos y accesos y prueba de carga, que aún están sin realizarse. 

BUCARAMANGA (Vanguardia Liberal).

También podría gustarte