Ganaderos se preparan para temporada invernal

La Federación Nacional de Ganaderos entregó a sus afiliados algunas recomendaciones para evitar emergencias.

 

Con la llegada de las precipitaciones, los ganaderos del Caribe emprenden algunas acciones para aprovechar la oferta hídrica y de forraje, y para prevenir las emergencias que pueda causar el exceso de agua en los predios

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, (Ideam), reportó que la segunda época de lluvias del año inició el pasado viernes 15 de septiembre y se prolongará hasta las 2 primeras semanas de diciembre. Aunque se estima que las condiciones climáticas serán normales y que no se presentará un evento como el fenómeno de ‘La Niña’, los productores pecuarios inician acciones para hacer frente a este fenómeno natural.

Por lo tanto, la Federación Nacional de Ganaderos (Fedegán) entregó a los ganaderos algunas recomendaciones enfocadas no solamente en evitar las emergencias, sino también en aprovechar las lluvias antes de la época seca. Sin lugar a dudas, la primera recomendación es procurar almacenar el forraje sobrante, convirtiéndolo en silo o heno para más adelante. Esto se debe hacer en los primeros días de aguaceros, cuando son menos intensos y el ambiente está menos húmedo.

Néstor Stave, ganadero y experto en ensilajes, señaló que este momento debe servir para transformar y almacenar pasto tanto como sea posible, antes de que el agua se convierta en un problema. El productor explicó que elabora silo e incluso, a pesar del alto nivel de humedad. Para esto, aconsejó tener plástico a todo momento para cubrir el silo cuando lluevo con intensidad, en un espacio con techo y desagües.

Para el ganadero Stave, la época ideal para ensilar es cuando caen las primeras aguas y el pasto crece al mismo tiempo, por lo que va a sobrar alimento para guardarlo. En ese momento, puede obtener hasta el 50% del silo necesario para sus animales. Igualmente, hay que tener en cuenta otras acciones como el monitoreo de las cuencas hídricas, mantener los cauces destapados, limpiar las cunetas y alcantarillado, para prevenir inundaciones en los predios.

LAS VÍAS DEL MAGDALENA

Por otra parte, con la llegada de la temporada de lluvias, los ganaderos del Magdalena mostraron su preocupación al considerar que las vías terciarias no están en buen estado, si bien, este es uno de los factores que desestimula el progreso de la ganadería, dado que se dificulta el proceso de transportar los bovinos y algunos productos lácteos como la leche.

Aseguran además los productores agropecuarios que cientos de familias campesinas ganaderas que viven en zonas rurales de este Departamento dependen del buen estado de las vías para comercializar sus productos. Sin embargo, en la mayoría de los casos las carreteras no están acondicionadas, lo que genera un aumento en los costos de producción.

El mal estado de las vías les dificulta en gran medida las labores a los productores. Sacar la leche o los animales se convierte en una labor titánica y los costos de producción se encarecen por el tema del transporte.

También podría gustarte