May busca salvar acuerdo del Brexit

250
[themoneytizer id=”22300-1″]

En busca de alguna “garantía” que mantenga con vida su controvertido acuerdo del Brexit, la primera ministra británica, Theresa May, enfrentó este martes unos todavía socios comprensivos pero firmes en su rechazo a renegociar el texto.

La oposición en el Parlamento británico al mecanismo incluido en el acuerdo de divorcio para impedir la reintroducción de una frontera en la isla de Irlanda la obligó a posponer la votación prevista hasta el 21 de enero como muy tarde e iniciar una gira europea.

“No queremos que se use el ‘backstop’ y si se hace, queremos estar seguros de que sea temporal”, dijo May en declaraciones a la BBC en Bruselas tras reunirse a lo largo del día con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y sus pares de Países Bajos y Alemania.

Tusk, quien convocó para jueves una reunión de mandatarios sobre el Brexit en paralelo a la cumbre ordinaria, expresó tras la discusión “larga y franca” que los 27 socios de Reino Unido quieren “ayudar” a la ‘premier’. “La cuestión es cómo” hacerlo, agregó. 

Los europeos cerraron ya la puerta a reabrir el acuerdo de divorcio y la declaración política sobre la futura relación, negociados durante 17 meses a ambos lados del Canal de la Mancha y a los que los mandatarios de la UE dieron su visto bueno el 25 de noviembre.

“No es posible cambiar” el acuerdo, dijo la canciller alemana, Angela Merkel, durante un encuentro con legisladores tras recibir la jefa del gobierno británico en Berlín, según participantes en la reunión.

La solución podría pasar por “una declaración política del Consejo Europeo”, en palabras del canciller irlandés, Simon Coveney, una opción que, como sucedió con el precedente pulso de España sobre la cuestión de Gibraltar, evitó reabrir las 585 páginas del acuerdo del Brexit.

Preguntado sobre las diferentes opciones, el secretario de Estado británico para el Brexit, Martin Callanan, había explicado en la mañana que la importancia que las “garantías adicionales” sobre el ‘backstop’ que se obtengan sean “jurídicamente vinculantes”.

La UE exigía una solución de último recurso para evitar la reinstauración de una frontera dura entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte y proteger, a su vez, los acuerdos de paz de Viernes Santo de 1998, que pusieron fin a 30 años de sangriento conflicto.

En virtud del acuerdo, el ‘backstop’ sólo se aplicaría tras el periodo de transición, cuya duración inicial se puede extender dos años hasta 2022, y si no se encuentra una solución mejor durante la negociación de la futura relación entre ambas partes tras el Brexit. 

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte