PARA LEER EN SERIO: Peregrinaje

288

Por estos días Colombia se ha convertido por tercera vez en un lugar de peregrinaje para innumerables devotos que llegan de distintos puntos del planeta.

Es muy común escuchar de sitios de peregrinación, entre ellos el Camino de Santiago de Campostela en España que se da todo el año, pero con la llegada del tocayo Francisco a Colombia, miles de personas han sentido el llamado de las voces de arrepentimiento que emana del suelo inmarcesible así sea por poco tiempo. Nunca antes han convergido en un solo país un Papa, un Santísimo, con premio Nobel incluido y un Mesías (el ex pre). Tres personas distintas, pero bien distintas, incluso hablan en idiomas diferentes y se entienden en español.

Sin embargo, Santos, como buen anfitrión debe estar presente ante el Sumo Pontífice , en cambio ´Varito´, quien ya fue mandamás estará entre el público como un cristiano más en Villavicencio o en Medellín o en Cartagena. Dice que quiere pasar de incógnito pero con trescientos guardaespaldas y con la llamadera de Andrés Pastrana preguntándole si ya le habló al vicario de Roma, todo lo malo que está haciendo el presidente ¿si pasará desapercibido ¿

Fuera de esto, un gran número de candidatos presidenciales, Senadores, Magistrados y buenos muchachos que andan esquilmando al Estado, pensaban recibir la bendición del heredero de las sandalias de San Pedro, pero apenas supieron que este iba a rociar agua bendita, echaron rever porque el 90% de ellos desaparecerían y ni agarrándose de una pluma de la paloma de la Paz se salvarían. El otro 10% lo conforman la buena gente colombiana y los peregrinos.

La visita de Francisco el Único, mi tocayo, atrae a mucha gente y me tocó en cuerpo presente junto a un amigo, tratar de servirle de guía hace un par de semanas, a un grupo de peregrinos que pasaba por la ciudad después de visitar Ciudad Perdida, camino a Bogotá. Se notaba que eran extranjeros : altos, acuerpados, colorados y bien alimentados. Uno de ellos que parecía ser el mandamás  preguntó en otro idioma, “ where are Bogotá ¿”, como vio que quedamos lelos insistió, “ Oú son Bogotá ¿”, nos encogimos de hombros. Luego sonriendo inquirió de nuevo, “¿ Wo ist Bogotá ¿” y después “ ¿ A onde Bogotá ¿”, en vista que teníamos cara de no agarrar ni una, se alejaron malhumurados.  Avergonzado mi amigo comentó que ya era hora de aprender otro idioma. Haciendo una mueca respondí :

-¿Para qué?, creo que ese man  nos habló en cuatro idiomas y de nada le sirvió.

*Arquitecto

También podría gustarte