‘Quiero untarme de Santa Marta, me hace mucha falta’

384

El maestro Milton Salcedo visitó la sede de HOY DIARIO DEL MAGDALENA, para hablar de su vida personal, profesional y el premio Grammy Latino como ‘Mejor Arreglista del Año’. / LUIS PARRA

El productor se encuentra en su natal Santa Marta y visitó la sede de HOY DIARIO DEL MAGDALENA, casa editorial que lo exaltó como Personaje del Año 2018 y le entregará el respectivo reconocimiento el próximo año en una ceremonia especial.

 

Pianista, director y productor musical, el maestro Milton Salcedo nació en Santa Marta en noviembre de 1970, allí inicia sus estudios de piano a los 13 años con el maestro y pedagogo Carlos Avendaño; el destino lo llevó a Bogotá en 1990, donde vivió una “década muy bonita” según cuenta, pues además de prepararse en varias universidades, trabajó con muchas agrupaciones y artistas del género tropical en Colombia.

La música nació con él: proviene de una gran familia dedicada al arte musical, siendo hijo del saxofonista William Salcedo Benavides y nieto del compositor y director de Orquesta, Pedro Salcedo, el de ‘La Pollera Colorá’. Por el lado materno, es hijo de Nelly Cuao Morán, hija del trompetista Israel Cuao.

Este talentoso magdalenense cuando leía el Especial de Navidad de este 2018, donde hizo parte del grupo de Personajes del Año que serán exaltados por este medio de comunicación.

El productor radicado desde el 2000 en los Estados Unidos, se encuentra en su natal Santa Marta y visitó la sede de HOY DIARIO DEL MAGDALENA, para contar detalles de su vida profesional, personal y hablar del Grammy Latino que obtuvo el pasado noviembre como Mejor Arreglista del Año, por su trabajo en el tema ‘Se le ve’, de ‘Swing 80’, que canta Amaury Gutiérrez junto a Carlos Oliva y Michel Puche.

 

¿Cómo encontró a su familia y a Santa Marta?

Todo está muy bien. Tengo muchas ganas de regresar a Santa Marta, después de 28 años, porque yo me fui de aquí en el año 90; quiero regresar por lo menos un año, untarme de Santa Marta, me hace mucha falta y creo que eso también va a impactar en mi música, regresar a las raíces. Toda mi familia está aquí, gracias a Dios, mis padres ya están de mucho cuidado y me gusta mucho llegar a cuidarlos, no me quiero ir… llevo una semana y no me quiero ir.

 

¿Qué lo hizo emigrar a otro país?

En 1999, viviendo en Bogotá, entró una llamada de Kike Santander, estoy almorzando y me dice que quiere trabajar conmigo. Yo le respondo diciéndole que era un amigo bromeando; volvía y me llamaba diciendo que era una propuesta seria de trabajo. La tercera vez me doy cuenta que es serio y entro en mucha vergüenza, él no aguanta la risa y me dice que nos reuniéramos en Miami y así fue, llegué a mediados del 99 y un año después, ya estaba trabajando con él.

Inicié proyectos con Amaury Gutiérrez, Cristian Castro, Diego Torres, el último disco de Rocío Durcal, Juan Gabriel, Santana, Olga Tañón, Alejandro Fernández… fue una época muy bonita, un salto muy bonito.

En el 2006, ya vienen los géneros urbanos, el reggaetón, el hip hop latino y entonces se desvanece ese imperio de la gran música latina, los grandes baladistas y los productores como yo, quedamos como a la deriva pensando qué hacer y ahí nos convertimos en productores independientes.

 

¿Cómo llegó hasta el escenario del MGM Grand Garden Arena en Las Vegas, para recibir el Grammy?

‘Swing 80’ es un intento de que alguien se preocupa por rescatar los sonidos, no solamente de los años 80, sino de los tradicionales del Caribe. Sabía que no iba a ser una tarea fácil, que no iba a ser un disco tradicional o convencional que un artista hace en un año; aquí no se trataba de eso, sino de recopilar información para sonar desde las generaciones que vivieron la música de los 70 y 80, y por medio de ellos, trabajar el recuerdo para que se lo transmitieran a sus hijos.

Lo inicié en el año 2010, traté de reunir a los mejores músicos del Caribe, no importa cuánto tiempo me demoré e inicié el proceso en Miami; me sirvió haber trabajado con Kike Santander, porque ahí fue donde conocí a la mayoría de los artistas. Yo invito a Gilberto Santa Rosa, Luis Enrique y Amaury Gutiérrez y entendieron mi causa, me dijeron que contara con ellos y que esto que yo hacía, no lo estaba haciendo ninguna disquera.

Fueron 8 años de trabajo en este proyecto, cada quien se identificó con esta historia y lo más lindo al final, es que cuando estoy recibiendo ese Grammy yo pensaba en que Dios es muy grande y voy a agradecer este esfuerzo de todos, pero además con el detalle de decirle que aquí está un certificado para todos ellos como participantes.

Maestro, un mensaje para los amantes de la buena música en Santa Marta, el Magdalena y la región Caribe…

Vayan a la raíz. No solamente para los músicos de las nuevas generaciones que quieren tocar un instrumento o componer, sino también el que está escuchando. Hagan una ‘dieta musical’; se escucha mucha música ‘chatarra’, pero la música orgánica nuestra es mejor que todo lo demás.

También podría gustarte