‘Huyan de toda tentación de venganza’

262

El papa Francisco clamó ayer contra “la tentación de venganza” en Colombia, donde se emocionó con los jóvenes y apoyó los esfuerzos de paz del gobierno para enterrar el último conflicto armado en América.

 

El papa Francisco llamó ayer  a los colombianos a “huir de toda tentación de venganza” ahora que intentan dejar atrás el último conflicto armado de América Latina.

“Que este esfuerzo nos haga huir de toda tentación de venganza y búsqueda de intereses sólo particulares y a corto plazo”, dijo en el primer discurso de su visita a Colombia.

“Cuanto más difícil es el camino que conduce a la paz y al entendimiento, más empeño hemos de poner en reconocer al otro, en sanar las heridas y construir puentes, en estrechar lazos y ayudarnos mutuamente”, agregó ante las autoridades políticas y religiosas del país en la presidencial Casa de Nariño, en Bogotá.

El jefe del Vaticano centra el mensaje de su primera visita a Colombia en la reconciliación tras el acuerdo de paz, apoyado por el Vaticano, firmado por el gobierno y las FARC, la principal guerrilla del continente, ahora convertida en partido político.

Antes de reunirse con el presidente Juan Manuel Santos, el pontífice argentino les recordó a los colombianos “que la soledad de estar siempre enfrentados ya se cuenta por décadas y huele a cien años”, tras leer un pasaje de “Cien años de soledad”, la novela más conocida del “gran compatriota” Gabriel García Márquez, premio Nobel de Literatura.

“Quise venir hasta aquí para decirles que no están solos, que somos muchos los que queremos acompañarlos en este paso; este viaje quiere ser un aliciente para ustedes, un aporte que en algo allane el camino hacia la reconciliación y la paz”, señaló.

Además de guerrillas izquierdistas, la conflagración interna colombiana ha enfrentado a agentes estatales, narcotraficantes y paramilitares, dejando más de siete millones de víctimas entre muertos, desplazados y desaparecidos.

El primer papa latinoamericano de la historia, que hasta el domingo visitará cuatro ciudades, recordó también “que la inequidad es la raíz de los males sociales” y abogó por “leyes justas” que ayuden a superar los conflictos que “han desgarrado” al país.

“En esta perspectiva, los animo a poner la mirada en todos aquellos que hoy son excluidos y marginados por la sociedad, aquellos que no cuentan para la mayoría y son postergados y arrinconados”, sostuvo.

Francisco se pronunció contra la revancha que pueda generar décadas de conflicto con millones de víctimas, entre muertos, desaparecidos y desplazados, ahora que el presidente Juan Manuel Santos firmó la paz con la guerrilla de las FARC e intenta hacer lo mismo con la del ELN.

“Que este esfuerzo nos haga huir de toda tentación de venganza y búsqueda de intereses sólo particulares y a corto plazo”, afirmó el pontífice argentino al encontrar a Santos en la casa de Nariño, sede de gobierno.  

En ese sentido llamó a “sanar las heridas y construir puentes” tras el acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que Santos sacó adelante a pesar de una férrea oposición de su antecesor, Álvaro Uribe, un líder de derecha muy popular en el país que fracasó en su intento de reducir militarmente a los rebeldes.

En el marco de su primera visita a Colombia centrada en el perdón y la reconciliación, Francisco renovó sin ambages su respaldo a Santos en la búsqueda de una “paz estable” para un país todavía amenazado por la violencia del narcotráfico y grupos de origen paramilitar. 

“Quise venir hasta aquí para decirles que no están solos, que somos muchos los que queremos acompañarlos en este paso”, declaró.

 

NO SE VA “EL RENCOR”

Entre los miles de fieles que estaban en la Plaza Bolívar, en el corazón de Bogotá, no todos comulgan con la paz que apoya Francisco. 

“No se me quita ese rencor de ver que las Farc hayan matado mucha gente”, dice a la AFP Luis Martínez, un contable de 63 años que trabajó en Villavicencio, una zona de conflicto que visitará Francisco este jueves para encontrarse con las víctimas. 

Según él, el mensaje del papa, “si sirviera en algo”, no calará en un amplio sector que rechaza las concesiones hechas por Santos a la guerrilla para que dejara las armas y pudieran hacer política, aun cuando está involucrada en delitos atroces.

De su lado Santos, en su mensaje de bienvenida al papa, destacó que Colombia es “el único país del mundo donde las armas se están cambiando por las palabras”. Pero “de nada vale acabar una guerra, si aún nos vemos los unos a los otros como enemigos”, enfatizó antes de reunirse a puerta cerrada con el jefe del Vaticano.

Tanto las Farc como el Eln se han apoyado en la Iglesia católica para negociar la paz. El segundo grupo, con fuertes raíces católicas y comandada hasta los noventa por un cura español, pactó su primer alto al fuego bilateral en medio siglo de alzamiento armado en vísperas de la llegada de Francisco.

También podría gustarte