HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

‘El monstruo’ de Fundación aceptó que violó a Génesis

Adolfo Enrique Arrieta García, conocido también como ‘el Monstruo de Fundación’,  declaró  ayer que si violó a la pequeña Génesis Rúa, de 10 años, antes de matarla y quemarla en el patio de su casa, al allanarse al cargo que le imputaron por acceso carnal violento agravado.

Atormentado por sus actos y en busca de obtener una rebaja de pena, en la tarde de ayer compareció ante la justicia Adolfo Enrique Arrieta García, acusado de ser el presunto autor intelectual y material del atroz crimen de la niña Génesis Rúa, de 10 años, ocurrido en Fundación el pasado 28 de septiembre, con el fin de confesar sus crímenes.

 

Durante la diligencia que se realizó a puerta cerrada ante el Juzgado Segundo Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de Valledupar, el hombre de 47 años realizó la aceptación de cargos al delito de acceso carnal violento agravado, al que insistentemente se declaraba inocente.

Dicha imputación le fue hecha el 4 de octubre ante el Juzgado Quinto Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de Santa Marta, cuando después de haber sido acusado por feminicidio agravado, la Fiscalía 36 Seccional de esa misma ciudad amplió su imputación y le endilgó la nueva conducta punible tras conocer el dictamen de Medicina Legal que determinaba que la menor había sido accedida carnalmente por él, antes de ser asesinada.

En esa oportunidad, Arrieta García sólo aceptó haber asesinado a la menor, cuyos sus restos fueran hallados horas después de que desapareciera, en el patio del sindicado, cuando él los estaba incinerando en un fogón de leña, indicando que estaba quemando el cuerpo de un perro que había matado por haberlo mordido.

‘El monstruo de Fundación’ permanece privado de la libertad en ‘La Tramacúa’ de Valledupar, donde tuvo que ser trasladado por las autoridades para evitar que fuera asesinado en las cárceles de Santa Marta.

¿MÁS INVOLUCRADOS?

“La investigación sigue porque a la Fiscalía le parece que hay alguien más implicado en el crimen. El aceptó su responsabilidad en el feminicidio inicialmente, y luego cuando la prueba de ADN da positivo para su semen, el decide aceptar ese cargo; también negociando una pena con el acusador, por su allanamiento, y esperamos que la pena se dé a conocer pronto por un juez de conocimiento de Santa Marta. Él además de buscar recibir la pena más baja, decidió hacerlo por el arrepentimiento que tiene por lo ocurrido. En la audiencia estuvo presente la familia de la niña y a la salida casi lo linchan y fue un momento muy difícil. Anímicamente se encuentra muy mal, está depresivo y aun ahora, no sabe explicar qué fue lo que pasó, nadie sabe cuáles fueron los móviles reales por lo que indudablemente, la investigación tiene que seguir”, señaló su defensor, César Cadena.

Es de anotar que la audiencia se celebró en esta ciudad debido a que el también conocido como ‘el Negro’ actualmente permanece privado de la libertad en la Cárcel de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar, llamada ‘La Tramacúa’, donde también están presos violadores de alto perfil como Luis Alfredo Garavito, Levith Rúa (La bestia del matadero), Rafael Uribe Noguera, entre otros.

A esa penitenciaria fue trasladado el pasado octubre desde un penal de Santa Marta por causa de los múltiples atentados contra su vida que se gestaron en esa ciudad.

EL HECHO

Adolfo Enrique Arrieta García fue capturado en flagrancia por la Policía Nacional sobre las 4 p. m. de ese trágico fin de semana cuando fueron alertados de que en una casa ubicada en la calle 10 con carrera 17 del barrio El Porvenir, exactamente en un parqueadero, un hombre estaba prendiendo lo que parecía ser una fogata, de la que “salía un olor extraño” y fue en ese momento en que uno de los vecinos se asomó, percatándose que el sujeto presuntamente incineraba el cuerpo de un menor.

Yeimi Vizcaíno, madre la menor, advierte que ahora solo tiene fuerzas para pedir que se haga justicia, amparada en el recuerdo imborrable de los sueños de su hija, que ya no está con ella.

“Nosotros vimos el cuerpecito que lo estaban quemando. Al parecer, ese tipo la violó y para no dejar rastros de lo que hizo la quemó. Es un degenerado y estamos consternados por este caso; qué horrible”, comentó Ana María Contreras, residente del sector.

