Después de las vacas…otras vacas

[themoneytizer id=”22300-1″]

A mediados de diciembre del año pasado, la prensa en general le dedico un espacio a un veterano de guerra de Irak quien le ofreció una mano al presidente Donald Trump, valga aclarar que al tipo le amputaron tres extremidades, para recaudar fondos, realizar una “vaca” por internet.

Y recogerle la media bobadita de un millón de dolaretes, para que el Mónaco pueda mandar a construir el tan cacareado muro que separará a Gringolandia con el país de los manitos. La historia es fantástica: el man le solicitó al Congreso que le aprueben unos 20.000 mil millones de dólares, que es el costo de este hobby que demorará tres años su construcción, para que les arda, porque ningún ají lo ha hecho, a los charros. A pesar que el Congreso le hace pistola siempre que les pide el billete largo, el hombre del peluquín coge una nueva pataleta.

El tipo está obstinado a que los latinos que viven desde El Salvador hasta México, no se le metan al rancho por túneles, que le pregunte a “El Chapo Guzmán “, por el rio Grande, buscando el “sueño americano”, ya que él sueña día y noche con el bendito muro. Hasta la buenona de Ivanna, su esposa, anda más callada que Fiscal investigado. Los colombianos no tendremos problemas para entrar al país del Norte, porque gracias a los conocimientos del Pre Duque, allá se enteraron que los fundadores de los EEUU nos dieron la independencia y ahora somos “ñías” de ellos.

Pero volviendo a Trump, el hombre se levanta gritando que seguirán metiéndose ladrones, marihuaneros, violadores y otros condimentos, demostrando el odio que le tiene a los habitantes de este lado de su tierra. Que él es su pesadilla sin fin. Pero eso sí. La mano de obra será la misma que persigue. Es más barata y más necesitada. El se ha dado cuenta que es bipolar, porque se toma un par de polas y se solla a hablar del muro, porque ahí está su reelección. Y seguirá jorobando.

Pero la cosa no para ahí. Cientos de colombianos piensan igual que el veterano de guerra y hasta algunos les ha sonado la idea de hacer también su “vaca”, para reportar desde allá al queridísimo André Felipe Arias, si ese, el mismo que se atragantó repartiendo bonos con el Agro Ingreso Seguro. Y de pronto, al inolvidable “Pachito” Santos, nuestro gran Embajador allá, se le prendió la chispa, enpedirle a la Corte gringa de que nos lo devuelvan en papel regalo, porque nos hace falta a todos toditos todos los colombianos su presencia, debido a que es el único hecho a imagen y semejanza de “El Mesías”. Pero allá le han hecho tanta mamola, que ni la visita del Jefe Supremo la tuvieron en cuenta y le respondieron, “bueno que es lo que ustedes no han entendido?”.  

En algún momento se les ocurrirá otra “vaca”.

*Arquitecto

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte