‘Roma’ el suceso del año

‘Roma’ es una película mexicana dramática de 2018 dirigida, escrita, cofotografiada y coproducida por Alfonso Cuarón.

[themoneytizer id=”22300-1″]

 

Por:

                                          Gonzalo Restrepo Sánchez

 

En esta época de galardones y premios de la industria del cine, hemos venido observando cómo el filme mexicano ‘Roma’ está acaparando los premios a mejor filme y mejor director. Una cinta sin mucho presupuesto, pero cargada de mucha emotividad; en comparación a las grandes producciones de Hollywood.

Pero es que esto no debe resultar ajeno a nadie, ya el mismo cineasta francés François Truffaut señala en su momento, que en un futuro muy cercano, los cineastas se aproximarían más a sus propios entornos y los harían universal.

Y es que Alfonso Cuarón recrea parte de sus percepciones de un pasado no muy lejano, y evoca imágenes aún presentes en su memoria. Varias cosas respecto a esta cinta que seguramente arrasará con todos los premios habidos y por haber en la industria del cine.

Con una cámara en constantes panorámicas y sin primeros planos, la historia a la larga de Cleo (una buena y sincera sirvienta) sirve para que el cineasta module (en contrastes emotivos para el espectador) sobre los asuntos y conflictos domésticos de un hogar de clase media mexicano en los años setenta.

Con una fotografía y puesta en escena impecable, la película de Cuarón y su gusto por la cámara a la hora de rodar largos planos, las actuaciones que escrutan trasferir autenticidad y los diálogos en los que las frases resultan a veces entrecortadas y expresiones muy coloquiales; estamos ante una obra maestra.

Y es que su incondicional apuesta por el ejercicio de estilo, nos lleva ante una pieza que procura remitirnos al mejor cine clásico, sin estar cargado de personajes ambiguos, sino que dejan ver “visiblemente” (que valga lo tautológico) sus auténticas intenciones, esgrimiendo atmósferas agradables en situaciones propias sobre la humildad del ser humano.

Cuarón utiliza muy bien la iluminación en blanco y negro, ofreciendo una obra visualmente elegante y a la vez sobria. Su punto más interesante es un guión que, sin búsqueda de sorpresas, deja que el público termine admitiendo a una Cleo para nada lerda.

Una historia pues de un personaje que se siente, y, una cinta que descansa más en la potencia de sus situaciones (rodadas sin necesidad de partir su estructura central: la relación de ella y la familia donde trabaja). Un filme sin metáforas y mucha reflexión.

Así que de cara a las próximas nominaciones a los Oscar, póngale la firma este cinta, que será galardonada una vez más, aunque para otro gran público el filme resulte aburrido.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte