¿Qué bichos se mueven debajo de nuestros pies?

331

Este es un nemátodo no identificado (eucariota) que vive a 1.400 metros de profundidad.

[themoneytizer id=”22300-1″]

 

No somos nada: el planeta es de los microbios. Sí, ni más ni menos.

Las bacterias y otras formas de vida que tienen en el subsuelo su casa, pesan de 12 a 23 billones de toneladas, cientos de veces más que todos los humanos juntos.

Contienen en conjunto de 245 a 385 veces más carbono que nosotros.

Es la riqueza y al tiempo la variedad que hay debajo de nuestros pies.

Cifras que representan una pequeña parte de una gigantesca investigación internacional de 10 años, realizada por 1.200 científicos de 52 países.

Los hallazgos fueron presentados por el Observatorio de Carbono Profundo durante el encuentro anual de la Unión Geofísica Americana.

La cantidad de vida en el subsuelo es sorprendente y existe bajo condiciones extremas de presión, temperatura, escasa energía y baja disponibilidad de nutrientes, una insinuación de lo que podrían ser los ambientes extraterrestres en los que podría florecer la vida.

Muchos de esos organismos no dependen de la luz del Sol para vivir.

 

Hacia el fondo

Durante la extensa investigación, se perforaron 2,5 kilómetros bajo el lecho marino y tomaron muestras de minas continentales y agujeros de más de 5 kilómetros de profundidad. Con esa información construyeron modelos del ecosistema en el interior del planeta.

Con la información de cientos de lugares bajo la corteza y los mares, estimaron que el tamaño de la biosfera de las profundidades es de 2 a 2,3 billones de kilómetros cúbicos, casi dos veces el volumen de todos los océanos.

Se estima que por cada kilómetro de subsuelo hay 7,5 toneladas de carbono contenido en microorganismos y otras forma de vida.

De la investigación se infiere que los límites absolutos de la vida en la Tierra en términos de temperatura, presión y disponibilidad de energía no se conocen todavía. Las marcas se superan con frecuencia.

Por ejemplo, el organismo más caliente del mundo es Geogemma barossii, unicelular, que habita las venas hidrotermales del piso marino. Sus células, pequeñas esferas microscópicas, crecen y se replican a 121 grados Celsius, 21 más que el punto de ebullición del agua.

La vida microbiana puede sobrevivir a más de 122 grados, marca lograda en laboratorio.

En comparación, el sitio más caliente de la superficie se halla en el desierto iraní, con 71° C.

Y el récord de profundidad a la cual se ha encontrado vida en el subsuelo continental es de casi 5 kilómetros, mientras que en los mares la marca está en 10,5 kilómetros de profundidad, bajo una presión extrema (a 4.000 metros es unas 400 veces mayor que a nivel del mar).

 

Un gran desconocimiento

“Nuestros estudios de los microbios de la biosfera profunda han generado mucho conocimiento, pero también la comprensión y una gran valoración de todo lo que todavía tenemos que aprender acerca de la vida bajo la superficie”, expresó Rick Colwell, de Oregon State University. “Por ejemplo, no se conocen las formas en las que la vida del subsuelo afectan la de la superficie y viceversa. Por ahora solo podemos maravillarnos con la naturaleza de los metabolismos que permiten que la vida sobreviva bajo las condiciones empobrecidas y prohibitivas en la Tierra profunda”.

“Hace 10 años sabíamos muchísimo menos de las fisiologías de bacterias y microbios que dominan la biosfera subterránea”, dijo Karen Lloyd, University of Tennessee en Knoxville. “Hoy sabemos que, en muchos lugares ellos invierten la mayor parte de su energía para simplemente mantener su existencia y poco para crecer, lo cual es un fascinante modo de vida”.

Hace una década solo se habían explorado pocos sitios del mundo subterráneo. Ahora, con la nueva investigación, se reconoce que la vida en el subsuelo es común así falte mucho por explorar.

El árbol de la vida, con seguridad, se expandirá.

 

El Colombiano

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte