Colombia Siembra no tiene compradores

322

“El productor no se puede quedar en un programa de sembrar sin pensar primero cuál es la capacidad del mercado de absorber su cosecha”, reflexionó el dirigente gremial.

 

BOGOTÁ. Los gremios del sector agropecuario pidieron al Gobierno nacional complementar el programa de Colombia Siembra lanzado hace un año por el Ministerio de Agricultura con un plan de compras de la producción nacional por parte de los empresarios del país.

No se debió lanzar un programa de generación de oferta si no se tenía uno enfocado a la demanda, señaló el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, Jorge Enrique Bedoya, quien afirmó que han hecho este planteamiento al ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, y a los viceministros, pero que aún están esperando respuesta.

Los sectores en los que se tenían mayores expectativas con el plan Colombia Siembra eran el maíz, el arroz y la leche. Estos han sido y son sustituidos por productos importados, en ese sentido el mencionado plan, produce alimentos pero el precio de los importados resulta más bajo que los producidos en el país y asimismo más favorable para el consumidor.

Pero no lo es para los productores, pues además ven que al llegar la cosecha no hay cómo comercializarla. De ahí que gremios como la SAC, Fenalce y Fedearroz, le hayan planteado al Ministro de Agricultura interceder para que la industria compre las cosechas, incluso han sugerido realizar el programa Colombia Compra.

“El productor no se puede quedar en un programa de sembrar sin pensar primero cuál es la capacidad del mercado de absorber su cosecha”, reflexionó el dirigente gremial.

Bedoya le ha insistido al Gobierno crear un programa de incentivos en líneas de crédito para dedicarlos a la transferencia de conocimiento. “Los recursos les permitiría a los productores extender su cadena hasta la comercialización para que en el momento de la cosecha no queden en manos de los intermediarios”, dijo, en Contexto Ganadero.

Según Bedoya a través de los gremios y sus campañas de promoción al consumo con los fondos parafiscales, se puede incentivar la compra de los productos, pero eso debe venir también de una respuesta del Gobierno.

 “Que el país se ponga en los zapatos de los productores de arroz, que se les motivó para que sembraran y ahora que tienen su cosecha, todos los días los precios caen y la industria no quiere comprar”, agregó.

Hemos hecho estos planteamientos al ministro y a los viceministros y estamos esperando respuesta.

Por su parte, Luis Pico, viceministro de asuntos agropecuarios, manifestó que ʻestá maleteandoʼ y haciendo la tarea de vender.

“Estamos conscientes de apoyar el comercio de los productos nacionales y nos encontramos en la búsqueda de compradores a nivel nacional e internacional”, señaló Pico.

También promueve programas de compra con entidades públicas como las fuerzas militares, el ICBF y el SENA, entre otras.

Ha hecho contactos con la ANDI y con el sector privado para el mismo propósito.

Mientras tanto los productores ven cómo sus esfuerzos por ofrecer mayor producción se están traduciendo en menores ingresos por la caída de los precios.

LA PROPUESTA

Colombia Siembra se lanzó con cinco pilares para mejorar la productividad del campo en el país. El primero es Sembrar lo que toca donde toca, que es dedicar a los cultivos las tierras que son más convenientes para su desarrollo.

Otro era el avanzar en asistencia técnica, considerada desde hace mucho tiempo como una de las principales falencias de quienes están en los campos del país.

El tercer pilar era la administración del riesgo agropecuario, a lo que cultivadores señalan que la penetración de este tipo de seguros es mínima y las quejas por el contrario son cada vez mayores.

Acceso al crédito, en este caso los productores rurales, cada vez se ven más lejanos al campesino de las entidades financieras, sobre todo de las del Estado.

Inversión en capital humano a través de escuelas de emprendimiento rural a lo que los dirigentes consultados ratificaron que tampoco en este tema hay absolutamente nada distinto a los planes propios de cada gremio.