HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Cosecha de café coincide con los precios al alza

Roberto Vélez V., gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, sostiene que lo ideal sería mantener la producción cafetera de Colombia en 14 millones de sacos por año.

Cosecha de café coincide con los precios al alza.

 

En septiembre los precios del café provocaron preocupación entre productores colombianos y de otros países, pero resuelta la incertidumbre política en Brasil con la elección de Jair Bolsonaro, el negocio tomó un nuevo rumbo y transmite algo de esperanza entre los cultivadores paisas que por estos días recogen la cosecha de final de año.

Esta semana el precio interno de la carga de 125 kilos arranca en 852 mil pesos, el segundo valor más alto de 2018, según la Federación Nacional de Cafeteros que se prepara para celebrar su congreso anual entre el 5 y 7 de diciembre, en Bogotá. En 2017 se había decretado que la reunión de 2018 se realizaría en Bucaramanga, pero por cuestiones de presupuesto se decidió devolverla a la capital del país.

Pero, ¿qué inquieta hoy a los caficultores? Hablamos con el gerente del gremio, Roberto Vélez Vallejo.

 La Ley de Financiamiento viene con ajuste del IVA, ¿qué opinan los productores?

“Es un tema muy complicado porque nosotros hemos venido haciendo un esfuerzo y trabajando en un esquema para aumentar el consumo interno que es muy bajo, dos kilos por persona al año cuando tendría que estar entre cinco o seis kilos. Tenemos varias ideas, pero nos parece que aumentar el IVA del café de 5 % a 18 % mata la posibilidad de crecimiento de consumo interno. Eso es un problema grave”.

 ¿Qué más se impactaría?

“Ponerle IVA al comercio de café pergamino (para la industria), le haría un daño gigante a la competitividad del grano porque se estaría gravando una cosecha de siete billones de pesos con 1,2 billones de los productores. Además, el IVA a los abonos encarecería el costo de producción de café en 2 %. Nos gustaría que se mirara con más cuidado los gravámenes de IVA para el sector”.

¿Terminó la racha de precios bajos?

“Un factor que presionó los menores precios fue la devaluación de la moneda brasileña, el real, que provocó un mayor ingreso para los productores de ese país. En ese entorno los caficultores brasileños estuvieron lanzados vendiendo la cosecha más grande de la historia (más de 50 millones de sacos). Además, los fondos de inversión pasaron de tener una posición muy alta en lotes de café (casi 30 millones de sacos de café adicionales). Pero, cuando se despeja la incertidumbre política en Brasil el precio se disparó y nuevamente estamos en precios de 1,20 dólares por libra, que no es el mejor, pero da alguna tranquilidad en época de recolección de cosecha”.

Para mitigar los precios bajos se creó un incentivo, ¿cuánto han recibido los productores?

 Aún no tenemos las cifras.

El ministro de Agricultura, Andrés Valencia, dijo que de los 100 mil millones de pesos se han entregado 1.500 millones, ¿qué podría pasar con el resto?

Eso corresponde a la vigencia 2018, pero el Gobierno está esperando qué pasa con los precios. Hay posibilidad de negociar para que esa plata se quede en el sector. En qué invertirlo hay opciones, desde iniciar el fondo de estabilización hasta destinarlo a fertilización o el pago de las obligaciones de la Flota Mercante

En el congreso de exportadores de café, se anunció una prueba para sacar café en tren, ¿qué ha pasado con iniciativas similares para exportar por Urabá?

“Me reuní con el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, hace un año y me pidió exportar café por Urabá. La respuesta que le di fue: ‘Hagámoslo pero no para hacer espectáculo’. Hemos venido trabajando la plataforma logística cafetera con base en La Virginia, Risaralda, y la idea es consolidar parte de la producción y de ahí salir por Urabá. La pregunta es, ¿hay navieras? Ese es trabajo de los puertos para que las flotas lleguen allí”.

Se anuncia un nuevo fenómeno de El Niño, ¿hay preocupación?

“Lo que se anticipa es que no será un fenómeno fuerte y que será moderado, eso tiene diferencia, así que no hay susto ni preocupación. Un Niño moderado ayuda a la caficultura”./Colprensa

También podría gustarte