La triste y horrenda noticia se corrió como pólvora por todo el municipio y poco a poco fueron llegando personas al sitio, así mismo el cuadrante de la Policía, quienes sorprendieron en flagrancia al hombre, cuando quemaba el cuerpo de su víctima, debió acordonar fuertemente la zona para poder sacarlo con vida.

La niña había sido reportada como desaparecida a las 2:00 de la tarde del 28 de septiembre. El camionero de aproximadamente 45 años de edad, perpetró el atroz hecho y pensó que nadie se iba a dar cuenta de lo ocurrido, por lo que trató de huir y ocultar todas las evidencias del homicidio.

La muchedumbre estuvo a punto de arrebatarle a los agentes al camionero Arrieta García,  quienes se vieron obligados a pedir refuerzos para dispersar a la turba, lo cual por poco no se logra, ya que algunas personas utilizando piedras y palos trataban de llegar hasta la humanidad del hombre para atacarlo.

Tras no lograr el cometido de matarlo, la turba se dirigió hasta su vivienda a la que le prendieron fuego, lo mismo que al camión turbo que manejaba. 

La niña Genesis Rúa, fue abusada y posteriormente salvajemente asesinada por Adolfo Enrique Arrieta García, según lo reconoció el homicida ayer.

PÉRFIL DEL CRIMINAL

El camionero señalado por las autoridades de violar, ahorcar e incinerar a una menor de 9 años en Fundación, Magdalena, sufría de conductas agresivas por las cuales había tenido varios problemas en el pasado, incluso con su esposa, a quien amenazó de asesinarla con un arma de fuego.

Esta información sobre Adolfo Arrieta García fue manifestada por el fiscal del Magdalena, Vicente Guzmán ante los medios de comunicación, en la que indicó que “el presunto asesino cumplió una condena por el delito de lesiones personales”.

Casi el 90 por ciento de las víctimas de violación son menores de edad

Lo que se sabe del crimen de niña de 9 años en Fundación, Magdalena

En Fundación claman justicia por asesinato de niña de 9 años

Adicionalmente, el ente judicial reveló que aunque no hay denuncia formal de la pareja sentimental del acusado, se conoció, por parte de amigos y allegados entrevistados, que Arrieta García protagonizó varios episodios de violencia intrafamiliar.

“Este hombre discutía muy frecuente con su mujer y, al parecer, llegó a hacerle disparos con un arma de fuego, circunstancia que generó la separación de la pareja”, precisó Guzmán.

Los detalles sobre la conducta del hombre reforzarían la versión entregada por el abogado César Cadena, quien expresó que su defendido manifestó que su reacción de violencia y sevicia contra la menor de nueve años se dio en un aparente ataque de ira que sufrió luego de despertarse por el ruido generado por niños en la parte externa de su vivienda.

De todas formas, las autoridades no descartan que Adolfo Arrieta haya abusado sexualmente a la menor antes de ahorcarla y lanzar su cuerpo en el fuego.

 NO ESTÁ LOCO

Las últimas revelaciones que se han conocido a través del abogado del camionero Adolfo Enrique Arrieta García, es que su coartada de que estaba loco o padecía trastornos mentales se ha desvanecido ante la contundencia de las pruebas de la Fiscalía

El profesional del derecho, César Cadena Tejeda, apoderado de Arrieta García dijo que su cliente ya le contó a las autoridades todo lo que

permitió perfilar socialmente que raptó, ahorcó e incineró a la pequeña la tarde del viernes en un parqueadero del barrio El Porvenir de Fundación.

En todo caso, la información sobre la vida íntima y extraña de Arrieta García es la que ahora ayuda a destapar un comportamiento trastornado y pervertido, que no solo podría ser indicio de otros casos de abuso sexual, sino que en su momento pudo ser una alarma temprana que evitara el horrible desenlace que el Magdalena ya conoce.

“Es un caso bastante dramático, triste e inusual.  No consume ningún tipo de drogas ni alcohol, no tiene un credo católico diferente, y no tiene creencias satánicas o espirituales”, comentó en su debido momento el abogado.

‘PENSÉ QUE ERA UN PERRO LO QUE HABÍA QUEMADO’

Una de las coartadas que desde un principio tuvo Adolfo Enrique Arrieta García, fue que ahorcó a la niña pero no sabe las razones que lo llevaron a hacerlo. Luego recordó cuando la Policía tocó la puerta, y él abrió para que las autoridades entraran a mirar qué pasaba en el patio.

“Yo pensé que era un perro lo que había quemado”, relató el desadaptado hombre en su momento

También podría gustarte