Adiós al maestro Adolfo Echeverría

278
[themoneytizer id=”22300-1″]

En el acto que se cumplió en el Cementerio Universal de Barranquilla, los amigos llegaron para dar las condolencias a su actual esposa Anastasia Arrieta y sus hijos Luz Marina, Rufino Adolfo, Gil Ernesto, María José, Adolfo Ernesto, Adolfo De Jesús y Ana Sofía, estos últimos con Anastasia.

Artistas, músicos, intérpretes, compositores, amigos y familiares dieron este sábado el último adiós a Adolfo Echeverría Comas, quien falleció el pasado jueves producto de una isquemia cerebral que le venía aquejando desde el 4 de diciembre.

En el acto que se cumplió en el Cementerio Universal de Barranquilla, los amigos llegaron para dar las condolencias a su actual esposa Anastasia Arrieta y sus hijos Luz Marina, Rufino Adolfo, Gil Ernesto, María José, Adolfo Ernesto, Adolfo De Jesús y Ana Sofía, estos últimos con Anastasia.

Antes del acto litúrgico el féretro ingresó a la capilla guiado por la familia, al tiempo que se entonaban canciones compuestas por el maestro Adolfo Echeverría. Fue un acto muy especial porque más de una lágrima se notó en las mejillas de los que estaban en la capilla.

Más aún cuando una de sus hijas, María José, cantó Las Cuatro Fiestas, la canción que le abrió el camino hacia la fama; Adolfo De Jesús cantó La Inmaculada, las palmas no cesaron durante la entonación de estas dos canciones.

Luego de la misa, el féretro fue conducido hasta un una especie de camino real donde estaba la Banda Distrital de Música, que interpretó Amaneciendo y La Inmaculada, canciones del maestro. En el  ambiente se notaba la alegría de las canciones y y también la tristeza por su partida.

 “Esto me lo hizo prometer y por eso se vino a hacer la ceremonia en el Cementerio Universal para llegaran sus amigos a darle su último adiós”, nos contó su esposa Anastasia Arrieta.

Ella también nos dijo que luego de cuatro días le entregarán las cenizas del maestro Adolfo Echeverría, las que serán colocadas en un mausoleo que tiene la familia en Jardines de La Eternidad.

“Esos fueron sus deseos y se los estamos cumpliendo”, remató diciendo Anastasia Arrieta.

Adolfo Echevarría Arrieta, agradeció a los asistentes por la manera como durante la convalecencia de su padre y ahora estos momentos de dolor estuvieron con ellos.

Se fue grande de la música uno que seguramente estará haciéndolo parte de la orquesta celestial, como dijo el cura luego de la celebración de la misa.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte