Festival del Hombre Caimán en Plato, una leyenda que sigue viva

2.373
[themoneytizer id=”22300-1″]

Cada año las comparsas desfilan por las principales calles del municipio de Plato, haciendo honor al ‘Hombre Caimán’.

Un pueblo sin leyendas es un pueblo sin pasado y a Plato le sobran pergaminos en cuanto a ellos se refiere, la más difundida que se tengan noticias en Colombia y América, se gestó y tuvo su nacimiento en ese cálido pueblo magdalenense.

 

Esa leyenda es la del ‘Hombre Caimán’, la que vestida de música le dio la vuelta al mundo, llegando a todos los rincones de la tierra desde la humilde choza del negro africano hasta las alcobas de los Reyes Europeos.

Ella le abrió las puertas a Colombia, en los cinco continentes, despertando la curiosidad de gobernantes que nunca habían escuchado de ellos, la nación colombiana debe estar agradecida con Plato, por los servicios que le prestó a través de su famosa leyenda la cual ha recorrido sin reparos todo el mundo.

El municipio de Plato se encuentra en el olvido, por eso los miembros del Festival Folclórico del Hombre Caimán, luchan para ocupar un lugar un lugar privilegiado, estas actividades son realizadas con el apoyo de la Alcaldía Municipal, la cual apoya la cultura del pueblo plateño.

XXIV VERSIÓN DEL FESTIVAL 

Este año se celebra de manera muy importante la XXIV versión del Festival Folclórico del Hombre Caimán la cual inicio del el pasado 13 de diciembre y culmina hoy domingo 16, donde propios y visitantes disfrutaron de una programación nunca antes vista, donde se integraron no solo  de los municipios del departamento del Magdalena, sino de toda Colombia, debido a que hicieron presencia  comparsas, danzas, acordeoneros y agrupaciones musicales de todo el país.

PROGRAMACIÓN

Desde el día jueves 13 de diciembre el municipio de Plato se vistió de fiesta con el inicio de la Alborada a las 5:00 am en la casa de la reina anfitriona Andrea Paternostro, la cabalgata y la inauguración donde estuvieron presente invitados especiales, delegaciones de las diferentes comparsas, autoridades municipales, y organizadores del evento.

En este primer día se hizo entrega de las llaves de la ciudad al comité organizador en cabeza de la directora del Festival Consuelo Camargo Escorcia. La cual agradeció el apoyo de la Alcaldía Municipal.

Por otro lado durante el segundo día de celebración se llevó a cabo concurso de atarraya, presentación de reinas nacionales e internacionales, y exposición de grandes personajes representativos del arte y del saber.

El día de ayer se realizó prueba de canotaje en el parque Hombre Caimán de San Rafael y presentación de grupos musicales.

Para hoy domingo día de cierre se presentaron agrupaciones musicales como Fusión K- Ribe y Renovación Popular y el vallenato de Ángel Mugno y Pipe Merlano.

SOBRE LA LEYENDA

Cuentan que hace mucho tiempo existió un pescador muy mujeriego que tenía por afición espiar a las mujeres plateñas que se bañaban en las aguas del río Magdalena. Previendo que podría ser descubierto entre los arbustos, se desplazó a la Alta Guajira para que un brujo le preparara una pócima que lo convirtiera temporalmente en caimán para que no sospecharan las bañistas y poderlas admirar a placer. El brujo le preparó dos pócimas, una roja que lo convertía en caimán, y otra blanca que lo volvía hombre de nuevo.

Montenegro disfrutó por algún tiempo de su ingenio, pero en una ocasión, el amigo que le echaba la pócima blanca no pudo acompañarlo. En su lugar fue otro que, al ver el caimán, se asustó al creer que era verdadero y dejó caer la botella blanca con el líquido que lo convertía en hombre de nuevo. Antes de derramarse completamente, algunas gotas del líquido salpicaron únicamente la cabeza de Saúl, por lo que el resto su cuerpo quedó convertido en caimán. Desde entonces, se convirtió en el terror de las mujeres, quienes no volvieron a bañarse en el río.

La única persona que se atrevió a acercársele después fue su madre. Todas las noches lo visitaba en el río para consolarlo y llevarle su comida favorita: queso, yuca y pan mojado en ron. Tras la muerte de su madre (que murió de la tristeza por no haber podido encontrar al brujo que había elaborado las pócimas porque había muerto), el Hombre Caimán, solo y sin nadie que lo cuidara, decidió dejarse arrastrar hasta el mar por el río hasta Bocas de Ceniza, como se conoce la desembocadura del río Magdalena en el mar Caribe a la altura de Barranquilla. Desde entonces, los pescadores del Bajo Magdalena, desde Plato hasta Bocas de Ceniza, permanecen pendientes para pescarlo en el río o cazarlo en los pantanos de las riberas.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte