HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Florida es campo de una batalla electoral

Dos sentimientos moldean el voto latino en Florida: El disgusto por la respuesta “nefasta” del presidente estadounidense Donald Trump al desastre que dejó el huracán María en Puerto Rico, por un lado, y el deseo de que un gobierno de mano dura enfrente a Cuba, por el otro.

Estados Unidos celebra elecciones de medio mandato este martes, cuando elegirá legisladores, gobernadores y autoridades locales.

 

En esta carrera polarizada el país mira de cerca a Florida, un estado pendular en sus preferencias políticas que suele ser clave a la hora de elegir quién se sentará en el Salón Oval, y que suele decidirlo con márgenes muy estrechos.

Por eso Trump y el expresidente Barack Obama vinieron esta semana a Florida para dar un empujón a los candidatos a gobernador, que las encuestas dan prácticamente empatados.

En otras palabras: cada voto cuenta. Así entra en el escenario el voto latino, que compone 16,4% del electorado de 13 millones.

Los exiliados cubanos, que marcaron la cultura y la economía del sur de Florida en los últimos 60 años, solían tener la hegemonía del voto latino, que era una apuesta segura para los republicanos.

“Los demócratas entregaron la isla a Fidel Castro”, dijo a la AFP uno de ellos, Eduardo Romero, quien llegó a Florida hace 40 años en un bote de seis metros.

“Por una cuestión de honor yo tengo que apoyar a este hombre, para ver si pasa algo en Cuba”, explicó el jubilado de 83 años. Se refería al candidato republicano a gobernador, Ron DeSantis, cuyo nombre no podía recordar.

Romero hacía cola junto a sus hijos para entrar al mitin de Trump esta semana cerca de Fort Myers, al oeste de Florida, con una gorra roja de “Make America Great Again” y una bandera cubana.

DeSantis, un consentido de Trump, y su contendiente demócrata, Andrew Gillum, quien podría convertirse en el primer gobernador negro de Florida, están en los extremos del espectro político estadounidense.

Pero, a pesar de que Trump y su candidato, DeSantis, pueden contar con cubanos anticastristas de ala dura como Romero, el voto latino en Florida ha dejado de ser monolíticamente republicano.

MIAMI AFP

También podría gustarte