‘Vengo a defender la legalidad y garantizar la seguridad en el Caribe’

[themoneytizer id=”22300-1″]

El comandante saliente, mayor general Pablo Alfonso Bonilla Vásquez entregó a su sucesor el brigadier general Hugo Alejandro López Barreto. /MONTINER ALVIS.

A la solemne ceremonia de transmisión de mando en la Primera División, contó con la asistencia del Comandante del Ejército Nacional

El nuevo comandante de la Primera División del Ejército brigadier general Hugo López Barreto, se comprometió ayer aquí comprometió a continuar trabajando  de forma articulada por la seguridad en el territorio magdalenense, al igual que en los  demás departamentos de la región Caribe, que pertenecen a esta unidad operativa del Ejército Nacional.

Ayer con presencia del Mayor General Nicacio Martínez Espinel, comandante del Ejército Nacional y otras autoridades militares, de Policía y administrativas de la región, se cumplió la transmisión de mando en la que hizo entrega de la Unidad el mayor general Pablo Alfonso Bonilla Vásquez.

Después de los honores respectivos a la bandera de guerra, a los héroes caídos en el cumplimiento del deber y en el marco de una imponente ceremonia el mayor general Nicacio Martínez dio apertura a los actos militares en donde el mayor general Pablo Alfonso Bonilla Vásquez entregó a su sucesor el brigadier general Hugo Alejandro López Barreto.

A esta solemne ceremonia hizo presencia la gobernadora de Magdalena Rosa Cotes de Zúñiga, el gobernador de La Guajira (e), Wilson Rojas Vanegas; el coronel Gustavo Berdugo Garavito, comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, los altos mandos militares, los representantes a la Cámara Hernando Guido, Antenor Durán, dirigentes gremiales e invitados especiales.  

Durante el acto se dio lectura a la orden que autorizó la utilización del distintivo de comandante de División a los señores generales que cumplieron con los requisitos legales y el comandante del Ejército Nacional, mayor general Nicacio Martínez se lo impuso al mayor general Pablo Alfonso Bonilla Vásquez recibiendo la ovación musical de los miembros de la Primera División del Ejército.

En su discurso de despedida agradeció a Dios y a todos los comandantes, líderes del Ejército Nacional, a las tropas y a sus familias. ‘‘De pronto el mayor orgullo en estos 35 años de carrera militar es ser comandante de una División de nuestro glorioso Ejército Nacional, quienes algún día ingresamos por el imponente arco de la Escuela Militar para abrigar la carrera de las armas tal vez lo que más nos llamaba la atención era liderar hombres, comandar tropas. Ese gran honor gracias al Todopoderoso lo he tenido a través de mi carrera militar, he contado con la mejor Escuela de la carrera militar cual es comandar las tropas tanto en el campo de combate como desde cualquier otra posición, acompañado siempre de unos comandantes que me enseñaron, guiaron y me aconsejaron’’, indicó.

Seguidamente mencionó los distintos retos que asumió y culminó diciendo: ‘‘Hoy culmina mi etapa de comandante de la Primera División, fue un honor contar con el voto de confianza del mando para liderar tropas, gracias Dios mío por tanto. Hoy mi general nos encontramos acompañados en esta ceremonia por una gran representación de la población de esta región que se caracteriza por su amor, respeto y admiración por este glorioso Ejército Nacional. Quiero manifestarle mi general que yo pensé que lo había visto todo en cuanto al aprecio por la institución pero era que no había venido a esta parte del país, gracias señores y señoras de la Costa Caribe por su apoyo no para conmigo sino para con mis soldados, ver a la gente contestando con el pito de su carro al soldado que en la vía saluda al viajero haciéndolo saber que allí estamos para que viaje seguro por las transitadas carreteras de la Costa, ver como antes de viajar alistan una botella de gaseosa y unos panes para entregarlos a los soldados que se encuentran en los diferentes puntos de control bajo un sol inclemente y totalmente agobiados por el calor. Gracias señores gobernadores, alcaldes y diferentes autoridades de todo orden por su apoyo incondicional a las tropas, a través de la Ley 418, a través de sus campañas dirigidas hacia nuestras familias y en su defensa férrea de la institución como la más grande y respetada’’, acotó.

Después de asumir como comandante de la Primera División del Ejército el brigadier general Hugo Alejandro López Barreto dijo en su intervención que espera no ser inferior a ese reto y que continuará con los máximos esfuerzos para hacer de la Región Caribe un territorio de desarrollo y de oportunidades para las próximas generaciones.

‘‘En concordancia con el plan de campaña Bicentenario Héroes de la Libertad y siguiendo con los lineamientos del señor general comandante del Ejército en su filosofía y en una perfecta alineación operacional y táctica con los comandantes de las unidades operativas menores me comprometo a hacer grande a Colombia, a defender la legalidad, a incentivar el emprendimiento y garantizar la seguridad para facilitar la equidad como esencia de la existencia del Ejército Nacional; que la vocación de servicio caracterice la presencia del soldado en la región: esa es la superior razón del Ejército Colombiano, el respeto absoluto por los derechos humanos en todas las actuaciones que enaltecerán la labor del soldado que bajo la guía de Dios y el acompañamiento de su familia fecundará la seguridad, el orden y la justicia’’, enfatizó.

BREVE PERFIL

El nuevo comandante de la Primera División del Ejército con sede en Santa Marta, el brigadier general Hugo López Barreto nació en Cali (Valle del Cauca), el 20 de septiembre de 1968. Ingresó a la Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova en 1984 graduándose como Subteniente en 1987.

Es profesional en ciencias militares, titulado como profesor militar de la Escuela Militar de Cadetes, posee título en pedagogía de nivel superior de la Universidad de Los Andes (Chile), profesor militar del Ejército de Chile y magíster en Seguridad y Defensa de la Escuela Superior de Guerra.

La última unidad del general López Barreto fue el Comando de Apoyo de Acción Integral y Desarrollo, unidad clave para lograr el control institucional del territorio, logrando con su liderazgo beneficiar a más de 18.000 personas con más de 34.000 actividades centradas en 4 disciplinas: sensibilización militar, asuntos civiles, cooperación civil y asuntos públicos.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte