La Habana en «alarma» ciclónica amenazada por Irma

La Habana, que preveía solo coletazos del poderoso huracán Irma, fue puesta en fase de «alarma» por la Defensa Civil ante el peligro de fuertes inundaciones que pueden ocasionarse al final este sábado.

«Se decidió establecer la Fase de Alarma para las provincias de Mayabeque, La Habana y Artemisa», dijo la Defensa Civil en un comunicado difundido por todos los medios locales.

Alarma es la fase de máxima tensión en la escala de movilización cubana para desastres, antecedida por informativa y alerta. La última fase es recuperación, tras el paso del huracán.

La capital cubana, de dos millones de habitantes, se levanta a orillas del Atlántico, con numerosas zonas bajas susceptibles a las penetraciones marinas.

«Aquí en la capital tendremos vientos de tormenta tropical fuertes e inundaciones costeras, tendremos todo el sábado con afectación y buena parte del domingo también», dijo en la televisión el experimentado meteórologo José Rubiera.

Añadió que «están produciéndose olas de 5 a 7 metros, pero pueden llegar hasta 8 metros, con inundaciones costeras fuertes, en la capital. Ya está brincando el agua en zonas del Malecón».

Vaticinó que «a partir de la tarde inundaciones aquí en la capital y en los municipios costeros van a durar el resto de hoy y mañana e irán disminuyendo al final de la tarde-noche del domingo».

Desde la noche del viernes, La Habana tiene rachas importantes de viento, lluvias intermitentes, y cielo encapotado.

Las autoridades habaneras, que el viernes se concentraban en la poda de árboles, limpieza de alcantarillas, recogida de basura y otras tareas, se concentran este sábado en la evacuación de personas que viven en zonas bajas, próximas al Malecón

Daysi Cruz, una minusválida de 68 años, abandonó su casa de la calle San Lázaro, paralela al Malecón, y marchó a la de sus familiares en el barrio de Santos Suárez, en el centro geográfico de la ciudad, alejado del mar.

«Nos explicaron que corríamos peligro, he tratado de subir en alto mis cosas por si llega el agua, para que no se dañen», dijo a la AFP.

Irma, ahora con categoría cuatro, sigue siendo un peligroso huracán que recorre de este a oeste la costa norte cubana desde el viernes, dejando un rastro de destrucción, pero sin daños humanos hasta el momento.

A las 09H00 (13H00 GMT) castigaba al poblado central costero de Caibarién, con fuertes vientos de 215 km/h y abundantes lluvias, que provocan inundaciones marinas, dijo el Instituto de Meteorolgía de Cuba.

 

Tomado de AFP