“Su visita y palabra nos animan a ser levadura de reconciliación en esta tierra”

El Arzobispo de Villavicencio, Monseñor Óscar Urbina, agradeció al Papa Francisco por su visita a la ciudad y la beatificación de los dos sacerdotes colombianos. 

“Su visita, su presencia y palabras nos animan a ser levadura de reconciliación en esta tierra en la que hemos vivido por largos años el conflicto armado y donde tenemos una responsabilidad especial de ser custodios del tesoro de la Amazonia y llamados a participar en el cuidado de la creación”, indicó el Arzobispo. 

Monseñor agradeció las palabras del Sumo Pontífice durante la eucaristía adelantada en Catama, “gracias por enseñarnos a apreciar la vida, la historia, la creación, con los ojos nuevos de la gratitud que ensancha y alegra el corazón y nos ayuda ha percibir la riqueza de ser hermanos unos con otros y con todas las criaturas”, señaló Urbina. 

Asimismo, dio las gracias al Santo Padre por ser un pedagogo en el encuentro de una sociedad que por las discordias y enemistades vive en el miedo y la desconfianza “solo si dejamos entrar a los demás en nuestro corazón podemos vivir la riqueza y la sabiduría que produce todo encuentro, pues como sucedió en María, todo encuentro transforma y abre al futuro donde siempre esta Dios, esperando que vivamos en profundidad de ser hermanos”. 

Monseñor Urbina agradeció al Sucesor de Pedro por la beatificación de Jesús Emilio Jaramillo, obispo de Arauca, y el sacerdote Pedro María Ramírez, “por inscribir a dos discípulos misioneros que como Jesús fueron hasta el final del camino de entrega a los hermanos”.

Asimismo, agradeció su viaje a la capital del Meta e indicó que “es para nosotros una bendición, especialmente para los niños y los jóvenes que esperan un futuro de paz”. 

 

Tomado de Colprensa