‘Cocoroyó’, la aplicación infantil para conocer la música de José Barros

[themoneytizer id=”22300-1″]

Cocoroyó es una aplicación para niños entre 3 y 6 años, que se puede descargar de manera gratuita en tablets y iPads.

José Benito Barros Palomino se ganó el título de ‘maestro’ por sus innumerables aportes a la música colombiana; de él, son clásicos como ‘La Piragua’, ‘El gallo tuerto’, ‘Momposina’ y la cantadísima ‘El Pescador’, como apenas el pedacito más conocido de las más de 700 composiciones que hizo.

 

Lo maravilloso es que estas canciones, que cuentan el día a día a las orillas de nuestros ríos, que hablan de las musas que se pueden encontrar por Colombia y que describen con tanta poesía este país –incluso, en sus rincones más devastadores-, han cautivado a diversas generaciones haciendo de la música del banqueño (de El Banco, Magdalena) un tesoro atemporal.

¿Cómo dejar que nuestros niños más pequeños se pierdan de la riqueza de esta obra y del compartir amoroso que podrían tener con sus padres, tíos, abuelos y familiares, al escuchar las melodías que ellos escuchaban desde que tenían esa misma edad? La aplicación ‘Cocoroyó’ aspira a ser una primera oportunidad.

Ocurrió en el marco del “Año José Barros”, un homenaje que hizo el Ministerio de Cultura por los cien años de su natalicio y que incluía conciertos, un coro virtual compuesto por videos de muchos colombianos cantando, libros (como el libro digital ‘El juglar y el pescador’), eventos transmitidos por los canales nacionales y muchas manifestaciones culturales en general.

‘Cocoroyó’ está dirigido a niños entre 3 y 6 años e incluye actividades como rompecabezas, imágenes para colorear, armables y muchos datos sobre la vida del juglar de la región Caribe colombiana.

¿CÓMO FUNCIONA?

Tan pronto entran los niños, encuentran un cuadro con doce actividades para realizar; todas con información sobre la vida del maestro José Barros.

Cuenta con cuatro imágenes para colorear: una guitarra, una gallina, una piragua y un sombrero e instrumentos musicales. No solo hay colores, ¡también algunas texturas!

Cuatro iconos más, son para ubicar piezas en espacios con sus formas, actividad típica en la vida ‘offline’ de los niños que ahora sucederá con un acordeón, instrumentos de viento y percusión y el rostro caricaturizado de José Barros rodeado por notas musicales.

Los pequeños también podrán armar tres rompecabezas de 9 y 12 piezas con personajes como la mismísima ‘Momposina’, una hoja con pentagrama (cuyas partituras supo usar José Benito Barros gracias al aprendizaje empírico que le significó su vida de aventurero) y ‘El alegre pescador’.

Y lo que no podía faltar si hablamos de música, ¡una oportunidad para crearla! Verán también un piano muy divertido con las notas musicales dibujadas en sus teclas, para inspirar a los niños e invitarlos a componer.

¿Vieron que en todas las imágenes hay un “Sabías qué” en la esquina superior derecha? ¡Es porque al terminar cada actividad pueden hacerle clic, para conocer un nuevo dato curioso sobre el maestro José Barros y la cultura de la región Caribe colombiana!

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte