Falcao y un 2018 con sentimientos encontrados

314
[themoneytizer id=”22300-1″]

Radamel Falcao García termina un 2018 que le dio la felicidad de cumplir un sueño de infancia pero que termina para él en plena incertidumbre.

Difícil reto tendrá el ‘Tigre’ en 2019, pues en la mira está la Copa América de Brasil y ayudar a revertir la complicada situación del Mónaco, que en este momento se encuentra descendiendo a la segunda división.

 

Radamel Falcao García inició un 2018 con ilusión y teniendo como objetivo el Mundial de Rusia 2018. Además, con Mónaco, se mantenía como protagonista de la Liga de Francia y lograba una nueva clasificación a la Champions League.

Por eso este año del ‘Tigre’ hay que dividirlo en varias partes: el cierre de la temporada 2017/2018 con Mónaco, su participación con la Selección Colombia durante y después del Mundial y el inicio de la 2018/2019 con el cuadro del Principado.

El delantero colombiano cerró la pasada temporada (jugando 11 partidos y marcando 3 goles en el segundo semestre del año) siendo el capitán y referente de un Mónaco que, a pesar de quedar muy lejos del campeón, PSG, salió segundo en la Liga de Francia y de esta manera seguía de cierta forma cumpliendo con sus objetivos deportivos.

Bajo este panorama, Falcao llegó a Rusia 2018. Con la ilusión de participar en su primer Mundial y la responsabilidad de comandar a un grupo que esperaba superar lo hecho en Brasil 2014.

El camino empezó con obstáculos, ya que en el primer partido de Colombia en el Mundial, la ‘tricolor’ terminó cayendo frente a Japón, poniendo bajo las cuerdas a los dirigidos por José Pékerman, entonces seleccionador.

Sin embargo, ahí apareció toda la categoría de un Falcao que junto a James Rodríguez, Juan Fernando Quintero, Juan Guillermo Cuadrado y demás futbolistas que siguen ratificando que es la mejor época en la historia de la Selección Colombia; lograron superar las adversidades y se clasificaron a los octavos de final.

En medio de todo esto, llegó el ansiado gol del ‘Tigre’ en un Mundial. Sirvió para ilusionarse y adornó uno de los mejores partidos de la era Pékerman. En la retina de todos los aficionados quedará el segundo gol de Colombia, en el 3-0, frente a Polonia, convertido por un Falcao que lo celebró con lágrimas en su rostro.

Luego llegaría la amarga eliminación en octavos en la definición desde el punto penal, a manos de Inglaterra. A pesar de esto, Falcao iniciaba la actual temporada con los retos de la Champions, la Liga de Francia y la preparación a la Copa América del próximo año.

Aunque el panorama no era fácil, pues el ‘Tigre’ quedaba solo en un Mónaco diezmado por la venta de sus principales figuras y en frente de una Selección que inicia su era post Pékerman, sin un sustituto confirmado.

Situaciones similares, pero que al final resultaron ser panoramas completamente diferentes. En la Selección, bajo el mando interino de Arturo Reyes, los resultados fueron positivos y los goles volvieron a aparecer. Escenario que ilusiona de cara a los retos del próximo año.

Mientras que con Mónaco, cada vez más la situación es preocupante. El equipo del Principado fue acumulando derrotas, terminó eliminado de Champions y al final su técnico Leonardo Jardim fue destituido.

Llegó Thierry Henry para apagar el incendio, pero nada cambio. Mónaco cerró el 2018 en puestos de descenso y Falcao no aguantó más. “Necesitamos fichajes. Espero que en enero el club pueda traer nuevos jugadores”, manifestó el ‘Tigre’.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte