‘Vemos a un gobierno muy solo’: Iragorri

338

´La política es la lucha por llegar al poder. Cuando usted no le da representación política a las fuerzas, a las regiones, a los partidos, la gente no siente que está metida en el bus del gobierno y lo que acaba de pasar es que lamentablemente lo que vemos es un gobierno que se ve muy solo´, afirmó el exministro Aurelio Iragorri, director del Partido de la U.

En opinión del exministro Aurelio Iragorri, el presidente Iván Duque y su gobierno, dejaron de lado la posibilidad de contar con los partidos.

Por

ARGEMIRO PIÑEROS MORENO

En septiembre pasado el Partido de la U tomó una de las decisiones que más le ha costado aceptar a su presidente, el exministro Aurelio Iragorri, entrar a formar parte de la coalición de gobierno de Iván Duque, esto porque él fue uno de los escuderos del expresidente Juan Manuel Santos.

Hoy, casi tres meses después de estar en el gobierno, Iragorri habla como siempre lo hace, de frente y sin tapujos. Dice que pese a haber sido una decisión que no compartió toda la bancada, la U seguirá en la coalición.

Sin embargo, ser gobierno no le impide criticar al presidente Duque y sus acciones, como el relacionamiento con el Congreso de la República o que esté mirando por el espejo retrovisor lo que se hizo en el gobierno anterior.

De estos temas, incluyendo la agenda legislativa, habló Iragorri en entrevista con HOY DIARIO DEL MAGDALENA y la agencia Colprensa.

¿Cómo le ha ido a la U siendo parte del gobierno de Iván Duque?

Igual que a todo el pueblo colombiano. Por los candidatos de la U votaron 1.8 millones de personas y ellos hay que verlos reflejados en lo que han marcado las encuestas, una gran expectativa, una ilusión del pueblo colombiano, porque al pueblo colombiano el presidente Duque le cae bien como ser humano y la gran frustración de bajar tan rápido en la opinión popular, en tan poco tiempo, sólo cien días, bajó a menos del 30%, es un mensaje directo al gobierno: hay que corregir.

¿Ustedes se sienten en el gobierno; los han llamado?

El gobierno cometió un grave error al confundir al pueblo colombiano entre lo que es la mermelada tóxica, es decir apoyos transaccionales que van a la posible ilegalidad, y un hecho fundamental en la política y en el ejercicio del poder que se llama la representación política.

La política es la lucha por llegar al poder. Cuando usted no le da representación política a las fuerzas, a las regiones, a los partidos, la gente no siente que está metida en el bus del gobierno y lo que acaba de pasar es que lamentablemente lo que vemos es un gobierno que se ve muy solo. No solo porque en nuestra calidad de directores sean los partidos los que abandonaron al presidente, sino en este caso es el presidente, su gobierno, el que ha dejado de lado la posibilidad de contar con los partidos.

Ese es un grave error y las consecuencias no son solo la encuesta sino el ambiente en el Congreso, en donde se hace muy difícil creer que en este semestre sólo se le haya aprobado una ley al gobierno. Es un mal mensaje. Cuando el partido decidió apoyarlo le hizo un llamado al presidente, casi que rogándole, para que estableciera unos temas como los fundamentales para Colombia y que debían ser sacados adelante, para que en un llamado a todas las fuerzas y entre todos sacarlos adelante.

¿Pero no ha logrado hacer esa unidad?

Escuchando la alocución de esta semana quedó levemente el mensaje de ese llamado a la unidad, pero no ha podido, lo que sé es que su gobierno y los partidos no se sintonizan con la gente y el gobierno no se sintoniza con el Congreso, y los efectos de eso han sido perder el apoyo de la opinión publica, perder el apoyo de los congresistas -muchos de ellos-, eso debilita las instituciones. Por eso hay que sentarse, revisar con calma, sin desesperarse y corregir.

¿Usted se reúne seguido con el presidente?

Me he reunido dos veces desde el 7 de agosto hasta hoy. Además, he visto en dos oportunidades al secretario general de Palacio y le he planteado en privado lo que estoy diciendo acá en la entrevista. Sólo faltaría incluir mi preocupación por el tema de la protesta social.

¿Al interior de la U cómo están, porque al momento de declararse gobierno cerca de la mitad de la bancada se apartó?

El partido no va a cambiar la posición porque sería poco serio, la posición en su mayoría fue declararnos partido de gobierno. Algunos muy seguramente estarán pensando si fue la mejor decisión o no. En política no es como en matemáticas, en política las decisiones sean buenas o malas se pagan en las urnas o en votos, no hay manera de hacer como en matemáticas que es simplemente borrar.

Usted fue ministro del Interior y logró tramitar una agenda legislativa importante. ¿Por qué cree que está tan colgada en este gobierno?

Es una combinación de factores. Una demora inicial del gobierno en presentar los proyectos, se ganó la presidencia pero los proyectos no estaban listos. Otra cosa es la desconexión del gobierno con el Congreso, para los congresistas no es fácil que no sean ni siquiera atendidos por los ministros. No existe en política el hecho, que es fantasioso, de que seré amigo tuyo siempre que me necesites, pero cuando tú me necesites no me busques porque lo convierto en un delito.

¿Eso cree que están pensando los congresistas?

Eso es lo que el congresista ha sentido, el congresista tiene que estar ahí, pero si necesita algo para su región, no es ni atendido en los ministerios. Es un grave error, que lo que hace es debilitar esa relación y los efectos los estamos viendo en el Congreso. Es falta de interlocución, legitimidad en la interlocución, porque cuando usted señala que todo el Congreso es un enmermelado (el que realiza actos ilícitos con los recursos públicos), lo que hace es estigmatizar el diálogo con el congresista y eso se refleja en que por esa situación se demora la agenda legislativa. Eso no aguanta un semestre más.

¿Pero no será que no funciona porque no le han dado cuotas al Congreso?

No es así, no se trata de exigir o no mermelada, además porque el país votó en contra de ese concepto, el país quiere que se gobierne sin hechos por debajo de la mesa, el país está aburrido de eso. Hay que cambiar las prácticas políticas, pero no hay que deslegitimar a la política.

¿Ustedes sí apoyan la reforma política?

Sí, la hemos acompañado esperando que esta sea la oportunidad para que se apruebe una herramienta que acabe con el principio de la corrupción política, que es la propia elección de los parlamentarios, que tienen una mecánica que hace que cada vez sea más difícil ser elegido por las ideas, sino por hechos como los recursos económicos o poderes distintos que definen quién llega o no a las posiciones.

¿Y con la reforma a la justicia?

No la veo clara, es de los temas más complicados de tramitar en el Congreso, más difícil que una reforma tributaria y viendo los avances que ha tenido ese proyecto, no es claro que vaya por buen camino. Cuando se mira toda la agenda legislativa, no se ve que esté caminando bien. Una cosa más que me preocupa es que adentro del Congreso, por las distintas iniciativas que se presentan, muchos temas importantes se quedan de lado, deben tener un filtro esas iniciativas.

¿El camino lo debe enderezar Duque, como dijo el expresidente Uribe?

El presidente electo por los colombianos es Iván Duque. Él, por iniciativa propia o por la del expresidente Uribe o por recomendación de sus asesores, es Duque quien debe enderezar el camino. Ojalá el liderazgo de Uribe le ayude, porque por los informes de prensa que uno lee, se ve que hay un descontento en el Centro Democrático, pero también por las declaraciones del expresidente Uribe en donde dice que debe enderezar el camino y también su afirmación de que ese partido no apoyaría la reforma tributaria. Una declaración de esas, en una voz que tiene una acogida, sin lugar a dudas le hizo daño a la gobernabilidad del presidente Duque.

¿Usted ha sentido que ha habido mucho espejo retrovisor en el gobierno Duque y en particular para cuando usted fue Minagricultura?

Mucho retrovisor interno en todos los ministerios, yo no soy de esa política, en mis declaraciones como ministro jamás ataqué al exministro Andrés Felipe Arias. Por el contrario, he reclamado el debido proceso y lo dije desde que fui ministro de Agricultura. Pareciera es que están mirando por el espejo retrovisor mientras que el carro sigue andando hacia adelante, y calificar todo lo que se hizo como malo, equivocado o corrupto, eso deslegitima a todas las instituciones y paraliza el país.

Si quieren seguir viendo por el espejo retrovisor, perfecto, que sigan mirando, que sigan revisando, pero que piensen que mientras están en eso va pasando el tiempo. Hay que empezar a hacer porque ya no son oposición. Hay que dejar de criticar porque ese discurso ya no sirve cuando está al frente del timón. Lo que tiene que hacer es coordinar y manejar, hacia atrás no, eso lo que hace es dividir más al país y demorar las ejecutorias del gobierno nuevo, al que todos queremos que le vaya bien./Colprensa

También podría gustarte