Rafael Araujo Gámez dice adiós a los medios

Rafael Enrique Araújo Gámez cumplió 50 años de trayectoria profesional y decidió retirarse de la actividad radial.

‘El narrador que Cali consagró’, como se conoció en el mundo de los medios, se despidió para irse a sus cuarteles de invierno y dedicarse a sus otras dos pasiones: la escritura y su familia.

[themoneytizer id=”22300-1″]

 

Una de las grandes voces del relato deportivo nacional ha dicho adiós. Se trata de Rafael Enrique Araújo Gámez, quien anunció que deja el oficio periodístico luego de 50 años de una exitosa carrera profesional.

‘El narrador que Cali consagró’, como se conoció en el mundo de los medios, se despidió para irse a sus cuarteles de invierno y dedicarse a sus otras dos pasiones: la escritura y su familia.

Fueron cinco décadas de grandes jornadas para este samario que llegó en el año 1972 a la capital del Valle para convertirse en el rey de la sintonía local y transformarse en un caleño más que aprendió a amar a esta ciudad.

​Con el paso del tiempo, los hinchas del Cali y de América lo aprendieron a querer e identificar por las frases célebres que adoptó en su narración.

Durante muchos años, el “América, América, América, América” y el “Cali, Cali, Cali, Cali”, en el momento del clímax de gol, marcaron para siempre a muchas generaciones de aficionados de ambas escuadras, que gozaron con los títulos de sus equipos del alma.

El periodismo le entregó la amistad de grandes colegas, pero resalta en especial su relación personal y profesional con Mario Alfonso Escobar (el ‘Doctor Mao’), y Óscar Rentería, con quienes compartió grandes desafíos y aventuras.

Su alejamiento de los micrófonos no le produce tristeza, pero sí una inmensa nostalgia por una labor que respetó y por la que se preparó todos los días. Incluso, no descarta que en el futuro decida regresar a ese mundo mágico de la radio, aunque por ahora el adiós ya es una decisión tomada.

Los libros y el lápiz para crear historias serán ahora sus cómplices en una nueva etapa de su vida, donde la intimidad y el calor de su hogar jugarán un papel primordial para consolidar su sello como escritor.

Fue testigo de grandes gestas del deporte nacional, pero también presenció capítulos de dolorosas derrotas.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte