Muerte de Luis Carlos ‘Lucho’ Núñez causa asombro entre sus más allegados

514
[themoneytizer id=”22300-1″]

Luis Carlos ‘Lucho’ Núñez puso fin a su existencia hace pocos meses dejando un gran vacío entre sus seguidores.

¡Ay la vida tan bonita que es vivirla

con amor y compartirla como lo manda el creador.

Y tú me la estás quitando corazón

y tú me la estás quitando sin razón! (BIS)

Esta es solo la primera estrofa de una de las canciones compuestas por Luis Carlos ‘Lucho’ Núñez quien murió luego de poner fin a su existencia en su humilde vivienda. Después  de esta fatídica noticia las notas de los acordeones suenan con dejos de melancolía ante la fatídica e inesperada decisión tomada por el juglar vallenato, quien decidió ponerle fin a su existencia.

La noticia tomó por sorpresa a la comunidad de El Difícil que aún no sale del asombro, por el cariño que este ilustre acordeonero y cantautor que representa para la cultura de esta municipalidad.

Aunque Lucho Núñez fue el  compositor de varias canciones inéditas en diversos ritmos (incluso porro), es reconocido como compositor por el merengue La Vida, canción grabada por Diomedes Díaz y Juancho Rois en el álbum El Regreso del Cóndor en 1992.

El cuerpo sin vida fue hallado colgado de una cuerda que ató a una de las vigas del techo de una de las habitaciones de su casa, El deceso del juglar se presentó en su casa ubicada en el barrio La Florida, zona céntrica del municipio de El Difícil.

“Algunos allegados al notar la situación lo bajaron e intentaron llevarlo al hospital de la localidad pero se dieron cuenta que ya no había nada qué hacer para salvarle la vida”, dijo un vecino, quien no dio su identidad.

Entre tanto, su familia aseguró desconocer los motivos que este tuvo para tomar la determinación de acabar con su vida teniendo en cuenta que era una persona querida por sus familiares y vecinos más cercanos.

SU MÚSICA

La difusión del merengue en escenarios distintos al de su área de influencia, lo realizó el acordeonero Alberto Rada, entrañable amigo y colega que solo cantaba dos de las tres estrofas que tiene la canción, la cual se la escuchó interpretar en las parrandas en que coincidieron y con la que decidió participar en el Festival Vallenato.

Como resultado de la magistral interpretación del merengue La Vida en el Festival Vallenato por el concursante Alberto Rada, terminó interesado en grabarlo el cantante Reinaldo ‘El Papi’ Díaz, quien había grabado dos álbumes con el acordeonero Emilio Oviedo, al comienzo de la década de los 80´s.

Para lograr la autorización de la grabación, Alberto Rada propuso un encuentro entre ‘El Papi’ y el cantautor y acordeonero Luis Núñez en El Difícil (Magdalena), lugar donde aún reside el veterano compositor. Sin embargo, el sitio de encuentro se replanteó aprovechando que Reinaldo Díaz y Elberto ‘El Debe’ López tenían programado amenizar un baile en el Corregimiento Pueblo Nuevo (Magdalena), cercano al lugar de residencia del compositor.

Pese a todo lo planeado, la reunión no se realizó porque Núñez no acudió al encuentro ya que no logró salir de una parranda que amenizaba en una finca de la región. Esto frustró la posibilidad que cantara la canción completa a ‘El Papi’ Díaz, como él lo tenía previsto.

Finalmente, en 1987, el cantante Reinaldo Díaz grabó el merengue con el acordeonero Mauro Milián, únicamente, con las dos estrofas que conocía. Esta grabación se realizó para el sello Folklor, filial de Discos Fuentes. La canción fue incluida en el álbum variado Encuentro Vallenato Volumen I, en cuya carátula aparece como autor únicamente, Luis Núñez.

CANCIÓN LA VIDA

Después de cinco años de grabada la primera versión de la canción La Vida, la cual no logró mayor difusión, en 1992 se publicó la segunda versión másconocida de la composición, interpretada por Diomedes Díaz y Juancho Rois en el álbum El Regreso del Cóndor. En este trabajo, se atribuyen los arreglos de las once canciones a Juancho Rois con la colaboración del bajista fallecido ‘Maño’ Torres y el guitarrista y compositor Jorge Valbuena. Sin embargo queda por establecer quién de los músicos que participó en los arreglos musicales o en la grabación, decidió agregarle a la letra original, la estrofa tomada de la canción El Bienaventurado de Máximo Móvil.

La canción del compositor Móvil fue grabada por Alfredo Gutiérrez en el acordeón, la voz de Hernando Marín y la primera voz de Joe Arroyo en el coro, y forma parte del álbum La Verdadera Llave de Oro, publicado por Discos Fuentes en 1977. La inclusión de esa estrofa en la canción de Núñez hizo que Máximo fuera incluido como coautor de La Vida para evitar demandas por plagio.

Cabe destacar dos particularidades de la segunda versión de este merengue. Por un lado, el desconocimiento de la existencia de la tercera estrofa, probablemente indujo al cantante Diomedes Díaz  a repetir la primera al final de la canción, con el fin de alargarla. Por otro lado, el contrapunteo entrela caja, el acordeón y el bajo, fue antecedido por una frase lapidaria y pintoresca agregada por el solista: ‘No es na’ que uno se muera, sino lo que dura muerto…”, que con el paso del tiempo se hizo popular, aún más con la muerte del cantautor Diomedes Díaz, a quien Núñez no tuvo oportunidad de conocer.

INFLUENCIA EN LA MÚSICA

Cabe anotar que ‘Lucho’ Núñez, fue uno de los más influyentes acordeoneros de la tercera generación de músicos que procreo esta región. Su padre Leonardo Núñez Paredes (El León de la Granada), de quien heredó su amor por la música. A él le compuso uno de sus primeros merengues. Bajo el título ‘Me Voy A Caminar’ la cual fue grabada por Luís Enrique Martínez como suya.

DOLOR POR SU PARTIDA

Sus canciones quedarán como el más preciado tesoro de la riqueza cultural de la tierra, a la que amó. Como una predicción apocalíptica en varias desus obras se burlaba de la muerte, el tema La Vida que fue grabada inicialmente por el Papi Díaz y que años más tarde fue ovacionada al ser grabada por el Cacique de la Junta Diomedes Díaz. La canción fue incluida con un detallado documento biográfico en la obra Literaria ‘Levántate María’ tributo al Padre del Son Francisco Pacho Rada y otros autores del valle del Ariguaní del comunicador Robert Luís Benítez Picalúa.

Otra de sus canciones donde hace una dura sentencia con relación a esta realidad que debemos afrontar los seres humanos, al emprender el viaje hacia el más allá es una canción que denominó:

‘El viaje largo’

¡Me duele de morir porque dejo mis hijitos

Y se queda solitaria mi querida compañera (bis)

El día que uno se va le toca viajar sólito

Y nadie lo acompaña por mucho que alguien lo quiera! (bis)

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte