Murió María Teresa Uribe, emblema de la academia en Antioquia

[themoneytizer id=”22300-1″]

María Teresa Uribe de Hincapié, la mujer que estudió como pocos los procesos de violencia, Estado y territorio en Colombia y en Antioquia, murió en la madrugada de este martes en un centro asistencial de la capital antioqueña. 

La noticia fue confirmada por Marta Hincapié Uribe, una de las hijas del matrimonio de la académica con el ingeniero, y exalcalde de Medellín, Guillermo Hincapié Orozco. 

La muerte de la reconocida investigadora se produce solo seis días después de que su esposo falleciera por una afección respiratoria. 

Puede leer: Falleció el exalcalde de Medellín, Guillermo Hincapié Orozco 

Uribe de Hincapié era licenciada de Sociología de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín y Magister de Planeación Urbana de la Universidad Nacional, sede Medellín. Se dedicó a la docencia y a la investigación en la Universidad de Antioquia, donde le fue otorgado, en 2015, el titulo Honoris Causa de Doctora en Ciencias Sociales, una de las máximas distinciones que la academia puede entregar. 

Su trayectoria académica 

María Teresa Uribe era una maestra, en todo el sentido de la palabra. Comenzó sus estudios en Pereira, pero fue en Medellín donde desarrolló toda su carrera académica, que la hizo celebre en el mundo de la sociología y que le valió diversos reconocimientos como la Antioqueña de Oro y el Premio a la Investigación de la Universidad de Antioquia. 

En una entrevista realizada en 2017, la profesora Uribe habló de sus inicios como estudiante, en una década, la de los 60, en la que el mundo experimentaba grandes cambios. “En el 68 había una revolución social y sexual, el Mayo Francés, la lucha en Estados Unidos por los derechos civiles, el feminismo, las mujeres luchaban por sus derechos y por su independencia. Los momentos de cambio, con sus traumatismos, son muy ricos para la investigación social, y esto fue bastante importante en mi vida. Fue un tiempo que nos influyó poderosamente”, señaló 

Investigar esos tiempos y momentos fueron su vida. Fue testigo de los sucesos del 9 de abril de 1948, cuando el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán desató una violencia de la que aún el país no se recupera. Muchas de sus investigaciones giraron alrededor del conflicto y la guerra, teniendo como ejes los actores y el territorio. 

Sus reflexiones abordaron las guerras del siglo XIX y la violencia de nuestros días, en especial en Medellín, conflicto que intentó entender a través de la marginalidad, la exclusión y la desigualdad de la ciudad. 

En cuanto a sus aportes a la planeación urbana, la profesora María Teresa Uribe defendió siempre la priorización de las comunidades sobre el concepto de técnicos foráneos. 

Una mujer admirada y querida 

En el Teatro Camilo Torres de la Universidad de Antioquia, donde le fue entregado el título Honoris Causa en 2015, estudiantes, amigos y colegas de la profesora Uribe Hincapié expresaron su admiración y orgullo por su papel como académica, profesora y compañera. 

Así lo recoge el periódico de la Universidad, “Alma Mater”, donde algunos de sus estudiantes la señalan como la gran maestra que fue: “nunca se guardó nada. Me retó en el pregrado cuando le entregué el primer trabajo, diciéndome “si te esfuerzas como escritor vas a ser uno más o menos del montón, pero como sociólogo si sigues escribiendo así no vas a hacer nada, vas a ser un pésimo sociólogo”, esa fue la ofensa y el reto más grande que alguien me pudo hacer y ella sabía lo que iba a provocar. Ella reta, acompaña y da”, recordó Manuel Alonso Espinal. 

Le preguntamos si se encontraba en algún proyecto y su respuesta fue: “pienso que ya hice lo que pude y en este momento les toca a ellos”. Es cierto, ahora les toca a ellos. 
Condolencias 

Una vez trascendió la noticia sobre la muerte de Maria Teresa Uribe, diversos académicos y organizaciones sociales extendieron mensajes de solidaridad en redes sociales para honrar la memoria de la investigadora y docente:

Medellín (El Colombiano).

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte