Disminuir consumo es el nuevo objetivo de la lucha antidrogas

239

Las autoridades mantienen intercambio de información que ayuda a la incautación de cargamentos de droga. Este año la Policía ha incautado 253 toneladas de cocaína

[themoneytizer id=”22300-1″]

 

Hace tres días cayó en el puerto de Rotterdam, Holanda, un cargamento de más de una tonelada de cocaína procedente de Colombia camuflada en aguacates. El resultado de esa incautación se dio gracias a la coordinación entre la Policía Nacional colombiana y autoridades de varios países europeos.

Esa colaboración es el reflejo de una de las más efectivas estrategias de la lucha global contra las drogas que, como lo asegura el general Fabián Laurence Cárdenas, director de la Policía Antinarcóticos, se acordó en el congreso sobre el tema que se realizó hace una semana en Medellín, en el que la conclusión fue una sola: “se deben aunar esfuerzos para combatir el narcotráfico en el hemisferio”.

Sin embargo, la necesidad de aumentar la operatividad y mostrar mejores resultados en la lucha contra los alucinógenos, obliga a los gobiernos y las autoridades civiles, militares y de Policía a mirar otras propuestas (consideradas en dicho congreso) que apunten a combatir el consumo, las nuevas drogas y otras cadenas del narcotráfico.

Entre las conclusiones a las que llegaron los 23 países de América y Europa presentes en el congreso, se estableció la implementación de procesos de desarrollo tecnológico e innovación que permitan la identificación y detección de nuevas sustancias psicoactivas, esto por las alarmas que se tienen prendidas ante la elevada producción y consumo de drogas sintéticas.

“También está la ejecución de mayores controles frente al tráfico y comercio de drogas a través de internet. Igualmente se debatió sobre la creación de un comité de expertos, tanto técnicos como normativos, de alcance internacional, para la detección y control de precursores y sustancias químicas, generando las alertas tempranas y el fortalecimiento de los procesos de judicialización”, añadió el general Cárdenas.

 

Más allá de los operativos

El exsecretario de Gobierno de Antioquia, Santiago Londoño, cree que “sería lógico y provechoso” que además de el intercambio de información, inteligencia y operatividad entre los países que tienen alianzas para la lucha contra las drogas, los gobiernos compartieran estrategias de prevención y de control del daño.

“Ya hay buenas prácticas y experiencias exitosas que podrían, con ajustes y aterrizajes locales, servir para que cada territorio enfrentase de manera coherente y exitosa el tema de la demanda de los alucinógenos”, dice el exfuncionario.

No obstante, Londoño expresa que como el tema de la política pública frente al consumo es tan sensible, la mayoría de gobiernos enfrentan el tema de la demanda de manera unilateral y más enfocados en lo que es efectista y fácilmente comunicable que en lo que pueda enfrentar la problemática de manera estructural.

“Con los temas policiacos y de inteligencia no hay problemas porque las capturas y los operativos siempre serán populares y políticamente efectivos”, dice Londoño.

Para Daniel Rico, director de C-Análisis: Criminología Aplicada, la cooperación internacional en el crimen transnacional, “se ha convertido desde hace mucho en una retórica sin acciones”, y afirma que uno de los principales obstáculos para combatir estos flagelos son países como China y Panamá “que sustentan su modelo económico en la evasión y el contrabando, que no son otra cosa que la cara financiera del narcotráfico”.

Rico sugiere que “más que fortalecer las agendas de cooperación internacional se requiere una coherencia entre las políticas nacionales y el discurso de la cooperación”.

 

El Colombiano

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte